Respuesta al xenófobo artículo "Venezuela no puede seguir con Colombia a cuestas" de Luis E. Gavazut

Estoy en la obligación de dar respuesta al artículo publicado por Luis Enrique Gavazut Bianco (http://www.aporrea.org/actualidad/a240976.html) dado que llego a mi móvil a través de un grupo de Red social del cual formo parte.

Hay algunas cosas que debemos aclarar sobre dicho artículo que para mi concepto es claramente tendencioso, mal intencionado y a todas luces con una enorme carga de xenofobia por parte de su autor; mas allá de las medias verdades que aquí se mencionan escondidas tras un supuesto “golpe certero” al dólar today me parece que es más un golpe certero a la integración de los pueblos por la que por siglos hemos tratado de concretar al tratar de crear odio hacia el pueblo colombiano tal como lo ha hecho la oligarquía colombiana con el pueblo de Bolívar en Venezuela; basta ver que todo el contenido del artículo está plagado de falsedades y medias verdades sustentadas todas en supuestos y si vemos con atención sus conclusiones y propuestas prácticamente son de una situación de guerra entre las dos naciones.

Veamos lo siguiente:

El autor comienza con La llamada "bicicleta cambiaria" dice que ha funcionado durante años en Colombia hasta que el pasado 11 de diciembre, el Presidente Nicolás Maduro finalmente le metió el palo a la rueda al desmonetizar el billete de 100 bolívares. Seguramente se refiere a que años atrás la Resolución 8 emitida por el gobierno colombiano en mayo 5 del año 2000 estaba dirigida a la captación de divisas a través de las fronteras mediante la competencia de oferta y demanda de las mismas, tal resolución se fue distorsionando con el transcurrir de los años al politizarse su acción con el objetivo de afectar la economía del naciente proceso revolucionario en nuestro país.

A continuación el articulista nos trae la siguiente perla:

“…Como resultado del diferencial cambiario entre el tipo oficial bolívar-peso del Banco de la República de Colombia (BRC) y el tipo cucuteño delincuencial (Bolívar Cúcuta) legalmente permitido por su Resolución No. 8 del año 2000, en la frontera las mafias de cambistas acumulan muchos bolívares obtenidos a precio de gallina flaca y luego se van en carrerita hacia Bogotá donde el BRC se los cambia a precio oficial por pesos y con estos pesos los cambistas compran dólares. Luego se devuelven en carrerita otra vez hacia Cúcuta, donde esos dólares se los venden a los venezolanos al tipo de cambio Dólar Today, obteniendo muchos más bolívares de los que tenían inicialmente. Con esos bolívares cruzan la frontera y compran gasolina y mercancías baratas, que luego extraen de contrabando hacia Ecopetrol y hacia las calles y comercios de Cúcuta y otras ciudades de Colombia donde son vendidos a precios mucho más altos en pesos colombianos. De esta manera, las mafias cambistas y contrabandistas amasan literalmente una fortuna en tiempo récord.

Antes que apareciera el artículo 8 del 2000 el BRC (Banco de la Republica de Colombia) tenía la potestad del cambio de divisas las personas que deseaban hacer un cambio debían dirigirse al BRC y llenar una solicitud, donde entre otras cosas se manifestaba el origen de las divisas extranjeras, igualmente el tramite lo hacían las casas de cambio nacionales debidamente autorizadas quienes obtenían por ello un cierto margen de ganancia el cual poco a poco se fue distorsionando al hacerse el cambio en la frontera sin control y sin comprobante alguno, así que no hay carrerita alguna para Bogotá, además ¿qué sentido tiene llevar los bolívares a Bogotá si los necesitaban para comprar gasolina y mercancías subsidiadas por el gobierno revolucionario en Venezuela?

Este señor no sabe que el fenómeno llamado de “la bicicleta”, apareció a comienzos del 2014, este servidor es testigo de excepción cuando en diciembre del 2013 el cambio aunque no era real venia disminuyendo paulatinamente y de manera especulativa desde que apareció la resolución 8 para el momento 2014 se encontraba en 120 pesos por un Bs.F.

Si bien es cierto que la Resolución 8 emitida por el gobierno colombiano en mayo 5 del año 2000 estaba dirigida a la captación de divisas a través de las fronteras mediante la competencia de oferta y demanda de las mismas, tal resolución se fue distorsionando con el transcurrir de los años al politizarse su acción con el objetivo de afectar la economía del naciente proceso revolucionario en el vecino país.

Otra mentira, “…Cuando se reflexiona un poco sobre este asunto, la primera pregunta de fondo que uno se hace es: ¿Por qué el BRC recibe bolívares y los cambia por pesos colombianos? Y la segunda pregunta es: ¿Qué hace el BRC con esos bolívares que recibe? Y otra pregunta intrigante es: ¿Por qué existe un tipo de cambio oficial entre el bolívar y el peso colombiano aplicado por el BRC?”.

