La Guaratara

MUD – DAESH: La Opción de Trump

El insolente presidente de Estados Unidos considera una opción militar contra Venezuela, sin responder a los periodistas que seguro preguntarían si sería tipo Bahía de Cochinos, tipo Haití o la de El Chorrillo. Quizá en Norteamérica también dicen: "no aclare que oscurece". La amenaza de Trump revela cosas y solapa otras. Por una parte acusa las complicaciones y desaciertos de una diplomacia imperial sicopática, sin verdaderos "amigos", excepto por Israel y Álvaro Uribe; una diplomacia decadente. Por otra, intenta ocultar la verdadera operación en marcha contra la Patria de Bolívar y Chávez: el terrorismo opositor. Un DAESH tropical dedicado a aterrorizar al pueblo venezolano con violencia y guerra económica.

Como profetizan los Dakota, Bolívar, Neruda y Chávez: Latinoamérica es una Matria, una hermandad de profundas raíces soberanas. Cosmogonía que el pragmatismo yankee no comprende. En su decadencia, Estados Unidos muestra sus dientes en un terreno escabroso: Alemania, Corea, Rusia, el Yellowstone. Por eso Trump hace alarde de una "operación militar" sin explicar que la maniobra en marcha es para-militar; un DAESH para Venezuela, cuyos operadores resultaron tan mediocres e inmorales, como Orlando Urdaneta y Jaime Bayly y, extremadamente, corruptos y cobardes como la dirigencia de VP y PJ que, en lugar de pelear, contratan niños y desertores llorones. Por eso Trump se vio obligado a meter el miedo que sus mercenarios no lograron.

La operación para-militar de Obama y Trump en sus dos modalidades: "guarimba" y "guerra económica", avanza en una fase estratégica para las corporaciones petroleras obsesionadas con Venezuela: desmoralizar al Pueblo vanguardia mundial antiimperialista. El uribismo y dólar today han conformado un cartel dedicado a especular, atacar el bolívar, corromper instituciones, financiar el vandalismo prestando apoyo tecnológico a bandas roba carros, contrabandistas y gasolineros. La MUD devenida en DAESH, ha pasado de imponer precios a establecer una banca paralela que bombardea las necesidades básicas y sagradas de las familias: alimentación y la salud. Con esta operación Trump y la Exxon Mobil buscan doblegar la moral del Pueblo. Sólo si el Pueblo de Venezuela debilita su moral, las tropas uribistas cruzarían el Arauca.

Derrotar el DAESH opositor y paramilitar, comandado por Trump, Uribe y la Exxon Mobil, debe ser nuestra victoria táctica inmediata para garantizar el objetivo estratégico de la Patria Grande: demostrar que un mundo de igualdad es posible, pero sobre todo exitoso, como ocurre en Venezuela con la salud, la educación, la distribución de la riqueza, la democracia y la solidaridad internacional. Es urgente derrotar y denunciar ese DAESH opositor en nuestro territorio y ante el Mundo Bueno, resaltar el respeto hacia Venezuela y repudio de Cuba, Bolivia, Chile, México, Colombia, Nicaragua, Ecuador, los líderes de Panamá, El Salvador, Paraguay, Argentina, los foros de Naciones Unidas y voces de todos los continentes que le recuerdan a Trump la decadencia imperialista genocida.

Para finalizar, es meritorio felicitar a las y los Candangueros del Llano propusieron una etiqueta de gran significado en el inicio de la fiesta democrática que Venezuela coronará en octubre con la elección de sus gobernadores: #EnBarinasGanaChavez esta tierra, cuna del Gigante, le dio un gran regalo al Comandante Fidel en su infinito cumpleaños: sigue el Legado de Chávez en su cuna invicta, gobernada por el Pueblo Bolivariano desde que ganó el Maestro Hugo, seguido por el Ideólogo Adán Chávez y ahora continuada por la Fuerza de Argenis Chávez quien, acompañado de Pueblo, dejó muy claro: #TumpNoPodrasConVenezuela



Esta nota ha sido leída aproximadamente 950 veces.



Joaquín Román Rondón Santiago

Profesor universitario

 unellezjoaquin@gmail.com      @LaGuaratara

Visite el perfil de Joaquín Román Rondón Santiago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Joaquín Román Rondón Santiago

Joaquín Román Rondón Santiago

Más artículos de este autor