Los Patas Blancas en elecciones por el Dengue

Los Patas Blancas vuelven a la carga con la sed de nuestra sangre en sus reprimidas ansias. Su presencia últimamente muy propagandeada por los canales propios de su naturaleza así lo confirman y lo pregonan reiteradamente como epidemia de septicemia ideológica. Según se cree y afirma el grado de descomposición presente en nuestro territorio tras lo del 02 de diciembre les permitirá proliferar su reproducción al frente de Gobernaciones y Alcaldías. 

Aparentemente lo tienen todo calculado e inoculado, inclusive no muy lejos mantienen los calcetines rojo rojitos con los que podrán copular en nuevos y ajenos ambientes. Para ellos, sobre todo ahora, no habrá por revolucionario que sea el humito y su fulmigador (RRR) que los pueda detener. Según se comenta son valientes cuando se sienten USAdos por los dollores que el norte mediante sus antenitas y satélites infringen. Para ellos lo último de la tecnología globalizante a su disposición adormecerá la capacidad de respuesta inmunológica de quienes los consideran dormidos. 

Recién llegadas las Larvitas, en el jardín de su parvulismo simuladamente cantando los pollitos dicen: libertad, libertad, libertad… secretamente no hallarán el momento de zumbar lo aprendido en el extranjero, sobre todo eso de la “chupada suave”. Mientras bajo el acorde y el coro de un canto de ballena en bimemol mayor, el Zancucho mayor filosofando alistará sus alitas para emigrar y expandir la colonia hacia la capital. Pablito clavo un clavito, tratando de peinar y engominar a los que aun se resisten a su peinado brillo político, tratará de convencer que el Saadizmo no es la vía ni la manera de condenar a las ricas tierras del gran lago amado por el sol a la disfunción.

 

Por toda la geografía nacional, cuna moral del bolivarianismo mundial, los nuevos insectos infectados de la maldad del otrora pretenderán el cultivo alucinógeno de la xenofobia para cuidar los mercados y el patio trasero de sus mentores en la violencia de Colombia. Desde el cielo de sus suntuosos templos de oro púrpura los altos curitas idílicamente cosecharán y educarán las larvitas en el agüita que le han podido robar a la naturaleza y desde donde han bautizado y santificado las matanzas a través de la historia.  

Uribe atento, como siempre, a las ordenes de la cepa del Pentágono asesorará con su parainteligencia la guarimba de los que más que con cajas de fósforos pretenderán encender los motivos de una invasión. Todo se halla invertido y  cronometrado, desde la escasez y el acaparamiento hasta las fábulas que Chávez le está vendiendo a la guerrilla la comida de Mercal. 

P.D. “Nueva cepa de dengue creada en laboratorio se esparce en Venezuela, denuncia LUZ (http://www.aporrea.org/actualidad/n107909.html). ¿Indicios de guerra biológica?”

waldomunizaga@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4746 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas