Haiti, triste Haití, lo peor no ha pasado todavía

Que lástima da, el ver que Haití, y la gran pobreza en la que los políticos corruptos, tienen sumido a su pueblo, tenga que pasar por esta gran tragedia para que los pueblos de la Tierra y sus gobiernos se acuerden de que existe un país sumido en la pobreza, en la miseria y el atraso llamado Haití.

Que pena nos causa el ver, que poco solidarios fuimos con Haití y con su pueblo, antes de este terremoto catastrófico, que ha sumido a los haitianos, en más dolor, lágrimas, miseria y oprobios.

Ahora sí, hay muchos aviones, barcos y helicópteros que llevan ayuda a Haití, un pueblo visitado por la mano trágica de un destino cruel.

Pero la ONU donde estaba antes no se acordó de Haití más que para sojuzgarla y oprimirla más aún, con el cuento de que los cascos azules cuidarían de la paz de los haitianos, ¡mentiras viles y satánicas! Están allí para impedir que el pueblo haitiano sea verdaderamente libre de su destino.

Alí fue donde los gringos sacaron Al presidente Aristide del Palacio Presidencial y se lo llevaron secuestrado los “cascos azules” a África en el 2004. Algo parecido a lo que años más tarde hicieran en Honduras con la ayuda y colaboración de los lacayos y traidores pitiyanquis al frente de Micheletti y sus secuaces.

Que triste pero que real ver la poca solidaridad cristiana que enlazan nuestros pueblos y nuestras naciones. Debemos ver y presenciar la muerte caída del cielo, como un Armagedón, como un inicio del Apocalipsis de San Juan para acordarnos de aquella frase bíblica que dice; “Ama a tu prójimo como a ti mismo”

Pobre Haití, no tiene la culpa de su pobreza, ni de tantas traiciones de los que la han gobernado. Fue el segundo país americano en declarar su independencia en 1.804. El primero en abolir la esclavitud. Estados Unidos la invade en 1.915, y ejerce un control absoluto hasta 1934. Es un país de raza afro descendiente. Pero tiene razas autóctonas taina, arawak, caribes y tiene una población de unos nueve millones de habitantes.

Ahora les espera lo peor quizá perder de nuevo su libertad y su independencia, quizá para siempre y le pase como a Puerto Rico, alerta, ya el ejercito de los halcones tiene más de diez mil 10.000 tropas en la malograda Haití y con tremendos fusiles y su respectivos armamentos, ¿para qué? Dicen ellos que para mantener la paz y el orden entre los moribundos haitianos. No hemos visto ninguna tropa de nación alguna marchar con armas en Haití, únicamente a las tropas gringas de ocupación, las mismas que pisotean ahora al pueblo de Irak, de Afganistán y respaldan a los sionistas para que acaben con el pueblo palestino, donde nación Jesús.

Ahora que podemos esperar con un enorme portaaviones y todas sus naves y tecnología guerrerista de punta, sin duda que se piensan cobrar su socorro y su asistencia al pueblo haitiano, ellos no pierden, todos para ellos es un negocio, hasta el dolor, la muerte o la vida humanas.

Sin duda a cambio de este auxilio, y esta ayuda (humanitaria) se cobrarán sus servicios, sus costos, y sus gastos con pingues intereses que como, pues muy sencillo quedándose con Haití. O es que ustedes olvidan la máxima maK-artista de “América para los americanos, pero no para nosotros, sino para ellos, los gringos.

Se quedaran con Haití, para cuidarlo, como antes se quedaron con Puerto Rico.

Pobre Haití, seguirán siendo los haitianos esclavos, ahora del imperio gringo de los huesos y las calaveras, del imperio de la muerte y de su nuevo rey Hussein Obama.

¡Hasta la Victoria Siempre!

requenave1@cantv.net

requenave1@cantv.net>


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6086 veces.



José Juan Requena

Soñador, escritor y poeta.

 requenave1@gmail.com      @Ripidio

Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad