La unidad revolucionaria, ante la embestida imperialista...

El desarrollo de los acontecimientos nos indica, a pesar del disimulo majunche, que ya el imperio sabe que en Venezuela, en la jornada electoral no tiene nada que buscar, como es natural, la burguesía, que no es democrática pero guarda las apariencias cuando éstas se lo permiten, pareciera haber decidido tomar sin otra alternativa el plan golpista, es decir, la salida fascista…para el imperio le es igual que se gobierne con máscara de demócrata o con el verdadero rostro de los actores políticos del capitalismo, el fascismo. A ellos esto los tiene sin cuidado, total, la esencia del capitalismo es fascista, por tal razón, retomar sus orígenes forma parte de lo común de las clases burguesas.

Los viejos y nuevos armatostes de partidos creados por la oligarquía, mantenidos por ellos y dominados a tal punto de convertirlos en su punta de lanza política para dar la batalla en defensa de los intereses de un pequeño grupo en contra de toda la sociedad, esos partidos, si es que se les puede llamar así, se erosionan de tal manera que ya ni siquiera garantizan nada para al menos encender la mecha y desestabilizar el país en la vía electoral, la ventaja de Chávez es inalcanzable.

Recientemente hemos visto comportamientos al margen de toda lógica política, las declaraciones de un gobernador que le pisan los talones por legitimación de capitales en torno a las aguas envenenadas, el pueblo en su gran mayoría terminó convirtiendo todo aquello en un chiste más de los “ah muchachos pa’ bobos”, que se convirtió en consigna de todo un colectivo. Los saboteos desde adentro, apoyándose en los quinta columna ya no les da el mismo resultado de otrora. Ya no cuentan con los meritocráticos de PDVSA, esta es cada día más roja rojita, tampoco cuentan con los Generales carga maletín, ni con la policía de Peña y de paso la revolución cada día aprende más de errores anteriores y se afina la puntería a la hora de salir en función de apagafuegos de los planes guarimberos de los majunches.

Otra característica importante es la elevación de la consciencia revolucionaria de los cuadros dirigentes, al menos a nivel nacional; desde hace rato, los ministros de la revolución dejaron de ser unos privilegiados para convertirse en los soldados más sacrificados del proceso. La solidez de la revolución se palpa cuando vemos la situación creada con el percance de salud del comandante Chávez, en otras circunstancias se hubiera paralizado parte del gobierno, sin embargo, el despliegue ha sido descomunal, tan descomunal que los majunches están tan atontados, o embobados, que si no fuera por los laboratorios del imperio, éstos estuvieran desde hace rato en cura de sueño. La presión ante la realidad es tan evidente que deben hacerle guiones al candidato incluso para una simple rueda de prensa… estamos claros de algo, Capriles no es una lumbrera, pero al menos en circunstancias de menor presión podría bandearse en una simple rueda de prensa, sin necesidad de los famosos guiones.

Los tecnócratas electorales de la oligarquía, muy bien pagados, están siendo arrollados por la consciencia demostrada de un pueblo que es capaz de hacer análisis que ni siquiera “sesudos analistas” se imaginan. Sin duda, ante esta situación la oligarquía luce petrificada, ojo, esto no la hace menos peligrosa, al contrario, la revolución vive un momento de mucho peligro, es el momento en que el adversario está completamente drogui, abstraído de la realidad y con deseos enormes de venganza, no terminan de digerir que cualquier ciudadano se atreve a descubrirles el juego y difundirlo, expresarlo, compartirlo con la colectividad, sin necesidad de asesores pagados en dólares y traídos de los confines de la tierra.

La burguesía no entiende todo este maremágnum popular que es capaz de poner al desnudo sus triquiñuelas para mantener su hegemonía ideológica, eso no significan que dejen de crear estrategias para tratar de contrarrestar la arremetida popular; resulta que la siembra de Chávez se desparrama por todo el país, los más humildes la asumimos, porque uno de los grandes logros del comandante es que nos enseñó a pensar y en esa batalla confluimos jóvenes y no tan jóvenes, activistas y no activistas, militares y no militares, deportistas y no deportistas…hombres y mujeres, en fin, todos.

La burguesía se puso a contar conque a Chávez le pasaría lo mismo que a Bolívar con Paez, Santander y toda esa caterva de traidores; a Bolívar lograron derrotarlo, lo desconectaron del amor popular hasta llevarlo al sepulcro, pero a Chávez entre mas lo atacan, el pueblo más lo ama y mientras más se intenta penetrar el círculo dirigente de la revolución más éste se crece y se llena de gloria; insisto, me refiero al ámbito nacional, lo regional es otra historia, pero eso es harina de otro costal que analizaremos en su debido momento, sin embargo, en el nivel nacional los cuadros de esta revolución han dado un salto descomunal que el pueblo lo asimila, interpreta y lo asume.

Cuando vemos un gobierno desplegado e infatigable ante una situación tan dura como la enfermedad del comandante nos llenamos  de alegría; observar a un Elías Jaua, un Nicolás Maduro, El Aissami, Giordani, Jorge Arreaza, a un Jorge Rodríguez y su discurso directo y franco, a un Diosdado con su estilo característico, sin rodeos pero contundente y radicalmente resteados con Chávez y en fin a todos los ministros, podemos concluir con una frase…ha valido la pena comandante…¡Bolívar está de regreso!.

No me referí directamente al ministro de la defensa en el párrafo anterior porque la FANB merece un párrafo aparte, allí se muestra con una sencillez increíble un hombre campesino, el G/J Henry Rangel Silva, como ministro, pero el resto de los mandos muestran una profundidad que de existir en tiempos de Bolívar hoy estaríamos seguros que el mundo no estuviera amenazado por el abismo… quiero hacer referencia a un programa de Dossier del excelente periodista Walter Martínez hace algunos días. En dicho programa, en el marco de la botadura de un barco guardacostas venezolano construido en España, en primer término nos colocaron las palabras de nuestro embajador en ese país, como es común en este tipo de actos, los embajadores como que se acostumbran a la formalidad, no obstante, luego pudimos ver el discurso del comandante de la Armada Bolivariana, almirante Diego Molero, fue tan contundente y radical a la hora de hablar de la patria socialista y de nuestro comandante que me imagino que sus palabras a muchos sorprendieron, incluso al embajador Álvarez. Esto es solo una pincelada que junto a otras acciones de nuestros soldados nos muestra que la FANB se reencontró con su raíz, con su sabia, se reencontró con Bolívar y doscientos años después con la disciplina del soldado se viene y se cuadra todo un ejército popular en la construcción del socialismo bolivariano. (Hace unos meses escribía esto en Aporrea) http://www.aporrea.org/actualidad/a137169.html lo señalo para que no se piense que es una sarampionada que de repente nos atacó, dado que el tema está ahora en boga.

Queremos hacer mención a algo que el imperio tiene analizado desde hace rato, es por ello, entre muchas otras, las razones por las cuales, ante la triste realidad para el candidato majunche, ante la imposibilidad siquiera de sacar una cantidad de votos respetable, la estrategia imperialista otea otros horizontes, bastante conocidos por ellos, bastante aplicados al país, pero que no es sino hasta ahora cuando la estructura mediática de la revolución, gracias entre otros a Pérez Pirela, como siempre La Hojilla, RNV y sus excelentes programas de análisis, que recomiendo sean oídos con mayor frecuencia, que se da en el clavo de algo que desde hace rato se viene planificando en el campo opositor, el zarpazo (cabe mencionar a Un Grano de Maíz, que desde hace mucho tiempo viene planteando esta situación, y esta palabra Zarpazo, la han venido utilizando con frecuencia, en realidad es eso, la oligarquía y el imperio pretenden dar un verdadero zarpazo al pueblo, al país y sus riquezas)

Hay algo bien importante de tomar en cuenta, por ejemplo, la respuesta del pueblo ante la situación presentada con la salud de Chávez, el partido inmediatamente convocó a una serie de actos en respaldo al comandante, el pueblo se desplegó, sin importarle incluso que las estructuras del partido les convocaran, echando a un lado toda intriga interna, el pueblo entendió que se trataba del comandante y las amenazas que se cernían sobre la revolución. Ahora, con orgullo vemos como los humildes se atreven a olfatear que ya los majunches no andan en la vía electoral, en realidad ellos juegan y han jugado siempre a las dos vías, recordemos el 11 de abril y veamos las caras que hoy dirigen la política oligarca, pero en estos momento todo hace indicar que están jugando la partida mayormente inclinados a la salida golpista, basta las declaraciones de los voceros majunches para comprenderlo.