 Los “profesionales” del cambio de divisas en las zonas fronterizas se dieron a la tarea de manera organizada a captar el billete venezolano de mayor denominación en principio supuestamente con la intención de utilizar el papel moneda para la falsificación de dólares, algo totalmente inverosímil dada la cantidad de billetes y la complejidad que significa remover las tintas especiales y seguros con que son elaborados los billetes de alta denominación, por tanto esa posibilidad está totalmente descartada.

Esta aseveración es sumamente grave: (textual)

“Por insólito que suene, resulta que el BRC una vez que tiene en su poder los bolívares que cambió por pesos colombianos, pues lo que hace es solicitarle al Banco Central de Venezuela (BCV) que se los cambie por ¡dólares americanos! Y lo más cumbre es que el BCV así lo hace.”

Sin embargo después viene con la siguiente contradicción:

“… si uno va con 1 millón de bolívares en billetes de 100 a México y se dirige al Banco Central de México y le pide que le cambie ese millón de bolívares por pesos mexicanos, el Banco Central de México le dirá que eso es imposible porque el bolívar no puede ser convertido libremente en pesos mexicanos. Le dirá a continuación que si uno tiene dólares americanos o euros o yuanes o cualquier otra de las 11 divisas libremente convertibles, pues con mucho gusto le dará a cambio pesos mexicanos, al tipo de cambio oficial del peso mexicano del día. ¿Pero entonces qué hago con mis bolívares? Váyase a Venezuela y cámbielos allá por alguna divisa libremente convertible y entonces regrese a México con esa divisa y aquí se la cambiaremos por pesos mexicanos.”

¿Pero qué pasaría si a la cañona el Banco Central de México decide comenzar a aceptar bolívares y acumularlos para luego exigirle al BCV que se los cambie por divisas libremente convertibles? Simple: el BCV gentilmente le diría al Banco Central de México que ese es su problema y que nadie le mandó a aceptar bolívares. Muchas gracias.”

Para completar ridiculiza al gobierno venezolano con la siguiente perla:

“…Entonces la gran pregunta: ¿Por qué el BRC sí cambia bolívares, los acumula y le exige luego al BCV que se los cambie por divisas libremente convertibles, y el BCV así lo hace? ¿Qué obliga al BCV a hacer eso? Pues obviamente tiene que ser alguna suerte de autorización o permiso que el BCV le da al BRC para que acepte bolívares y los cambie directamente por pesos colombianos, sin que intermedien para ello las divisas libremente convertibles.”

Continúa… “Y como las "autorizaciones" o "permisos" entre naciones soberanas no se hacen con meras circulares, sino que exigen la firma de convenios o tratados, pues necesariamente tiene que existir un convenio o tratado firmado entre el Banco Central de Venezuela y el Banco de la República de Colombia, donde se autoriza la libre convertibilidad entre el bolívar y el peso colombiano, en las circunstancias, modalidades, supuestos y parámetros establecidos en dicho convenio o tratado. Convenio o tratado que probablemente debe haberse firmado en la IV República, dada la vieja tradición de convertibilidad entre el bolívar y el peso colombiano en la frontera. Quizás durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez…”

¿No es altamente sospechoso que este señor insinúe que quien tiene la culpa es el gobierno de Venezuela?, además cuando se implementó el libre cambio fue a partir de la resolución 8 ¿en dónde entra CAP?

A continuación comienza a desarrollar una serie de suposiciones con clara tendencia xenófoba que a mi parecer es su verdadero objetivo veamos:

“Al respecto, señaló textualmente la Canciller María Ángela Holguín lo siguiente: "…la situación económica que vive Venezuela no se genera en Colombia". Y añadió: "Los comerciantes de la ciudad de Cúcuta han sido quienes más han ayudado a los miles de venezolanos que han venido al país en busca de alimentos y medicamentos en los últimos meses". Poco le faltó para decir que Colombia le mata el hambre a Venezuela.”

Al decir de cualquier compatriota nuestro seria: “coño eso si dolió”, continúa con una serie de especulaciones sin ningún sustento para nuevamente caer en el tema de su interés:

“Pero volviendo al comunicado emitido en diciembre pasado por la Cancillería de Colombia en respuesta a la medida monetaria adoptada por Venezuela en relación con el billete de 100 bolívares, en el mismo se señala que el gobierno de Colombia: "…resalta su voluntad de establecer un mecanismo técnico que asegure que los tenedores de bolívares, que obrando de buena fe, puedan ingresar al sistema financiero venezolano los billetes de 100 bolívares producto de su actividad comercial legal".

Bueno, en qué quedamos ¿no y que el BRC les recibe los bolívares a los cambistas y este se los vende a nuestro país en dólares?, así nuestro amigo continua cabalgando sobre algunas verdades y medias verdades tales como el contrabando de la gasolina, robo y legalización de vehículos, contrabando de minerales, ganado, y todas aquellas desviaciones y delitos provenientes de las mafias fronterizas, su intención es ir preparando a los lectores para lo que viene.

