Google Chrome: Lo bueno, lo malo y lo feo

La semana pasada, la empresa transnacional Google publicó un nuevo producto, el navegador web Chrome, de código abierto. El mismo viene a hacerle competencia a los dos productos que dominan el mercado: Internet Explorer, que viene con todas las versiones de Windows, y Mozilla Firefox, el más usado de los navegadores de software libre (también hay que mencionar a Opera y a Safari, el navegador de Apple).

Y recibió tanta publicidad, que en este momento es usado por el 2,2 por ciento de quienes navegan en el sitio web de Yvke Mundial (Firefox ronda el 29 por ciento, e Internet Explorer sigue siendo el más usado, con 65 por ciento).

El monopolio Google

El hecho de que Chrome sea realizado por la empresa transnacional Google ya levanta suspicacias: ha logrado monopolizar las búsquedas en Internet, el correo electrónico (con chat instantáneo) y creó el software de imágenes satelitales más utilizado. Sus programas AdSense y AdWords han creado una gigantesca red de publicidad tercerizada que puede usarse para violar la privacidad de los usuarios y conocer las tendencias y gustos de cada uno de nosotros. Google suministra hasta software para emisoras de radio (no, no es el de Yvke Mundial).

Actualmente, Google también trabajan en un sistema operativo para teléfonos celulares llamado Android, y está creando, poco a poco, un sistema operativo "web" para evitar depender de discos duros: aspiran que en el futuro, usted pueda conectarse a Google desde cualquier computador, y Google, "generosamente", le permitirá tener todos los documentos y archivos alojados en sus servidores, eliminando las "desventajas" de guardarlo todo en su propio computador personal. Ya hoy es posible crear cartas, documentos y hojas de cálculo y guardarlas en su cuenta de Google.

Si bien esta gama de productos y servicios gratuitos enamoran a más de uno, hay que pensar hasta qué punto una persona, una empresa o un país pueda estar interesado en que prácticamente toda la información de su día a día (sus emails, documentos, los sitios por donde ha navegado, las búsquedas que ha hecho por Internet, los anuncios publicitarios a los que ha hecho click, y próximamente hasta las llamadas de su celular) sean manejados por una única empresa extranjera. De allí que el "bondadoso monopolio" de Google levanta suspicacias en más de uno.

Limitaciones para Cuba

Sin embargo, hay que destacar que Google Chrome no puede descargarse desde Cuba, “sujeto a los controles a la exportación de los Estados Unidos” que obliga a los usuarios a “no descargar ni utilizar el software sin todos los permisos requeridos en cualquiera de los destinos proscritos (incluidos Cuba, Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria), en nombre de cualquier entidad o persona, para cualquier uso proscrito o de ninguna otra forma que contradiga estas regulaciones a la exportación o programas de sanciones”.

Esta cláusula es controversial, y si bien Chrome es un programa de código abierto, sin embargo hay controversias en torno a si es Software Libre, pues hay quienes piensan que las aplicaciones que obedecen estas cláusulas impiden el ejercicio de las cuatro libertades sobre personas de varios países del mundo. Otros, en cambio, señalan que Google Chrome utiliza la licencia legal BSD, que es reconocida por la Free Software Foundation como una licencia de Software Libre.

Lo que sí es seguro es que, si Venezuela algún día llegara a entrar en esa controversial lista, Google Chrome tampoco podrá descargarse desde nuestro país. Existiendo un bloqueo sobre componentes militares que Estados Unidos ya mantiene contra Venezuela, no extrañaría que ocurra una radicalización en el futuro.

Descárguelo

Advertido de todo esto, le informamos que el navegador puede descargarse gratuitamente desde http://www.google.com/chrome/ . El sitio web para desarrolladores, de donde puede descargarse el código fuente, es http://code.google.com/chromium/

Conociendo a Chrome

Los sitios web Microsiervos y GenBeta hicieron un exhaustivo análisis de características, que resumimos a continuación


Al ejecutarlo, lo primero que llama la atención de este navegador es su elevada velocidad de carga y su interfaz austera, casi inexistente, centrada en las pestañas y en una barra de direcciones y herramientas. Implementa sus propios botones para cerrar, maximizar y minimizar la ventana. A cambio, las pestañas ocupan menos espacio en pantalla al integrarse con la barra superior.