El “Ojo pelao” vuelve a estar en las calles, la suspicacia se agudiza, y con la experiencia de siglos de resistencia cada quien en su trinchera se apresta a tomar partido por la revolución y el socialismo. Podemos decir que en distintos niveles la masa está por encima de la dirigencia incluso; el pueblo no quiere peleítas por cargos, el pueblo quiere compromiso y desprendimiento. Los dirigentes nacionales y algunos regionales han estado a la altura, en otros casos pareciera que hace falta algún sacudón que estamos seguros ocurrirá ante el avance irremediable de la realidad, una derecha enloquecida que ve cada vez más lejana la posibilidad de acceder al poder por la vía electoral, no es necesario ser “sesudo analista” para entender que la vía será la de la conspiración abierta.

Lo que si debemos tener claro es que el imperio no se quedará tranquilo, allí está el escenario mundial, las agresiones a los países árabes que no se someten a los designios imperiales, una crisis económica que amenaza con derrumbar la estructura capitalista mundial, pero no nos llamemos a engaño, el capitalismo aún tiene mucho poder destructivo en el mundo.

La historia nos demuestra que la única forma de contener las pretensiones imperialistas es la unidad de los pueblos, la consciencia de estos y la firme disposición a defender hasta con la vida el derecho a rescatar la humanidad de las fauces capitalistas. Podemos ganar las elecciones con el 90% de los votos, y sin embargo, los majunches o neo majunches seguirán conspirando para arrebatarle al pueblo el poder… “la historia de la humanidad es la historia de la lucha de clases”, decía Marx, es decir, solo habrá paz en el mundo cuando este sea socialista y hayamos logrado rescatar el amor al prójimo y la vida en sociedad, cosa imposible de lograr en el capitalismo.

Hoy más que nunca necesitamos de la unidad revolucionaria, no de aquella unidad de siglas para justificar una acción, no de los registros en un papel sin alma, la unidad tiene que ser cuadra por cuadra, barrio por barrio, ciudad por ciudad, país por país. La batalla contra el capitalismo es mundial, olvidémonos de que si fulano o zutano gana o pierde elecciones en tal o cual país, que si el partido socialista francés gano, es verdad, ganó, pero ese “socialismo” europeo no es más que quienes han servido para contener el derrumbe del capitalismo, es la socialdemocracia, son los reformistas que se entregan al imperialismo y al fascismo sin disparar un tiro. Obviamente que la geopolítica se basa en realidades y es menester profundizar un mundo multipolar, pero solo lograremos los objetivos si se desencadena  en el mundo el espíritu de la revolución bolivariana y se retoma el socialismo como única vía para salvar la humanidad, lo demás es “un saludo a la bandera”.

Marchemos pues a la unidad, seamos capaces de sobreponernos a nimiedades y peleas que muchas veces rayan en lo absurdo; alcaldes pensando en sus parcelas, gobernadores pensando que en la batalla electoral está el centro de la historia, no señor, lo electoral solo es un escenario, que pareciera indicar los hechos que la oligarquía se cansó de jugar y le da preeminencia a la salida golpista que intrínsecamente es violenta.

Sin descanso sigamos profundizando el socialismo; hay un plan que es el Plan Nacional Simón Bolívar, vayamos sin demora hacia la concreción del plan y estaremos cumpliendo la misión del momento. Ya no hay pretexto para ocultarse en ineficiencias e intereses individualistas, quien mantenga esas posiciones terminará en la acera enemiga, allí está el ejemplo de muchos que ahora ni la derecha los quiere hasta obligarlos a ser más radicales y fascistas que el que más.

La unidad del pueblo tiene alma, tiene ideología, tiene plan y tiene líder. Ese líder es Chávez, con Chávez resteaos por siempre, con el socialismo resteaos por siempre; solo así se derrota al fascismo y sus planes en marcha, solo así se hacen retroceder las bestias imperialistas.

CON Chávez RESTEAOS!!!

latojeda@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2872 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición