“Osetia no es Kosovo”. Vuelve la Guerra fría

“Osetia no es Kosovo, se equivocaron los imperialistas” es hoy un refrán popular que recorre a toda Rusia.

Para quienes se consideraban escépticos ante el renacimiento de la Federación Rusa como potencia económica y militar, hoy los acontecimientos devenidos por el conflicto Osetia del Sur - Georgia echa por tierra todo rastro de escepticismo. ¡Sorpresa, se acabó el Mundo Unipolar y renació el equilibrio Multipolar; renació la potencia rusa!

Las atrocidades y el genocidio acometido por las tropas georgianas sobre la población civil de Osetia del Sur, de mayoría rusa, es la mejor explicación de la diplomacia imperial sádica y criminal impuesta por el gobierno norteamericano-sionista al Mundo. Afganistán, Irak, Palestina, Líbano, y ahora Osetia del Sur, son objetos de la misma diplomacia de cañones. "Lo que han hecho las autoridades georgianas escapa a la comprensión humana. Sus actos no pueden ser explicados y menos aún quedar impunes" (Vladiladikavkaz).- Así declaraba ante el mundo el actual presidente ruso Dimitri Medvedev. Y es verdad, porque de que otra forma podríamos catalogar lo sucedido en Osetia del Sur, sino de genocidio y limpieza étnica.

Recordemos que esta región, cuya población civil se encuentra compuesta en más de un 90% por ciudadanos de origen étnico ruso, el día 08/08/2008 (-coincidiendo con la inauguración de los juegos olímpicos de Beijing-), fue objeto de una cobarde acción criminal por parte de las tropas del gobierno pro-occidental de Georgia, quienes lanzaron un ataque aéreo y con misiles BM-21 contra la población civil de la ciudad de Tsjinval, Capital de Osetia del Sur, resultando en más de 2.000 muertes civiles y miles de hogares destruidos, suceso que solo recuerda a los ataques perpetrados por el Estado sionazista de Israel contra la población civil del Líbano, año 2006.

¿Que condujo al presidente georgiano a acometer semejante crímenes de lesa humanidad? La respuesta a esta pregunta no se encuentra dentro del gobierno títere de ese país. Ellos, al igual que sus pares pro-occidentales que hacen vida y oposición dentro de Rusia, al gobierno del Medvedev-Putín, simplemente se limitan a obedecer y a cumplir las ordenes impartidas por sus amos occidentales. Lo cierto, es que Miopes y Ciegos, como el animal de cueva acostumbrado la oscuridad del dominio mundial desde el derrumbe del campo soviético, el imperio norteamericano nunca previó la contundente respuesta de la renaciente potencia rusa.

Lo acontecido en Osetia del Sur nos demuestra (a los venezolanos y a todos los latinoamericanos en general) hasta donde son capaces de llegar los gobiernos y las burguesías lacayas aliados del imperialismo norteamericano y sionista. Es también espejo del reciente conflicto acontecido entre Ecuador y Colombia, cuando este último gobierno títere y lacayo de norteamérica bombardeó territorio ecuatoriano masacrando a un grupo de insurgentes de las FARC-EP, al mando de Raúl Reyes, quienes se encontraban dirigiendo las operaciones por el canje humanitario.

La actual Federación Rusa no es la URSS. Pero, sin lugar a duda, vuelve la Guerra Fría, ahora entre potencias capitalistas.

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3439 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas