Amenaza concreta: ya estamos en guerra (II)

“La mitad de un amigo,

  es la mitad de un traidor”

 Victor Hugo


“En punto a confianza, la traición se

parece a la zorra, que, por más que

se la amanse, acaricie y ponga en resguardo,

alienta siempre los salvajes instintos de su raza”

                                 William Shakespeare

 

II

 Cuando Adolfo Hitler ascendió al poder en Alemania, llegando en tiempo del anciano Hindenburg a la Cancillería, nada había sido al azar, sino un camino trazado, meditado i pensado con detenimiento, i sus ideas expuestas son absoluta claridad en la obra carcelaria Mein Kampf (Mi Lucha), ascenso tenebroso en muchos aspectos que puede leerse, en la extraordinaria obra del corresponsal periodístico para esos tiempos, William L. Shirer, después gran historiador que tuvo acceso a los documentos compilados en el Estado de Virginia (después de la guerra) i que en años siguientes, fue llevado al cine como extraordinario documental. Ese ha sido una de las obras que he leído hasta dos veces hace ya muchos años, así como recuerdo haber visto la película en el viejo Cine Internacional, casi al final de Bella Vista en Maracaibo. Ese ascenso, por cierto, fue conocido, avalado i callado por Eugenio Pacelli, luego el Papa Pío XII, lo que puede saberse también por la obra del escritor  Rolf Hochhuth, el “joven colérico” de su generación, en la década del 60 en Alemania, titulada EL VICARIO, con un interesante prólogo de Erwin Piscator, i escrita en interesantes diálogos, constituyendo una historia escrita con la sangre de millones de inocentes, cuando la persecución judía i cuando su protagonista, el cura jesuita Riccardo Fontana, que tal vez representa al canónico berlinés Lichtenberg que, en la Pascua de 1943, obtuvo el “honor” de compartir la suerte de esos judíos, para morir en el Campo de Concentración de Auschwitz. La obra fue llevada al teatro en Berlín, en 1963.

 En aquellos tiempos, el Führer, quien se divierte engañando políticos i diplomáticos como Cnamberlain i Daladier, con la desmembración de Checoeslovaquia, el caso de los Sudetes, etc., i las anexiones e invasiones que va haciendo de Austria, (vimos detallitos humanos, en La Novicia Rebelde) Bohemia, Hungría i la misma Polonia. Previamente preparaba el terreno con propaganda, infiltrados i sobre todo coleccionando traidores o firmando pactos i tratados de no agresión, principalmente con los países agredidos con más prontitud. Su motivo principal era la expansión de Alemania, ampliar sus fronteras i ganar recursos ajenos, pero admitimos hoi que eran aspiraciones limitadas o menores, en comparación con las apetencia del Imperio Norteamericano, el más sanguinario, mentiroso, engañador i extenso de la Historia Universal o planetaria. Todos los demás, fueron Imperios menores, así algunos proclamaran que en sus fronteras no se ponía el sol. Con Rusia hizo en principio un pacto de no agresión, i a los pocos años, estaba realizando la Operación Barbaroja, que afortunadamente fue el principio del fin. Empero, así lo creo, pese a sus grandes errores -en Filosofía de la Historia, analicé muchas veces el error de estrategia fundamental en Dunquerque- Hitler era o fue más inteligente que muchos estrategas norteamericanos de los actuales, pues hai que reconocer méritos militares a algunos de la Segunda Guerra Mundial; pero quizá más honesto a Patton. I no se diga de los presidentes; figúrense que Bush consideraba a la región de Irak i sus alrededores (la antigua Mesopotamia), cuna de la civilización occidental i para los creyentes sede del Paraíso Terrenal, “un oscuro rincón del mundo”.

