¿Quién podrá controlar a las bestias irredentas y voraces de las nuevas tecnologías?

  1. ¿Cómo vamos a hacer para interpretar y asimilar los valores de nuestra historia, con tanta interferencia tecnológica en las redes, en la educación importada y funesta que crean los gringos? Los videos juegos causan estragos en la idiotización de nuestros muchachos. Ya niños y niñas de siete u ocho años viven inmersos en la más gráfica y descarnada pornografía. Y ya lo decía Sade: no hay nada más excitante y cercano al crimen que el propio sexo.

  2. A los niños ya no les interesa la escuela sino lo cruento y violento que traen los celulares, y en ellos viven inmersos. El mundo se ha vuelto un amasijo de lo "viral", de lo vacuo, de lo ficticio montado por la inteligencia artificial. Se ven horrendos crímenes por esos aparatitos y la gente lo ve como algo tan normal, tan "natural". Nada pareciera que conmueve al mundo. ¿Se ha perdido para siempre el alma, el espíritu, la razón, la conciencia?

  3. Así como los inventos y los logros científicos han alterado la cultura y la evolución de otros pueblos y esta historia va íntimamente unida al devenir de la formación política, nuestros modelos o sistemas se ven fuertemente perturbados por influencias científicas y tecnológicas, que aún ni siquiera hemos sido capaces de moldear a nuestro medio. ¿Cómo controlar los desconocidos efectos de la tecnología sobre nosotros, cuando los mismos norteamericanos han confesado que ellos no pueden ni predecir ni dominar sus daños y la deformación que ocasionan sobre la evolución de su propio país? Por esta razón, Estados Unidos se está volviendo un país zombi, por eso la droga causa tan terribles estragos.

  4. ¿Cómo nos arreglamos con tamaño enredo de cosas que no provienen de nuestra invención, de nuestra evolución, cuando las máquinas son consideradas por ellos, los gringos, como bestias perturbadas a las que hay que imponerles orden una vez creadas? En este sentido nadie ha jodido más a Venezuela que los aquellos importadores que se han dedicado a traer una tecnología que para nada controlamos. Es así como colonizaron desde afuera a PDVSA, a nuestra telefonía y al sistema eléctrico nacional.

  5. ¿Podrán esas máquinas bestiales, con los proyectos colonizadores de los gringos definir entre nosotros un desarrollo que nos pueda sacar de abajo? ¿Cuando ellas no tienen patrón ni «juicio» ni orden en los países que las engendran? Oscuro se presenta nuestro horizonte, porque, si aún no estudiamos lo suficiente para conocer nuestras costumbres y nuestra historia, sin lo cual no podremos eliminar los fantasmas y los errores del pasado, ¿cómo haremos para sacudirnos esa historia paralela y contraria a nuestra evolución, que contramarcha deshaciendo lo poco auténtico que nos queda?

  6. En esa historia de la tecnología por demás importada que nos desquicia, que no comprendemos, que no somos capaces de evadir ni de evaluar, el único modo de rectificar es comprendiendo esta contramarcha histórica que crea un desnivel cultural que acabará sometiéndonos a poderes sin sujeción moral y de una larvada y autoaniquiladora hibridez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1481 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: