Los ataques a la Fuerza Armada Bolivariana por parte del Imperio

El título intenta colocar las cosas en su justo lugar, solo basta revisar la prensa burguesa para darse cuenta de las intenciones imperialistas, sincronizadamente los voceros del imperio en Venezuela se hacen eco gustosos de la estrategia imperialista, atacar con todo la unidad de la FANB, así que, desde los voceros del pentágono hasta sus ventriluocos de la MU$ siguen el patron diseñado previamente.

Nadie puede negar que la FANB renació de las cenizas, (Sólo la burguesía lo hace), cuan ave fenix, y hoy relumbra en todos los rincones de la patria; se rescató la dignidad perdida por una institución que en la cuarta república estaba signada al fracaso. La estrategia imperialista consiste en convertir a los ejércitos nacionales en simples policías, coordinadas y dirigidas por el comando sur, sin menospreciar el oficio de policía, pero es que para los efectos del resguardo de la soberanía necesitamos ejércitos como la nueva FANB, por ello la atacan con furia.

El nombramiento de Henry Rangel Silva enloqueció a la derecha, desde ya se aprestan a señalar supuestas grietas en el seno de la FANB, que si Diosdado, que si fulano, que si sutano, que si tal o cual, en fin, no encuentran como atacar ese renacimiento fundamentado en la ideología Bolivariana que por ende es revolucionaria, aunque la derecha la quizo meter en un baul del olvido, con el apoyo imperialista, pero no todo le puede salir bien al tio sam.

Nunca podemos olvidar el origen de nuestro ejército, las raices verdaderas de nuestros soldados están inmersas en un pueblo, con etapas de desviaciones, pero que hoy renacen, y convertido el MBR 200 en núcleo generador, hoy, luego del 4F, luego del 27N, la revolución hecha gobierno, el pueblo asumiendo el poder, podemos decir sin temor a equivocarnos ¡LLegó la hora de volver a la raíz del ejército de Bolívar! Eso obviamente le duele a la oligarquía nacional y a los monroistas, una vez más, la historia es una noria, y nos reencontramos con el ejército hecho pueblo que fue capaz de atravesar los andes, salvar todas las dificultades y triunfar en Carabobo, Pichincha y Ayacuho, el ejército de Bolívar, Sucre, Ribas y muchos otros patriotas revolucionarios. Hablar de Bolívar es hablar de revolución, no se puede concebir de otra manera. Solo la derecha, en sus pretensiones para confundir, intentan colocar a Bolívar en un pedestal de marmol, sin la fuerza de las ideas. Bolívar es pueblo, de allí nutrió su ejército, de allí convocó al pueblo para tomar el cielo por asalto. Hoy nos corresponde retomar el testigo histórico para seguir la batalla y eso lo está haciendo la FANB, de allí el temor de la burguesía nacional y el imperialismo cobarde, el mismo que usa la tecnología para asesinar pueblos y contrata sicarios para hacer "guerras por la libertad".

La doctrina Monroe, la de "américa para los norteamericanos", una vez más se confronta con la doctrina bolivariana de una América unida para el bien, para el beneficio de sus pueblos, para el beneficio de la humanidad. Al contrario de la doctrina Monroe, la doctrina Bolivariana es la doctrina de los pueblos, la doctrina Monroe es la doctrina de los oligarcas, de esos mismos que hoy cacarean cuando, de manera soberana, el Presidente HUGO CHÄVEZ, nombra a Rangel Silva Ministro de la defensa.

Les dolió mucho a los imperialistas la designación de este soldado al frente del Ministerio de Defensa; el verdadero objetivo no solo es Rangel Silva, el objetivo es la FANB, la FANB que nació el 12 y 13 de abril de 2002, junto al pueblo, y donde, tanto Rangel Silva como Clíver Alcalá, fueron piezas muy importantes, no es casualidad que ahora sean objetivos de la carroña imperialista a través de un sinnúmero de cagatinta tarifado. Los señalamientos del imperio, sin prueba alguna, en torno a que estos militares, "tienen antecedentes", frase preferida por ellos, pero sin presentar ninguna prueba, pretende en el fondo derrumbar la doctrina bolivariana que avanza invencible en todos los cuarteles de Venezuela, en el fondo es una batalla ideológica que se libra, nuevamente la doctrina Monroe y la doctrina de Bolívar, esta vez triunfará Bolívar, seguramente será así.

Los defensores de la doctrina imperialista no escatiman esfuerzos; no es necesario referirnos a sus citas en la prensa burguesa, solo intentamos analizar el contexto donde se desarrollan los ataques. Al General Silva se le acusa por haber dicho la verdad de la nueva realidad de la FANB, esta es una Fuerza Armada distinta, ya no es aquella que en la cuarta república lograba ascensos pegados de las faldas de una barragana; la FANB de hoy es una fuerza armada llena de jóvenes y no tan jóvenes que junto al pueblo desarrollan tareas vitales como: Misión Vivienda, Seguridad Alimentaria, Seguridad Pública, articulación Social, combate al delito en todos sus sentidos y sobre todo la preparación para la defensa de la soberanía e independencia de la patria. ¿Cómo puede encajar en los preceptos burgueses esta filosofía militar Bolivariana? Obviamente que es imposible su encaje, la derecha lo sabe, pero a ellos eso no les preocupa, su plan no es democrático, su plan es golpista y por eso el 11 de Abril de un plumazo borraron la constitución.

¿Cómo puede responder un Gral Patriota? Tal cual lo hizo Rangel Silva, aún cuando, por boca del propio presidente, los sectores revolucionarios aceptarían la decisión del pueblo, en un hipotético y muy remoto triunfo electoral de ellos, pero ya lo dijo Chávez, si gana la contrarevolución se les entregará el gobierno, ahora, la pregunta es: ¿Podrían ellos gobernar? En el marco de la constitución bolivariana les sería imposible. La derecha lo sabe, por eso, ellos jamás respetarían la decisión del pueblo al darse la Constitución Bolivariana, aún ganando las elecciones, ellos se verían en la necesidad de implantar un estado de facto para poder aplicar sus políticas antipopulares e inconstitucionales y eso nos llevará a un espiral de violencia de consecuencias impredecibles. Esta es la realidad, la FANB no se quedaría de brazos cruzados, además que ningún ciudadano, máxime cuando estamos obligados a defender la constitución de la República Bolivariana de Venezuela por mandato de la propia constitución. En pocas palabras, la fuerza armada, en defensa de la doctrina bolivariana está obligada a hacer respetar la constitución. Entonces coloquemos un escenario donde venga un, repito, hipotético y muy remoto triunfo electoral de la derecha y que estos intenten desconocer la constitución ¿Qué piensan ustedes harían los militares bolivarianos?

Nuestro pueblo debe tener absolutamente claro que este año arreciarán los ataques contra la Fuerza Armada y todo aquel factor que sea un obstáculo para el plan imperialista. Las elecciones es lo menos que le interesa a la oligarquía; las elecciones simplemente serán una excusa para ellos intentar aplicar su plan desestabilizador, estamos seguros que no lo lograrán, pero debemos tener claro que el 7 de Octubre nos jugamos muchas cosas. El país se juega muchas cosas, el mundo se juega muchas cosas, la humanidad entera. Nos jugamos el futuro de la especie humana...el capitalismo nos lleva a despeñadero, solo el socialismo es capaz de detener la locura imperial y Venezuela está en el epicentro de la batalla.

Bolívar desenvainó su espada una vez más, este año, cuando celebramos 20 años del 4F, esa clarinada que retumbó en todo un continente, agrietó el pacto de la burguesía para abrir las compuertas al pacto del pueblo, el pacto social del pueblo que es nuestro socialismo bolivariano... No podemos fallar ¡¡¡Viviremos y venceremos!!!

latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1835 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor