La sinceridad en Donald Trump y Barack Obama

El payaso McDonalds no le gusta a Donald Trump. El así llamado "magnate norteamericano”, quien figura hoy entre los favoritos candidatos republicanos -a lomos del Tea Party (ala ultraderechista de ese partido)- para las futuras elecciones presidenciales 2012, ha exigido al presidente estadounidense, Barak Obama, “sincerar sus posiciones política respecto a las acciones del imperialismo en Libia y en el mundo”. Para Trump, la sinceridad por más dura que parezca es algo que se debería aprovechar en sus planes de hegemonía mundial. La palabra “sinceridad”, término hasta hoy desconocido por los políticos de derecha, comienza a serles de utilidad frente a una insalvable realidad por la crisis económica y la ineficiencia de mecanismos conciliadores donde impere la influencia, el respeto a las soberanías y la diplomacia. El discurso pomposo de los voceros imperiales que hablan de misiones militares “humanitarias” y de "valores democráticos" ya no son de utilidad porque no convencen a nadie, cree Trump, por lo que recomienda un discurso sincero. Para Donald Trump ha llegado la hora de que el imperio admita que sus verdaderos objetivos en Libia, así como en todos los países productores del mundo –Venezuela no está exenta-: es el petróleo y nada más.  Veamos que dice Trump.

"Obama está  haciendo un trabajo terrible (…)  Tenemos un gran reto por delante para que América recupere la fe en sí misma y vuelva a ser respetada en el mundo (…) Me interesa Libia si nos quedamos con el petróleo. Y no pienso dejar Irak para que Irán se quede con el petróleo (...) Y a China hay que plantarle cara. A China hay que decirle que ajusten su moneda, o les pondremos un 25% de impuestos en todos su productos". (El mundo.es 14/04/ 2011) 

“Obama no es el mensaje correcto, el mundo se está riendo de nosotros”, “Mira Libia, mira ese desastre. Primero dicen que si están en la operación, luego que no; que no queremos sacarle; que no queremos tocarle pero que debe dejar el poder. Nadie sabe lo que están haciendo (…) En los viejos tiempos, cuando uno libraba una guerra y ganaba el país era tuyo” (EFE, 17/04/2011)

“Nuestros líderes son estúpidos, son personas estúpidas” (AP 29/04/ 2011)

Naturalmente, cuando Trump cataloga a la elite política estadounidense de “entupidos” es por su falta de sinceridad y no que por su accionar. Trump pide ser consecuentes con la práctica imperial y dejar de lado la manipulación que ya no es útil. En la praxis, ninguno de los políticos burgueses estadounidenses posee grandes contradicciones, pues, si las fuerzas militares de USA y la OTAN han llevado la guerra a Libia es por su petróleo y nada más. De eso no existen dudas. Trump, más bien, está convencido de que la “sinceridad” puede servir al imperio para atemorizar y doblegar a un mundo cada vez más rebelde. Sólo allí radica la diferencia entre demócratas y republicanos; entre Trump y Obama.

Podemos decir que Donald Trump es el criminal burgués mas sincero al que todos los voceros del imperio y sus pares en Venezuela deberían copiar.

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3273 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales