Crónicas cotidianas

Brisas del café

Treinta años después, Brisas del Café sigue siendo una de las referencias más importantes en torno a organización y batalla colectiva. Resolvieron unos problemas y aún tiene otros, como el tema de la telefonía que no ha habido forma de que CANTV, les ponga líneas telefónicas. Pero ir allí, es como el encuentro con el agua fresca. Una comunidad que pretende construirse y construir a sus habitantes, cosechar la tierra y a los chicos, los jóvenes, para que crezcan con una conciencia distinta de lo que es el mundo real.

Ha corrido mucha agua bajo el puente, desde que un grupo de estudiantes de la Facultad de Educación (hoy aldea Héroes de Canaima), se habían estado reuniendo en un debate permanente sobre un proyecto de vida, en busca de la utopía que había leído en tantos libros. "Por eso un 2 de noviembre 1993, en la mañana, entendimos que dar el siguiente paso era una necesidad, porque el gobierno hambreador y entreguista de Carlos Andrés Pérez no nos lo daría, así que fuimos a la acción, y tomamos los terrenos abandonados frente a la avenida universidad, al lado del puente de Bárbula y frente a la entrada de la universidad de Carabobo. Fue un paso complicado, con muchas dificultades y limitaciones, pero con la esperanza como el norte que te guía, comenzamos el Proyecto de Autoconstrucción de Viviendas Siglo XXI. Allí estábamos hasta donde la memoria me alcanza: Víctor Villalba, María de Villalba, Reinaldo Castellano, Jackelin de Castellano, Carlos Vankesteren, Luis Hernández, Eduardo Cabrera, Zenaida (+), Estrella Ravel, Águeda Prado, mi hermana Tania Ramos se incorpora después y yo. Mientras unos se incorporaban, otros se marchaban. En todo caso, juntos dimos inicio a la comunidad Brisas del Café".

El profesor Mario Ramos, Batallador de toda la vida, consecuente con la lucha revolucionaria, es una de las voces principales. Asegura que esa toma, "fue la respuesta de este grupo de estudiantes universitarios, a la falta de políticas habitacionales por parte del gobierno de turno (Carlos Andrés Pérez), quien estaba sumergido no sólo en escandalosos actos de corrupción, sino que venía entregando el país, a las trasnacionales a través de la privatización. Debemos recordar que las políticas económicas eran direccionadas desde el extranjero, por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que buscaba incluso privatizar la educación, la salud y todo servicio que representara un gran negocio para las élites económicas y políticas del país. Enfrentamos las agresiones que se vivían a diario. Veníamos del Sacudón de 1989 conocido como El Caracazo, producto del paquetazo económico, que hizo estallar protestas por toda Venezuela y generó una masacre por parte de las fuerzas represivas del Estado. Era común el asesinato de estudiantes universitarios y de educación media, que luchaban por el medio pasaje estudiantil y contra la privatización de la educación, aunada a esta situación nacional, teníamos que luchar por los sin techos, los sin tierra, que no tenían dónde resolver los problemas de habitación, por lo que tuvimos que enfrentar en varias oportunidades al Gobierno. Tres veces nos tumbaron las casas construidas con tanto sacrificio, y las volvíamos a construir".

Ramos cuenta que, asesorados por abogados y en una batalla legal permanente, ganan un interdicto ante los tribunales del país, que finalmente apaciguaron la presión. No obstante, la batalla por obtener los servicios públicos, porque un tractor asfaltara una calle, porque abrieran un hueco para poner tuberías de aguas negras, o una tubería de agua blanca, continuó siendo una batalla de todos los días, años tras año. "La paz y el reconocimiento a nuestra comunidad, llegó con el triunfo del comandante Chávez. Fue a través de este nuevo panorama que logramos consolidar nuestras casas, los servicios de agua, luz y cloacas que fueron realizados de forma autogestionaria con el trabajo en equipo de sus propios habitantes, y que luego contó con el apoyo y la ayuda del gobierno de Chávez, con la construcción de las calles y aceras en nuestra comunidad, logros que solo fueron posible gracias a la unidad y al trabajo en equipo de nuestros vecinos y la coordinación con el gobierno nacional y regional".

.- Es decir, que 30 años después triunfaron

.- Hoy nuestra Comunidad lleva el nombre de Brisas del Café y es toda una referencia en el municipio por su organización, su lucha, su gente que día a día continúa en la batalla por hacer de la comunidad un mundo mejor para nuestros hijos y los hijos de sus hijos. Nacimos con la consigna "Brisas del Café, una comunidad que lucha, por su historia, su vida y su tierra".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 698 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Cultura y tradiciones