Desde Bailadores

CAP el bueno: Alcalde y poeta

“Una visión sin acción es sólo un sueño, una acción sin visión, carece de sentido. Pero una visión con acción puede cambiar al mundo.”

Joel Barker


Son los grandes hombres los que prevén el destino de los pueblos, son los precursores quienes empujan a los demás. El progreso social de los pueblos es obra activa de las minorías pensantes, nunca resulta del querer de las masas, sino del esfuerzo de quienes las orientan, muy a pesar del discurso incesante de la participación protagónica.

Esa es la realidad y no la podemos ocultar. Bailadores atravesó durante los años 2000 – 2008 una de las etapas más cruciales de su historia, liderada por un hombre sencillo, salido de sus propias entrañas, médico de profesión y visionario de corazón: Carlos Andrés Pérez Medina.

Es un luchador social, en la más amplia justificación de la palabra. Ha trabajado como pocos por su lar nativo, en proyectos para el beneficio del colectivo, sin importarle derrochar la herencia de sus padres y sin más ambición que el engrandecimiento del terruño que lo vio nacer.

La actuación eficaz de Carlos Andrés Pérez como Alcalde del Municipio Rivas Dávila, donde predominó “una visión con acción”, lo ha convertido en fiel guardián de su futuro. Con Carlos Andrés Pérez Medina se inició la transición del Bailadores actual al Bailadores que todos queremos. Ya era necesario y obligatorio plantear las prospecciones sobre el futuro de la ciudad; ir construyendo el Bailadores del mañana como si ya existiera y adelantar las orientaciones que se le deben imprimir para que esos problemas que sabemos se presentaran, sean más fácilmente abordables porque el mañana puede ser predecible.

Durante estos dos periodos de gestión municipal 2000/ 2004 y 2004/ 2008 se emprendieron las acciones prioritarias dirigidas a ordenar el crecimiento de la ciudad y a la superación de los déficits actuales y demandas futuras de la población. Tenemos que decirlo: lamentablemente durante los gobiernos municipales anteriores la planificación fue letra muerta. Hoy podemos decir con orgullo que el Municipio cuenta con un Plan de Ordenamiento del Territorio -primero en su tipo en Venezuela- y se convirtió en piloto de importantes proyectos de saneamientos ambiental con la construcción de las únicas tres plantas de tratamiento de aguas servidas en el valle del Mocotíes y la rehabilitación del sistema de aducciones de aguas servidas y lluviales, obras que no se ven (están enterradas) y para muchos, no dan votos, pero si garantizan la permanencia de las ciudades.

Lo anterior va unido a una obra que si se ve y se siente, el Núcleo de Desarrollo Endógeno con sus tres componentes: la Granja del Campesino Andino, el Parque Temático Infantil y el Mirador Turístico de la Campaña Admirable, destinadas a potenciar el turismo de la zona y mejorar la calidad de vida de la población en el contexto de un desarrollo humano, social y cultural.

La riqueza geográfica de Bailadores nos ubica como un Municipio único en el Estado en cuanto a sus potencialidades, que son una bendición, desde el punto de vista de posibilidades del poder económico y de desarrollo sustentable.

Queda por delante la difícil tarea de impulsar la corresponsabilidad de hacer un nuevo municipio modelo, con hombres nuevos, con nuevas decisiones, sin bajar la cabeza, con la mirada desafiante y mirando el presente con la autocrítica permanente.

En ello nos comprometió Carlos Andrés, sin consentirnos perder tiempo en asuntos insulsos, corrigiendo todo lo que se ha hecho mal; sin repetir errores y no dejando que otros los cometan.

Sirvan están palabras para presentar una faceta desconocida por muchos en Carlos Andrés Pérez, su parte humanística, por algo es el único Alcalde del estado Mérida que le asignó desde el año 2003 el cinco por ciento (5%) del Presupuesto de Ingresos Municipal al sector cultural, incrementándolo a partir del 2009 al seis por ciento (6%), quizás sea este el porcentaje más alto otorgado a la cultura en Venezuela en un Municipio.

Esto ha convertido a Bailadores en uno de los pocos pueblos del interior del país con un desarrollo artesanal –tallas de madera- muy propio y actualmente con un creciente y sustentable progreso multidisciplinario de su quehacer cultural que en pocos años colocarán al Municipio a la vanguardia en el área cultural del valle del Mocotíes y de Mérida. En Bailadores el pasado es hoy y el futuro lo estamos construyendo desde ayer.

A pocos días de entregar su mandato ha colocado en mis manos un manojo de poemas –conocía algunos desde enero- dedicados a sus padres, familiares y amigos, a los presentes y a los que se fueron. Carlos ha querido que, como lector, le diera mi opinión, lectura que compartí con el cronista y amigo Ramón Sosa Pérez, con quien tomé la decisión de invitar a Carlos Andrés para que con el titulo de Imaginaciones, sus poemas se editaran a través del Fondo Editorial del Programa Cátedra Bolivariana Don Antonio María Belandria Rosales.

El problema era convencerlo para que autorizara su publicación. Una conspiración de amigos lo hizo posible, y ese es el libro que ahora usted tiene entre sus manos y como dice Florencio Antonio Porras en el prólogo: ““Imaginaciones” es un magnífico cuadro del alma y del corazón de este poeta, de este médico, de este revolucionario, de este amigo, de Carlos Andrés Pérez “el bueno”.”

Son los versos sencillos y humanos de un poeta de la revolución. Carlos Andrés sintetiza al hombre necesario en los tiempos de cambio, que le sirvan a la revolución y no se sirvan de ella, su mayor grandeza es su amistad y su honestidad a toda prueba. Termina su ejercicio como Alcalde para continuar como médico mirando a la cara a la gente, no tiene nada de qué avergonzarse, la historia de Bailadores le tiene reservado un puesto señero. El lo sabe en su honestidad porque ha actuado con conciencia.

El último poema de su libro lleva por titulo Bailadores. En él está plasmado su amor, su entrega por el terruño y su invitación a seguir luchando:

“Bailadores, mi pueblo, tu pueblo
pueblo sabio, el pueblo de todos
baúl de los recuerdos, tradiciones y cultura
tiene todo lo que Dios nos heredó
sólo falta el compromiso de amor de quienes son sus hijos”.

Sin más preámbulos, abramos estas páginas, cargadas de hacer fecundo y de compromiso sempiterno con el futuro. Enhorabuena amigo Carlos, enhorabuena, Poeta.

(*) DIRECTOR DEL IMUCU

nesabad@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4232 veces.



Néstor Abad Sánchez (*)


Visite el perfil de Néstor Abad Sanchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición