TSJ en entredicho

Algunas instituciones del Estado, dada su importancia en la conservación de la pureza democrática y la moral ciudadana, están destinadas a ser gerenciadas por los más virtuosos funcionarios públicos. Sociedades imperfectas en su gerencia en general pero que, sin embargo, son cuidadosas en colocar en la vigilancia de la justicia y el orden a personalidades distinguidas por su ética y capacidad intelectual. Venezuela no ha sido afortunada en ese campo judicial; existen criterios de que en momentos particularmente aciagos para el país, como durante las dictaduras, la justicia estaba mejor conservada que durante la IV y V Repúblicas. El Tribunal Supremo de Justicia es un ejemplo, magistrados honorables mezclados con otros, que no lo son, aunque en minoría. Los hay reconocidos por sus fechorías o como comerciantes de la justicia, que aun cuando son del conocimiento público, permanecen en sus cargos.

Recientemente, una Comisión de Postulaciones nombrada por la Asamblea Nacional escogió a los miembros para la reforma parcial del TSJ. Fue creada por la Constituyente de 1999, distinta a la comisión que también creó la Constituyente, pero con todos sus integrantes, la de la Reestructuración del Poder Judicial que cumplió a cabalidad con su función, destituyó a más de 400 jueces, estableció y reglamentó la puesta en marcha de los concursos para jueces y liquidó a las tribus existentes, pero que fue desmantelada en mala hora por el TSJ, quien asumió para sí, arbitrariamente, la designación de jueces, atribución que la Constitución otorgaba a la Comisión de Reestructuración.

La Comisión de Postulaciones acaba de descartar para integrar el TSJ y posible presidente, al más connotado de sus candidatos, un funcionario ejemplar, valeroso, el primero que se enfrentó a los golpistas de abril de 2002 desenmascarando el golpe de Estado. Un hombre íntegro y capaz, vilipendiado por la oposición desorientadora, lo que demuestra su indiscutible dignidad.

El Presidente de la República debe enfrentarse a la corrupción del Poder Judicial. Es el momento en que a través de la Ley Habilitante se busque la vía para plantear el reordenamiento de ese poder. La situación judicial del país es sumamente grave.

Abogado


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1926 veces.



Manuel Quijada


Visite el perfil de Manuel Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Quijada

Manuel Quijada

Más artículos de este autor