¿Con qué moral? filósofo del Zulia y otras cosas más

Existe en el ejercicio de la política una condición sine quo nom para señalar y hacer cuestionamientos sobre determinados temas, no obstante, se observa con horror como, gracias al despliegue mediático de los medios informativos de la derecha, quienes no poseen moral alguna se observan dando "clases magistrales" sobre moralidad. El bien ganado adjetivo de "filósofo", adquirido en la campaña electoral por la presidencia de la república el 2006, más allá de la jocosidad, se convierte en una forma del pueblo catalogar lo estrafalario de algunos escenarios presentes en el ejercicio político de la oposición venezolana. Una de las características fundamentales del ejercicio de la política es mantener la originalidad, la fuerza de las ideas y la más profunda convicción de lo que se cree y las ideas que se defienden, esto es imposible lograrlo cuando todo eso es secuestrado por la política imperial. Los EEUU han mantenido permanentemente una muy determinada influencia en los movimientos de la derecha en América latina y el mundo, también han infiltrado organizaciones de izquierda, para ello, la superestructura del estado burgués imperialista no escatima esfuerzos, si algo hay que reconocer dentro de este sistema imperialista es la inmensa maquinaria ideológica desarrollada para dominar pueblos enteros a través de la enajenación y alienación. Los medios de comunicación, o mejor dicho, los medios de difusión de ideas, se encargan de "vender" en la masa la imagen de "héroes" y convertirlos, a través de la publicidad en íconos de la "moralidad". Es la doble moral intrínseca dentro del sistema capitalista, "la mentora repetida mil veces se convierte en verdad", ese es su lema, su lanza contra la verdad revolucionaria.

El "filósofo del Zulia" es un producto mediático, ¿Cual es el objeto del manejo del lenguaje? Obviamente acercarse al pueblo, parecerse a el; la derecha no tiene ni tendrá un líder en Venezuela que tenga el carisma, la pegada y manejo del verbo que acerca al común de los mortales tal como si lo tenemos nosotros en Chávez. Por tal razón podemos suponer que lo de Rosales se trata de "un globo de ensayo" con la finalidad de centrar la atención en un político mas bien gris, con poco carisma, poca profundidad en sus planteamientos, ambicioso y dispuesto a convertirse en la punta de lanza de la derecha fascista, aderezada con los residuos que quedan de AD y COPEI, este último ahora capitaneado por el mismísimo representante de Franco en la posteridad José María Aznar, la derecha del mundo mira hacia Venezuela en estos momentos y todos sabemos las verdaderas razones, un imperio en decadencia, un sistema cada vez más herido en el corazón y unos pueblos despertando del letargo de siglos impuesto fundamentalmente por la supremacía ideológica del sistema capitalista.

Volviendo al tema de la "moralidad", si observamos la realidad, Manuel Rosales es el menos indicado para hablar de este tema, como gobernador del Zulia no ha sido precisamente un paladín de la moralidad, es vox pópuli esta situación, los zulianos siempre lo han tenido presente, pero por esas cosas de la vida, las divisiones y las miserias humanas de lo cual estamos lamentablemente impregnados aún, el Zulia está en manos de este señor. "Quiero decir que hay un desmoronamiento de las estructuras en Venezuela, que este país se está cayendo a pedazos, que aquí los malos ejemplos y conductas de gobernantes están llevando al traste a este país. Es terrible la destrucción de los valores y las buenas costumbres y la conducta sana y orientación pulcra", estas son palabras del actual gobernador del Zulia, cabe entonces hacernos algunas reflexiones como: ¿Tiene moral alguien que abiertamente apoyó un golpe de estado para hablar de esta manera? ¿Tiene moral alguien que no le cancela los pasivos laborales a sus propios trabajadores, aún habiendo sido otorgados por el gobierno nacional los recursos para tal fin? Pero lo más sorprendente del Dr. Rosales es lo siguiente: "Dijo que además existe una tendencia a proteger a grupos que delinquen "con aquello de es una manera de distribuir la riqueza. Esa es la verdad del deterioro terrible que vive este país". Esto solamente lo ha dicho él, o este señor quiere decir que el hecho de transferirle recursos al pueblo es corrupción. Típico discurso de la derecha, "al pueblo no se le debe dar poder porque es corrupto", este es el discurso de la derecha; un discurso fascista, excluyente, elitesco y lleno de discriminación. Seguramente Rosales no piensa lo mismo de sus testaferros, sus banqueros y sus contratistas que religiosamente le "compran su finca" y le suministran sus recursos.

Otro de los argumentos de este señor es que según él "ahora la guerrilla entrena al hampa común", que descaro, desde ya están tratando de escurrir el bulto y desmeritar, banalizar y hacer caliche las denuncias del gobierno sobre el proceso de infiltración de los grupos paramilitares disfrazados de hampa común, aunque técnicamente podemos catalogarlo así, el paramilitarismo y el hampa común van de la mano y pareciera ser esa la estrategia de los "sesudos" del pentágono. Es una mentira del tamaño del lago de Maracaibo la afirmación esta del señor "filósofo" sobre lo de "quitarle a los que más tienen para dárselo a quien menos posee", es una vulgar mentira y manipulación del señor Rosales. No podía quedar fuera de estas declaraciones del "filósofo" el alcalde Di Martino, que pareciera tenerlos muy preocupados, debe ser porque está adelante en las encuestas y todo pareciera indicar que será el próximo gobernador del Zulia, por supuesto no podía faltar los ataques a Di Martino y sus supuestas vinculaciones con grupos de la guerrilla colombiana. El filósofo, sin sonrojo, ya conocedor del arte de la manipulación y la mentira, lanza a los cuatro vientos su "batalla" por la moral, ¿Cual moral señor Rosales? ¿Usted pasará la prueba?

No podemos desconocer que todo el despliegue mediático de los medios privados se centran precisamente en áreas neurálgicas y en ese sentido nosotros tenemos la responsabilidad revolucionaria de actuar en consecuencia. El caso de Golobovisión por ejemplo y de RCTV es una muestra de nuestras deficiencias y debilidades. ¿No somos capaces de organizar al interior de esas estructuras o empresas burguesas a los trabajadores, sindicalizarlos, organizarlos para que defiendan además de sus intereses los intereses de la patria? Es allí donde requerimos dar el salto cualitativo necesario para poder avanzar hacia la revolución. ¿Es que acaso los trabajadores de Golobovisión no tienen problemas reivindicativos? ¿Piensan todos como piensa Alberto Ravel? ¿Son todos de derecha? Podemos afirmar que los periodistas son más proclives a verse inoculados por las ideologías de sus dueños, pero ¿Los obreros? No debería estar ocurriendo esto y es allí donde se hace necesario una fuerte organización sindical capaz de generar la confianza en el sector laboral que trabajan en esas empresas de televisión. ¿Como está la contratación colectiva de los trabajadores de RCTV, Globovisión y otros medios virulentos en contra de la revolución? Todas estas interrogantes son necesarias, lo inexplicable es que a 9 años de revolución no hayamos sido capaces de organizar al movimiento obrero, clave para hacer y consolidar una revolución. No es muy difícil imaginar las razones por las cuales no se organizan los obreros de estas empresas ¿Será por temor a no tener el respaldo necesario a la hora de un conflicto con los patronos? Todo esto estamos obligados a reflexionarlo, mientras tanto el discurso del filósofo se hace creíble para muchos y debemos reconocer que los medios han contribuido bastante en generar la confusión para que mucha gente del pueblo aún no tenga claro cuestiones elementales que están sucediendo.

latojeda@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2172 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor