Salvemos a Europa

Primero se escuchaba salvemos a Grecia, salvemos Irlanda, salvemos Portugal, nunca se recuperó España, Italia, Francia, se teme que estos países altamente endeudados no puedan pagar sus obligaciones, porque, en la medida que crece la deuda crece la duda y aumenta el descuento al que se compran los bonos subiendo el servicio de la deuda, al mismo tiempo pierden competitividad frente a Alemania; el problema se volvió crónico, es un círculo vicioso, hoy, se grita salvemos al euro, salvemos a Europa, el monto inicial fijado era de unos 400000 millones de euros luego se habló de unos 700000 millones, ahora, el rescate supera el billón de euros.

Mediocre por decir lo menos el nivel político de las soluciones económicas por las discrepancias entre los gobiernos, oscilan entre la ineptitud y la politiquería que desnuda la pobreza idiomática, el egoísmo cultural, la irresponsabilidad fiscal, es un testimonio elocuente de por dónde van las cosas en el continente europeo.

Si no fuera porque el tema económico pone de manifiesto la pésima calidad de la política no nos daríamos cuenta como la economía-política contamina las conductas de esos pueblos agravados por las medidas de ajuste que no benefician la producción por tanto el empleo, lo grave es la evidencia de cómo se degrada la v ida comunitaria mientras los políticos europeos y estadounidenses inventan soluciones que en nada cambia la realidad de la población sometida a reajustes tras reajustes.

A inicios del 2010 la FED anuncio el fin de la recesión, el 2011 empezó con buenos números para los medios de comunicación para que el mundo sepa que la economía se recuperaba, sin embargo, en abril la esperanza se esfumo el PIB estadounidense crece al 1.3% y en Europa hay que salvar al euro con millones de desempleados.

El terremoto y tsunami japonés contrajo su PIB siendo un revés para la economía mundial por la interrupción de la manufactura de ciertos elementos claves en la cadena productiva global incidiendo en el freno de ciertas producciones. Después, las protestas iniciadas en enero en Túnez, en abril llegaron a Egipto, Bahréin, Argelia, Yemen, Siria, se profundizaron en Libia por el petróleo y porque Gadafi, tenía cuentas pendientes con Washington, la OTAN le dio la mano a EEUU por la crisis económica y por el retiro de las tropas de Irak y por la pérdida de la guerra en Afganistán.

Da la impresión que EEUU y Europa querían que todas las áreas de la tierra entraran en crisis o en conflicto de manera simultánea para hacernos creer que se ponía en peligro el abastecimiento mundial de petróleo, terminaron afectándose ellos mismos por el incremento de los precios de los combustibles, con ello afectaron no solo a los consumidores de los países industrializados sino que sostuvieron el desempleo y redujeron la producción, tamaña estupidez, con esa ebullición social justificaron el bombardeo a Libia y frenaron la ira árabe que amenazaba llegar a Arabia Saudita y extenderse por toda la región.

Desde el 2009 tanto la FED como los gobiernos de los países desarrollados inyectaron 1 billón de dólares, mediante estímulos monetarios impidieron momentáneamente que sus economías entren en depresión; la infusión de dinero vía crédito e inversión agotaron los recursos destinados a mantener a flote las economías, se empezó a recoger dinero, los bancos a pagar los créditos, lo que motivo se estanque el débil crecimiento de la economía.

Los líderes del mundo desarrollado no pudieron ponerse de acuerdo en una solución definitiva, inversionistas y los mercados desconfían de la dirigencia europea, no les creen capaces de resolver los problemas, solo se la pasan especulando sobre los rescates a Grecia, cuando toda Europa es Grecia. Ahora, incluso, se habla a que nivel descenderá la crisis europea si Italia solicita ayuda para su salvataje.

Por otro lado en EEUU, ni los republicanos ni la casa blanca son capaces de entender cuál es el camino para reactivar la economía sabiendo que no pueden depender solo de China como motor de la economía mundial, porque, Beijing enfrenta el desafío de reconvertir su crecimiento a nivel interno y el fracaso en ese proceso haría recaer más la economía mundial.

La guerra civil y económica mental con escala planetaria está planteada. Ya no es el vecino ni quien opina distinto o cree en algo diferente, ahora, es otro el terrorista o el narcotraficante; Libia puso de manifiesto que la fuerza aérea es capaz de destruir un país ahorrando mucho dinero, en tierra, la guerra civil es el camino de libertad y democracia que propone EEUU y Europa, es lo que se vio, el pueblo resuelve su propio conflicto, ellos encienden la mecha nada más, es la nueva estrategia militar de occidente en tiempos de recesión.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2669 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a132386.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO