Venezuela contra el mundo por la paz

Nada fácil la tarea que tenemos por delante los venezolanos, cuando nos toca lidiar con un vecino forajido, que el único dialogo que entiende es el de la violencia, la guerra sucia y el pillaje, génesis de la cual viene la élite oligárquica, que desde siempre ha pisoteado los derechos y dignidad del hermano pueblo colombiano, con el cual nos unen los más sublimes e históricos nexos afectivos, como los que unieron a nuestro libertador con Girardot, Ricaurter y tantos neogranadinos patriotas que se dieron la mano con los venezolanos, para luchar por la independencia de la patria grande, bien lejos de la venenosas insidia de Francisco de Paula Santander, que todavía hoy, intoxica a la podrida oligarquía que tiene a ese país en venta.

Venezuela es la diana en la cual tiene puesto sus ojos el imperialismo y para sustentar sus aspiraciones cuenta con un portaviones, que es el uribista gobierno colombiano, representado por Juan Manuel Santos, Ministro de Defensa de la administración de Alvaro Uribe Velez ,(Alvarito), el mismo que invadió territorio ecuatoriano, para ejecutar una matanza a sangre fría, de un grupo de personas desarmadas, un falso positivo, como los que ejecutó en todo el territorio colombiano, para incentivar con premios metálicos a los mercenarios que se prestaron para despojar de sus tierras a campesinos y agricultores, que hoy son desplazados de los cuales más de seis millones están de este lado de la frontera, con los mismos derechos que tenemos los nativos de la República Bolivariana de Venezuela.

Sin embargo, pese a esa benevolencia de la revolución bolivariana, hoy los demonios de esa oligarquía, encabezados por ex presidentes, por el actual mandatario Juan Manuel Santos y sus peones, la Canciller, el Procurador, el Fiscal y demás adláteres, son los proveedores de la carroña informativa, para la perversa mediática, que pretende venderle al mundo, una Venezuela agresora, violadora de los derechos humanos. Cabe preguntarse: ¿ De donde y hacía donde va el éxodo de excluidos, perseguidos y sobrevivientes de la guerra y el paramilitarismo? ¿En que condiciones viven los más de 6 millones de colombianos que se cobijan bajo la bandera de las ocho estrellas? ¿Cual de los dos estados, es el que ha autorizado la ocupación de su territorio por tropas gringas, con inmunidad diplomática, para que violen, roben y asesinen, sin que la justicia nacional los pueda juzgar? ¿ Son venezolanas o colombianas las más de cincuenta niñas y adolescentes, violadas por tropas extranjeras, bajo efectos de drogas y alcohol, con completa impunidad? ¿Es el régimen democrático de Uribe - Santos o el de la revolución bolivariana, el que impulsó la política de estado de los falsos positivos? ¿Es en la República Bolivariana de Venezuela, o en la democrática y modelo Colombia, donde existen, tres gobiernos o tres estados, a saber: El estado burgués tradicional, el estado guerrillero y el estado paramilitar? ¿Es en la República Bolivariana de Venezuela, o en la democrática y modelo Colombia, donde los más pobres, como en España, son despojados de sus viviendas por la banca lava dólares, para lo cual se vale de la justicia y fuerza pública para echarlos, como El Jarillón en Cali? ¿Es en la República Bolivariana de Venezuela, o en la democrática y modelo, Colombia, donde mediante resolución el banco central y mediante legislación, se apoya y legaliza el robo de bienes y manipulación de la moneda en contra de la economía del vecino ? ¿Es PDVSA, como empresa estadal venezolana, la que negocia con organizaciones delictivas de "Pimpineros", el combustible robado al vecino para exportarlo como producto suyo o es la petrolera estadal colombiana?

Cuando se despejen esas interrogantes y se corrijan esos entuertos, que tengamos un interlocutor con moral y cualidad latinoamericana, podremos sentarnos a dialogar para la construcción de una frontera decente, de trabajo, integración y de paz. Mientras esto no ocurra la frontera tiene que continuar cerrada y militarizada para poner freno a la invasión silenciosa, que propicia el gobierno colombiano, cuya oligarquía no se conforma con habernos arrebatado el territorio del Río de Oro y la Guajira, sino que también quiere el golfo de Venezuela y la llamada por esa clase política Media Luna. Mientras sea defendiendo nuestra soberanía y nuestra verdad, todos acompañaremos a la heroica lucha de Venezuela contra el mundo corrupto imperialista, por la paz.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1517 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social