“Colombia… Colombia…siempre Colombia… ¿Hasta cuándo Colombia? ¿Doscientos años de traición al gentilicio latinoamericano y de servilismo imperial no bastan? ¿Hasta cuándo el pueblo colombiano seguirá aplaudiendo la actuación despreciable de sus oligarquías? El pueblo colombiano chupa del pueblo venezolano, y esa es una realidad reconocida por el propio Alcalde de Cúcuta cuando afirma que el 80% de la población de esa ciudad colombiana vive del contrabando de gasolina y la especulación cambiaria con el bolívar. ¡No puede haber mayor cinismo sobre la faz de La Tierra!, ¡Ni un solo dólar venezolano más para Colombia! Y eso pasa porque el BCV asuma de una buena vez su responsabilidad en todo esto y le explique claramente al Presidente de la República que con tan solo acabar con la libre convertibilidad bolívar-peso, se acabaría toda esta guachafita con Colombia y sus mafias.

Colombia que pague por sus pecados. ¿Vamos nosotros a pagar por los nuestros y también por los de Colombia?,

A ver, vamos a contextualizar; ¿no y que eran las mafias colombianas y la complicidad del BCV las culpables de la debacle económica de nuestro país?, ¿tiene que ser el pueblo colombiano quien al final pague los platos rotos? ¿Qué me dice de las bandas delincuenciales de este lado que se prestan para el contrabando de extracción y otros delitos?, ¿somos el pueblo venezolano y los más de cinco millones de compatriotas de origen colombiano los culpables de los delitos cometidos por delincuentes de lado y lado?, ¿se olvida que en estas circunstancias para bailar se necesitan dos?

Ahora se lanza a rematar su odio por el pueblo colombiano y propone:

  • Eliminar la libre convertibilidad bolívar-peso. (de acuerdo)
  • Cerrar absolutamente las fronteras con Colombia. (¿????)
  • Prohibir el tránsito de vehículos y personas.  (¿?????)
  • Congelar todas las transacciones bancarias con Colombia. (¿????)
  • Suspender todas las remesas hacia Colombia. (¿?????)

Na`’guara, todas esas medidas propias de dos países en guerra van dirigidas a los cinco millones de compatriotas que hacemos vida en este país, no van dirigidas a castigar a las mafias de frontera, ni a la oligarquía colombiana, ni al gobierno neoliberal, capitalista, ¡NO!, van dirigidas a reventar la cuerda por lo más delgado, “el pueblo”

Alguien se ha encargado de reenviar este artículo por distintos medios, hemos debatido el asunto en nuestra red social “Profesionales y Técnicos” y vemos que el mensaje xenófobo ha tenido altos resultados lo cual nos parece muy peligroso ya que y a pesar de que en esta tierra de gracia convivimos originarios de muchos países lo hacemos en santa paz.

https://www.aporrea.org/actualidad/a240976.html

https://www.aporrea.org/economia/a238495.html

Otra matriz de opinión que se generó con la captación de los billetes venezolanos es que los necesitaban para ser utilizados en la compra de bienes y servicios subsidiados por el gobierno de este lado de la frontera así como el combustible, esta teoría tiene algo de sentido pero si esto fuera cierto la divisa venezolana hubiese sido afectada por la oferta y la demanda lo que generaría la necesidad de pagarla a mejor precio y resulta que ocurrió todo lo contrario durante los años 2013-14-15 y 16 de manera lenta y paulatina llevaron el cambio de la divisa de 180 pesos por bolívar fuerte a 1 x 1 en la actualidad. No tenía sentido, lo cierto del caso es que la acumulación de billetes en las casas de cambio de 100 se hizo evidente y publico siendo exhibidos en algunos casos como “trofeo”.

Si no era un fin político, económico, ideológico, para desestabilizar al gobierno revolucionario, independientemente de los lógicos malestares causados por tales medidas entonces ¿de qué se trata?, pues bien, se me ocurre que esta gente estaba pensando en el ¡mayor negocio de su vida!, sabían que el gobierno revolucionario estaba tras la derogación de la Resolución 8 por parte del gobierno colombiano, medida que venía afectando la moneda venezolana al darle potestad a los “profesionales del cambio” de ponerle precio a la divisa venezolana a su libre albedrio, estos se preguntarían sobre ¿Qué pasaría, si el presidente Santos derogaba tal medida? La respuesta es una sola, contundente, lógica y tajante: ¡El Bolívar Fuerte recuperaría su valor real!, inobjetable, es más, es la condición ¡indispensable, inamovible del gobierno del Presidente Maduro para reabrir la frontera al libre tránsito y al comercio que tanto han afectado la economía de ambos países.

Mi humilde opinión a este respecto es que con la medida del presidente Maduro de sacar de circulación los billetes de 100 bolívares quien al final de cuentas se salvó de una catástrofe financiera fue Colombia; imaginemos por un instante que por la razón que fuera los 300 mil millones de bolívares en billetes de 100 comprados a 1x1 y acaparados retornaran a su precio real al menos a 180 pesos por bolívar ¿cuantos pesos se iban a ganar?, saquen sus cuentas, ¡ahí si hay lógica!, ¿o no



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2864 veces.



Gonzalo Ochoa Díaz


Visite el perfil de Gonzalo Ochoa Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gonzalo Ochoa Díaz

Gonzalo Ochoa Díaz

Más artículos de este autor