Ecoparques Zulianos: un espacio para la vida, la recreación y la educación ambiental

El Estado Zulia está localizado al extremo noroccidental de la República Bolivariana de Venezuela, su territorio está conformado por ecosistemas que albergan un patrimonio natural maravilloso y frágil; ésta es tierra de lago, ríos, caños, ciénagas, manglares, dunas, montañas, bosques, sabanas, donde crece el cocotero, el mangle, los cactus, el cují, florece la cayena, es el lugar donde habita el pelícano, el flamenco, la perdiz, la iguana, el manatí, el cangrejo, el oso melero y el oso frontino junto a los pobladores de las comunidades indígenas, pesqueras y agricultoras y las ciudades que le envuelven fascinadas con las bellezas de la naturaleza.

La biodiversidad es el producto de los procesos evolutivos de los seres vivos y recoge la expresión de la relación ser humano-naturaleza, su protección y aprovechamiento responsable es un indiscutible indicador del vivir bien de los pueblos.

En las tradicionales Áreas Estratégicas para la Conservación Ambiental, se encuentra la biodiversidad sometida a un régimen particular de manejo conforme a leyes especiales; como una innovación se han declarado otros espacios de especial interés para la soberanía, el vivir bien y para la conservación de la diversidad biológica, allí surgen los Ecoparques y es el Estado Zulia pionero en Venezuela en la creación de estos lugares para la formación  de una cultura ambientalmente responsable, además de ofrecer a la familia zuliana y a los visitantes lugares para distraerse reconociendo y valorando los ecosistemas, la flora y la fauna que en ellos habita.

Los Ecoparques son territorios de interés ecológico, turístico, social y cultural; se diseñan a partir de elementos autóctonos que favorecen la educación e investigación ambiental, la recreación y esparcimiento mediante la interacción armónica de los pobladores y visitantes con el ambiente. Se establecen a partir de la identificación de elementos que constituyen un atractivo natural, histórico, arqueológico, cultural, productivo e incluso arquitectónico que es propio de esa zona o constituye un valor para la vida de las comunidades que le circundan.

Los Ecoparques son espacios del territorio idóneos para diagnosticar, inventariar, restaurar, proteger y disfrutar los ecosistemas, la diversidad biológica y la sociodiversidad, sin necesidad de exhibir especies en cautiverio como piezas en un museo. Es en estos espacios para la vida y la paz cobra su pleno sentido el fundamento del ecoturismo y evoca el necesario cuidado de la casa común.

Son los Ecoparques unos espacios naturales con equipamiento para el reconocimiento y protección de los ecosistemas, para el esparcimiento y las actividades deportivas; por lo general están vinculados a áreas urbanas, sirviendo de aulas abiertas para la educación ambiental de las familias.

En los Ecoparques del Estado Zulia se puede desarrollar diversos recursos para la educación, interpretación e investigación ambiental o simplemente para la recreación a través de la observación, contemplación, el arte, la pintura o fotografía. A menudo están equipados con senderos o módulos que se construyen con material de rehúso, se organizan por estaciones temáticas que sirven para la meditación, sensibilización, concienciación y educación ambiental e incluso para la observación y el descanso durante el recorrido.

El recorrido por los Ecoparques Zulianos debe estar cuidadosamente planificado y debidamente señalado a fin de contribuir con el propósito para el que se ha creado y evitar causar daños al ecosistema y las especies que en él se encuentran. La visita puede contar con la guía didáctica o en su defecto el parque debe permitir a los visitantes disfrutar una autoguía por sus instalaciones.

Una de las mayores dificultades que enfrentan estos espacios ecoturísticos es la sobrecarga, un inapropiado recorrido con cantidades inadecuadas de visitantes puede terminar afectando el equilibrio ambiental y en corto tiempo se corre el riesgo de disminuir la presencia de algunas especies en el área.

En los Ecoparques se puede realizar itinerarios didácticos, caminatas ecológicas, avistamiento de aves, mamíferos, insectos, vegetación, formaciones geológicas o cuerpos de agua, es el espacio idóneo para disfrutar el bienestar de la conexión con la naturaleza, es el territorio para el goce, la felicidad, la paz y la plena armonía que la naturaleza nos ofrece, es el sitio para reconocer la cultura de los pueblos que habitan el territorio.

Para el logro de sus fines educativos y recreativos, en el Ecoparque, la selección del recurso educativo ambiental debe estar en armonía con la particularidad del área y debe diseñarse creativamente tomando en cuenta elementos que solo es posible encontrarlos en esa zona para que el atractivo sea preponderante. La infraestructura debe mantenerse lo más próximo al estado natural del ecosistema, en caso de incluir algunos equipamientos nunca deberán afectar al ambiente.

Los Ecoparques además constituyen una oportunidad para que las comunidades y las regiones puedan hacer de esta actividad un modelo de desarrollo económico sustentable. Los habitantes, las comunidades organizadas, movimientos ambientalistas e instituciones educativas y turísticas deben acompañar la sostenibilidad del Ecoparque y hacer oportunamente las recomendaciones para su protección y gestión integral. El Zulia cuenta hoy con 22 Ecoparques, a través de los cuales se impulsa la recreación, el esparcimiento y el fomento del ambientalismo, en consonancia con el Quinto Objetivo Histórico del Plan de la Patria. Es una oportunidad para superar los equívocos modelos de exhibicionismo de especies, es un espacio para la reflexión y acción ambiental, es el sitio ideal para la identificación de formas de vida propias y la explicación de su hábitat, por tanto con estos Ecoparques se convierte la región zuliana en una gran aula abierta para conocer y enseñar nuestra biodiversidad. Biodiversidad, territorios casi inexplorados, petroglifos, ojos de agua, acantilados, cuevas, colinas y bosques son algunas de las bellezas naturales que desde los Ecoparques del Zulia se ofrece a propios y visitantes para su apreciación y conocimiento.

Ante este valioso, loable y replicable esfuerzo de la gestión comunal, gubernamental e institucional con alto compromiso con el ambiente, es necesario para proteger la biodiversidad asociar a cada Ecoparque un programa de educación ambiental con sus singularidades, es pertinente formular reglamentos de uso y la realización anual de estudios de impacto ambiental y sociocultural a fin de prevenir, controlar y atender cualquier situación que afecte el equilibrio del ecosistema o ponga en riesgo la vida de las especies que en el territorio del Ecoparque habitan.

 

*Profesor Agregado y Coordinador Nacional del PFG Gestión Ambiental de la UBV

Doctor en Innovaciones Educativas y Doctorado en Educación Ambiental

 

euryvillalobos@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1277 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a232615.htmlCd0NV CAC = Y co = US