 Traigo estos pensamientos de inicio o epígrafes, i estas actitudes i hechos de la Alemania nazi, para referirme a lo presente en América del sur entre Venezuela i Colombia; Álvaro Uribe Vélez, con su carita llorosa o ingenua de un falsete, se quiso mostrar en ocasiones como amigo del Presidente Hugo Chávez, cuando en realidad, no se si llegaba a ser la mitad de amigo, o medio amigo, que al decir del genial Víctor Hugo, la otra mitad siempre es de traidor, por lo cual, igual que le sucedió a Gloria Gaitán (lo dije una vez) me encolerizó tanto como a ella que nuestro Comandante, le considerara no solamente amigo, sino que le abrazara o le tratara como hermano. Ya se habrá convencido, como expone Shakespeare, que la zorra o el zorro, así se le amanse, se acaricie o se ponga en resguardo, siempre alienta los salvajes instintos de su raza, que en el caso del zorro Uribe, son los salvajes instintos de su raza de santanderista i oligarca, cuyo único fetiche o dios, es el dinero. Recordemos que el primer préstamo que vino a la República de Colombia ya libertada, vino de Londres, i allí tuvo nacimiento la Corrupción Oficial en nuestra América libre, al ser malversados los ingresos por Francisco de Paula i su combo de incipiente oligarquía criolla. Uribe Vélez, es a todas luces, un enemigo declarado i peligroso, de la democracia participativa i protagónica, del proceso revolucionario pacífico, inspirado el Simón Bolívar, Simón Rodríguez i Ezequiel Zamora, i de todos los grandes libertadores de la patria, especialmente Sucre i Urdaneta.

 En cuanto a las bases, ya se ha dicho lo suficiente para considerar que no tienen la menor justificación posible i que, para ser utilizadas exclusivamente en territorio colombiano, ¿Cómo se justifican tantas bases, tantas armas i tantos soldados, dotados de autonomía e inmunes a las leyes del país? ¿Cómo se justifica un tipo de avión que pueda ir i volver hasta la Patagonia o hasta el continente africano? ¿Se necesita un acorazado o un destructor para cuidar una piscina? ¿Se necesitan unos 8.000 hombres fuertemente armados para destruir sembrados o laboratorios de los narcotraficantes?  ¿Por qué el poderoso ejército oficial no lo hace, porqué no controla las salidas i porque el gran país consumidor, no combate en su territorio la droga? Sencillamente porque es negocio para los dos países. Sin embargo, lo presentado en el Libro Blanco por el presidente Chávez, ni son inventos ni documentos falsos, sino papeles oficiales del gobierno imperial. Allí, literariamente hai una caricatura de Mein Kampf, pero indudable un plan de guerra i de invasión que nos debe poner alerta i que es parte de la misma agresión guerrera que ya está andando. Eva Golimger nos lo ha demostrado repetidas veces i el filósofo Noam Chomsky ha hecho lo mismo en sus libros i con su palabra lúcida.

 Cuando los incumplimientos de pactos i tratados se dieron en Europa, de parte de Inglaterra i de Francia principalmente, para dejar desamparada a Polonia i luego venirse encima la segunda Guerra Mundial (que Churchill considera continuación de la primera i estuvo tentado a escribir la Historia de la Guerra de Treinta Años), fueron los descuidos, las indiferencias i las traiciones (aquí entre nosotros ya tenemos cubierto estos especímenes de traidores), el Lord inglés escribe: “Se ha dicho que la historia es principalmente una crónica de los crímenes, de las locuras y miserias de la humanidad, pero costaría mucho tiempo hallar en esa crónica un caso paralelo de cambio repentino, en el que cinco o seis años de pacificación y aplacamiento se conviertan de la noche a la mañana en la inclinación a afrontar una guerra palmariamente indudable, en condiciones mucho peores y escala mucho mayor”.  Pese a la distancia en el tiempo i espacio, estamos ante un caso paralelo, de un cambio repentino cuando creíamos estar libres de golpes de estado i dictaduras. Empero, el Imperio ha vuelto tratando de recuperar el patio trasero perdido; está probando nuevos métodos en Honduras i ha conseguido en Colombia el centro de operaciones de una gran guerra de conquista i sometimiento, “en condiciones mucho peores y escala mucho mayor” como lo dijo Churchill. Por eso veamos cuantas estupideces dicen los “analistas”! de la oposición sobre el éxito o no de la Cumbre de Unasur. Lo cierto es que el peligro es inminente, estamos en guerra, i quiero se percaten del valor de la paz, la justicia i la vida. Percatarse, es más que percibir; así decía Russell: “cuando veo el sol, lo percibo; cuando reflexiono que estoi contemplando el sol, lo percibo. Ojalá, los que sólo perciben la basura inmunda de la injusticia i las barbaridades que hacen i dicen, se percataran de los horrores de la guerra, nunca reparables del todo.

 (Continuará)


robertojjm@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2227 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a85744.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO