¿Venezuela una bomba de tiempo? El experimento de Guayana

En primer lugar, agradecido por los últimos correos donde se me han hecho observaciones, y se han agregado nuevas denuncias de nuevos casos. Por pedimento de las personas que me han escrito, protegeré su identidad y no las revelaré, así como aprovechar la oportunidad para indagar un poco más en las denuncias que me han formulado vía correo, y cuando se tengan algunos elementos consolidados, emitiremos alguna opinión, la cual publicaríamos por estas vías.

Pero de lo que sí quiero referirme hoy, es de un conjunto de observaciones, de opiniones que tengo ante la situación actual. Donde hay muchos peligros. No todos los peligros están del lado de la derecha y de la denominada "Mesa de la Unidad Democrática". También debemos reconocer que hemos cometido errores y fallas en la atención de los problemas de nuestra gente, y eso se ha traducido en descontento de mucha de nuestra gente.

Algunos me han señalado que estamos al borde de la anomia social. Pues bien, responsablemente debo señalar que no estamos ni cerca de ese concepto, puesto que la anomia es ausencia de reglas y nosotros las tenemos claramente definidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en muchas de las leyes que se han promulgado al calor de la Revolución Bolivariana. Lo más cercano a la situación que actualmente estamos viviendo es incertidumbre, falta de diagnósticos y desconocimiento de ciertas y determinadas realidades.

Y como en estos instantes, y producto de todo esto, pero fundamentalmente de la incertidumbre social en el que nos estamos sumergiendo, es que nuestro pueblo exige y necesita respuestas urgentes que recuperen la confianza en las instituciones, que ha venido decayendo alarmantemente, desde mi punto de vista.

Diría el Ché Guevara, el burocratismo paraliza el Estado. Y todos demandamos y necesitamos respuestas urgentes. Nuestro pueblo quiere respuestas y soluciones, no cambio de modelo.

Y si a eso le agregamos la situación de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la cual implosiona y complica el escenario político y social. Y esto porque hace que los sectores más atrasados y fascistas de la derecha venezolana se pongan a la vanguardia y se animen a buscar los atajos de la violencia, y con un pueblo viviendo en incertidumbre, crece el peligro.

Y esto es así, porque lo sucedido en Guayana, específicamente en San Félix, no es más que un ensayo. En eso, aunque parezca mentira, coincido con el Gobernador del Estado Bolívar, General Francisco Rángel Gómez. Lo sucedido allí no fue más que un globo de ensayo de lo que tiene la derecha preparado para nuestro país. Lo que si no señalo el Gobernador, o por lo menos no desmintió, fueron las afirmaciones de Schemel, de que el estado que encabeza los índices de "escasez" en el territorio nacional, es el estado Bolívar.

Sería bueno ubicar en su contexto lo que está sucediendo allá, en Guayana, y prometo en próximos artículos ahondar en mayores detalles. Sin embargo, es bueno en este artículo formular las siguientes consideraciones.

Primero, muy importante la revelación hecha por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, respecto a los hechos acaecidos en San Félix, Estado Bolívar, donde fue detectada la presencia de dos agentes de EEUU que participaron en un ataque violento en un supermercado en dicha ciudad. Ya uno de los implicados, quien tiene nacionalidad colombiana, se fue para Medellín y es dirigente de Primero Justicia (Se refiere al dirigente ultraderechista Wilson Castro). Y es bueno señalar que, el plan violento para originar nuevas situaciones de zozobra en dicha entidad federal, no ha cesado. Esto, ya que el diario regional Nueva Prensa de Guayana, reportó hace dos días lo siguiente: "Trifulca en galpones de Mercal por desvíos de alimentos". Los detalles de esta información pueden observarse en el siguiente link: http://www.nuevaprensa.com.ve/Trifulca%20en%20galpones%20de%20Mercal%20por%20desv%C3%ADos%20de%20alimentos

No olvidemos que a finales de septiembre de 2013, tres funcionarios de la embajada estadounidense sostuvieron reuniones en el estado Bolívar (Kelly Keiderling, Dave Moo y Elizaebth Hoffman). Primero en Ciudad Bolívar, donde fueron recibidos por el entonces alcalde del Municipio Heres (Ciudad Bolívar), el opositor Víctor Fuenmayor, y luego dos reuniones en el Municipio Caroní. Una, en la sede de Súmate, en la parroquia Dalla Costa, casualmente en San Félix, y luego en el Colegio de Ingenieros en Puerto Ordaz, donde estuvieron los siguientes actores: María Machado, Andrés Velásquez, Luis Barragán, Pablo García, Yelitza Aray, Américo De Grazia, Raúl Yusef y varios dirigentes opositores de la región, donde evaluaron un informe sobre "las causas de la crisis eléctrica" y las estrategias para hacer frente a los comicios municipales del 8 de diciembre en aquél entonces. Así como en el año 2013, queda más que evidenciado el interés del Gobierno de Estados Unidos por fomentar acciones desestabilizadoras en el país. Desde hace bastante tiempo vienen trabajando en el estado Bolívar, región con innumerables problemáticas económicas, políticas, laborales, mineras y energéticas, y los errores y la falta de respuesta por parte de nuestras instituciones, están siendo aprovechadas para la desestabilización. No olvido lo que un amigo de allá, y que por razones de seguridad preservo su identidad, hablándome de la tensión que hay en el estado Bolívar, me dijo: "No te extrañes si te enteras de microbuses quemados, porque los transportistas hacen lo que les dala gana". Esto a propósito del mal servicio de transporte que se está prestando en este instante en Ciudad Guayana, donde no hay prácticamente unidades, las pocas que están operativas están casi destartaladas, y hay algunos conductores que han cobrado entre 50 y hasta 80 bs el pasaje, lo cual es un robo. Y mi pregunta: ¿El alcalde del Municipio Caroní, José Ramón López está enterado de esto? ¿Por qué no pone orden? Me preguntó.

No olvidemos también que en el año 2013, el Presidente Maduro habló del "Bengasi" suramericano. ¿Será el Estado Bolívar? No olvidemos que el estado Bolívar está muy cercano al territorio Esequibo, y que en dicho territorio se encuentran militares estadounidenses prestos para saquear los recursos estratégicos que hay en esa tierra venezolana. Y como le leí a nuestro ex embajador de Venezuela en Guyana, Darío Morandy: Si seguimos centrados en el debate histórico sobre el tema de la Guayana Esequiba, no solo que la perderemos, sino que hasta el Delta del Orinoco caerá en manos yanquis, y el proceso de Petrocaribe y la integración caribeña impulsada por Chávez será dinamitada.

De todas maneras, haremos en posteriores artículos un mayor análisis sobre la complejidad de la situación que vive el estado Bolívar, ubicándola también dentro de los planes desestabilizadores y el rol que está jugando el agente de la Exxon Mobil, David Arthur Granger, en dichos planes desestabilizadores. Entendiendo también que estas agresiones no provienen del hermano pueblo de Guyana, sino de intereses imperiales que están decididos a destruir el legado de Simón Bolívar y Hugo Chávez, y un Estado- nación que se llama Venezuela.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2500 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a212271.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO