España: unos piden, otros exigen

Una grave crisis afecta al Gobierno de España. Desde hace años no se veía una división de tal magnitud en el gabinete de esta pujante monarquía que figura entre los reinos más salerosos de la Comunidad Europea.

El asunto se origina en la decisión de un juez de la Real Audiencia, quien instruye a las autoridades pertinentes de su país para que exijan del Gobierno de Venezuela explicaciones detalladas sobre sus vínculos con la ETA y las Farc. Ambas organizaciones terroristas, según el magistrado, actúan encompinchadas con agentes de Hugo Chávez bajo su protección y activa colaboración.

Todo ello lo averiguó el acucioso juez tras haber escudriñado las famosas computadoras del comandante Raúl Reyes, heroicamente rescatadas por el ejército colombiano después de haber vuelto añicos un campamento localizado en territorio de Ecuador, el cual invadieron consiguiendo intactas las mencionadas computadoras portátiles. Se trata, pues, de una prueba irrefutable, certificada por Interpol, la CIA, la DEA y CSI Miami, que condena impepinablemente a Chávez y a toda su banda de revolucionarios disfrazados de gobierno democrático.

La petición del juez ha sido apoyada por la ministra de Defensa española, así como por la Vicepresidenta del Gobierno, quienes exigen que Venezuela responda de inmediato dichos alegatos. Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, señor Moratinos, más diplomático, pide de buena manera que nuestro mandatario les conteste. Zapatero, a todas estas, se halla entre la espada y la pared y pide o exige según las circunstancias.

Todo ello divide a los funcionarios españoles entre "pedigüeños" y "exigentes", y por el momento no se sabe quiénes lograrán la mayoría para proceder con el próximo paso.

En cuanto a Hugo Chávez, el mandatario venezolano ha declarado que no acepta exigencias y luce dispuesto a mandar a Zapatero a zapatear para otro lado.

Finalmente, se considera probable que si Chávez acepta comparecer a dar explicaciones, el rey de España, con algunas copas de más, le espete un "¡por qué no te callas!" que podría ocasionar un incidente lamentable.

Los expertos estiman que la cosa está peluda.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2075 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas