Verdadero terrorismo

El Gobierno de EEUU, en defensa de su interés nacional y dando fiel cumplimiento a la Doctrina Monroe, trata de sobrevivir a la debacle imperial, desempolvando vetustos manuales del Pentágono, implantados durante la guerra fría, colocándose así de espaldas a la nueva realidad del orden mundial, donde pueblos y gobiernos avanzan en la construcción de un mundo pluripolar, mientras ellos hacen lo imposible por revivir su hegemonía agonizante.

Es así como, al iniciarse abril, el mundo entero y en especial América Latina fue testigo de excepción de la más dantesca actuación del gobierno de Obama y sus acólitos, quienes apelaron a siniestras estrategias para sabotear la visita del primer ministro ruso a Venezuela. Las infaustas acciones se iniciaron con la infeliz coincidencia del recrudecimiento de los recurrentes ataques terroristas en la región caucásica, los cuales parecían tener como misión abortar el viaje del primer ministro ruso a Venezuela. Empleando a su brazo ejecutor en acciones terroristas, como lo es Al Qaeda y su jefe Osama Bin Laden, socio de la familia Bush a través de la corporación transnacional Carlyle Group y cerebro para que declararan a Daguestán un estado islámico, llamando así a la guerra santa contra Rusia.

Ante el fracaso en la suspensión de dicha cumbre, el Gobierno estadounidense se reservó una carta bajo la manga, la cual consistió en programar para la misma fecha una reunión de Barak Obama con el presidente ruso Dimitri Medvedev, utilizando como excusa la discusión de un nuevo plan para el control de armamento.

Creyendo que de esta manera iban a opacar la repercusión internacional y logros sustantivos de la reunión Chávez-Putin, al extremo de pretender acuñar la ridícula matriz mediática de que Venezuela no era importante para Rusia, pues habían enviado a la reunión a un segundón mientras que el presidente ruso se reunía con Estados Unidos.

Por supuesto, el Caín de América, Álvaro Uribe, no podía quedarse a la zaga y aprovechó la entrega de rehenes por parte de las Farc para satanizar internacionalmente a Telesur, pretendiendo descalificar al mensajero que anunciaría al mundo la otra cara de la verdad sobre los importantes avances en materia industrial, tecnológica y energética que lograron Venezuela y Rusia.

En esta histórica visita se suscribieron 31 acuerdos en áreas vitales, entre los que destacan un memorando de entendimiento entre PDV-Marina y Sovcomflot para establecer una asociación estratégica en la construcción de buques tanqueros que garantizarán autonomía en cuanto al transporte de gas y petróleo y una carta de intención entre Pdvsa e Inter Rao Ues, para evaluar la instalación de una planta de generación eléctrica de 200 a 500 megavatios, utilizando la combustión de coque; además de la firma de una declaración conjunta del comandante Chávez con el primer ministro de la Federación de Rusia en ocasión de la celebración del bicentenario de la independencia de la República Bolivariana de Venezuela.

¿A qué temía Estados Unidos? Obviamente, a que se cayera el velo sobre el estigma que pretende imponer contra la revolución bolivariana cuando la asocia al terrorismo y, en efecto, en las contundentes declaraciones del primer ministro ruso sobre el rechazo a las acusaciones que se vienen haciendo contra Venezuela sobre supuestos vínculos con grupos terroristas, enfatizó: "Tenemos un banco de datos muy bueno sobre los que ayudan al terrorismo y nunca tuvimos información que nos indique que Venezuela apoye el terrorismo. Si eso fuera así, yo no estaría aquí".


pedrocarrenoe@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Pedro Carreño


Visite el perfil de Pedro Carreño para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Carreño

Pedro Carreño

Más artículos de este autor