De la barra de direcciones, conocida como Omnibox destaca que estas diferencian sus partes por colores, mostrando el dominio en color negro y el resto en color gris, mientras que si estamoos en una página segura, el https se muestra de color verde para indicarlo.
La Omnibox mezcla la barra de direcciones con la barra de búsquedas, de forma que cuando empezamos a escribir nos muestra las diversas opciones disponibles, desde usar el buscador predeterminado hasta sugerencias de resultados. Omnibox sirve para todo: teclear las direcciones de las páginas web, buscar palabras o revisar las webs visitadas.


La barra llamada “Omnibox” sirve para teclear las direcciones de las páginas web, buscar palabras o revisar las webs visitadas

Google no usa el navegador para imponer el uso de sus productos: en mi caso, ha importado las preferencias de Internet Explorer y ha usado el buscador por defecto, que era Live Search. En cualquier caso, esto puede cambiarse desde las opciones.

La pantalla por defecto al abrir una nueva pestaña se inspira fuertemente en el Speed-dial de Opera. En el caso de Google Chrome no es necesario personalizarla, ya que se va creando con los datos de navegación. Así, nos mostrará accesos directos a las páginas más visitadas, nuestros marcadores, pestañas cerradas recientemente,...


Los marcadores o favoritos, aunque son accesibles desde las nuevas pestañas, también disponen de su propia barra, que se puede activar y desactivar con Ctrl+ B, como en otros navegadores, así como gestionar desde allí, tanto moviéndolos, como borrándolos, editándolos, etc.

El historial que incorpora Google Chrome es uno de los más potentes que hemos probado, permitiendo realizar búsquedas no solo en los títulos o direcciones, sino en el propio contenido de la página, por lo que recuperar aquella página que no sabemos ni de que servidor era simplemente indicando algo de texto que recordemos será muy sencillo.


Robustez

Uno del los apectos más novedosos y aclamados de Chrome es su robustez. Cada «pestaña» del navegador, lugares donde se pueden abrir diversas páginas web, es lo que se conoce como «un proceso independiente». Si una de las ventanas falla, eso no afecta al resto, ni al navegador principal: basta anularla y seguir trabajando. Al mismo tiempo esto evita ciertos problemas de seguridad.

Para ver cada uno de estos procesos disponemos de un visor, en el cual podremos examinar la cantidad de CPU y de memoria usada por cada uno de ellos, algo muy útil para desarrolladores, pero también para usuarios avanzados que podrán comprobar cuales son las páginas que usan más recursos.



Como se ve en la imagen, incluso los plug-ins externos, como Flash, se muestran en este visor de procesos, desde donde podremos eliminarlos en caso necesario.

Javascript

En cuanto a la velocidad, incorpora el motor gráfico WebKit, considerado el más rápido, y también V8, una versión especial de JavaScript que es tremendamente veloz. En las pruebas la carga de páginas web convencionales es rápida, pero los servicios y aplicaciones web modernos, muchos de la propia Google (GMail, Google Reader, Google Maps y similares) se benefician enormemente.

No dispone de extensiones o add-ons, como los de Firefox, pero sus desarrolladores han afirmado que están implementando una API para hacerlo posible.

Gears es uno de los secretos de Chrome. Entre las funciones que incorpora el nuevo navegador está el software Gears, que sirve para trabajar de forma remota, sin conexión, con las aplicaciones de Google como Gmail, Google Reader y otras, algo que es cada vez más útil para quienes usan esos servicios.


Navegando en “modo incógnito” las páginas visitadas no constan en el historial de navegación.

Como empresa cuya principal fuente de ingresos es la publicidad hay quien cree que Google podría utilizar su nuevo navegador para recopilar más datos personales de los que los usuarios desearían ofrecer. La respuesta de Google ha sido la transparencia: su programa es de código abierto, de modo que cualquiera puede examinarlo y entender cómo funciona por dentro. Los programadores ya lo están examinando, y sin duda informarían sobre cualquier posible acercamiento al «lado oscuro» si la compañía cayera en esa tentación.

Lo mejor:

  • Es muy rápido y consume poca memoria. Las páginas web cargan más deprisa y se pueden abrir muchas pestañas a la vez, sin que se agote la memoria del ordenador.
  • Interfaz simple y minimalista. Tras arrancarlo aparece una ventana y ya se puede navegar. Todo lo superfluo se ha eliminado, de modo que hasta los principiantes lo encontrarán fácil de usar.
  • Robusto y seguro. Se pueden hacer varias cosas a la vez, y si una página web «se rompe» no afecta a otras ventanas o pestañas, que continuan funcionando de forma independiente.
Lo peor:

  • Posibles incompatibilidades debido a que es muy nuevo. Algunas páginas web antiguas pueden no verse correctamente con Chrome, hasta que sus propietarios las arreglen o rediseñen un poco.
  • Interfaz «extraña» poco convencional. Su aspecto minimalista puede inducir a la confusión, especialmente entre quienes están acostumbrados a lo tradicional y no quieran innovaciones.
  • Carencia de extensiones. En esta primera versión, Google Grome no se puede ampliar mediante módulos, es algo que históricamente ha permitido hacer más versátiles a todos los navegadores. Al menos los plug-ins básicos como Flash, QuickTime, Java y Acrobat sí funcionan.
Alabanzas hacia Chrome

Miguel de Icaza, desarrollador de software libre más conocido por los proyectos GNOME y MONO, está enamorado de cómo está programado: «El código de Chrome es bello, elegante, sucinto, muy en el espíritu de Kernighan y Ritchie». La web del proyecto, para programadores, se llama Chromium.

Bloqueado desde Cuba

El hecho de que Google Chrome sea de código abierto, significa que cualquier desarrollador puede modificar el software para mejorarlo o agregarle algunos elementos. Sin embargo, Google cumple al pie de la letra las sanciones que el gobierno estadounidense impone sobre Cuba. Leemos en el blog despuesdegoogle:

La historia del bloqueo informático a Cuba es casi tan antigua como el triunfo de la Revolución Cubana y se remonta a 1960, cuando dos computadoras IBM-1401, compradas por Cuba a IBM, quedaron retenidas para siempre en el puerto de Nueva York. El gobierno norteamericano no autorizó su embarque, por mucho que entonces IBM tuviese una filial en La Habana.

Cuba sólo pudo acceder a Internet en 1996, gracias a una aprobación especial del Departamento de Estado norteamericano que la había retrasado durante años. Y todavía hoy se hace vía satélite, a la espera del cable de fibra óptica que finalmente proveerá el Gobierno de Venezuela en 2009.

Las restricciones afectan igualmente al acceso al software. El mismo Windows y su Office están afectados por limitaciones derivadas del bloqueo que pesa todavía sobre Cuba. También las herramientas de Google.

Google Earth no puede descargarse desde Cuba, “sujeto a los controles a la exportación de los Estados Unidos” que obliga a los usuarios a “no descargar ni utilizar el software sin todos los permisos requeridos en cualquiera de los destinos proscritos (incluidos Cuba, Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria), en nombre de cualquier entidad o persona, para cualquier uso proscrito o de ninguna otra forma que contradiga estas regulaciones a la exportación o programas de sanciones”

En Cuba tampoco puede usarse el flamante navegador de Google. La página de descarga redirige a esta otra: http://dl.google.com/service/prod_unavailable.html

Y si se intenta la instalación desde un ejecutable conseguido en el exterior, el resultado es este:



Si se pincha sobre el enlace Necesito ayuda para solucionar el problema, la página resultante presenta este mensaje:
Se ha producido un error mientras intentabas instalar o actualizar tu aplicación. A pesar de no tener más información acerca de este error en este momento, a continuación te indicamos cómo conseguir más ayuda. Visita el Grupo de Ayuda de Google dedicado a tu aplicación, donde podrás recibir asistencia de otros usuarios o consultar las Guías de Google para obtener ayuda. Busca en la web para obtener más información acerca de este error. Agradecemos tu paciencia mientras trabajamos para mejorar nuestro proceso de instalación.
Y si se intenta acceder a Google Code Search, el mensaje es este:





Esta nota ha sido leída aproximadamente 6631 veces.



YVKE Mundial (Luigino Bracci Roa)

Estrecho colaborador y antiguo miembro del equipo editor de Aporrea. Bracci es un celoso defensor del Software Libre y de la libertad de expresión.

 lbracci@gmail.com      @lubrio

Visite el perfil de Luigino Bracci para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luigino Bracci

Luigino Bracci

Más artículos de este autor



US N ab = '0' /tecno/a63391.htmlCd0NV CAC = Y co = US