Se fue al diablo la Alcaldía de Guarenas

He visto pasar dos alcaldes por Guarenas, es decir del Municipio Ambrosio Plaza. Uno de ellos llamado William Páez. Después de 8 largos años de desaciertos y signos de “supuesta corrupción” e ineficacia desbordante, a la hora de las elecciones tuve que tomar un trago amargo y decidirme a cargar con ese bacalao y apoyar con todas las esperanzas puestas por un cambio, a un señor llamado Freddy Rodríguez.


 Me había prometido que ante el embate de la oposición golpista con Julio Borges al frente, decidí que no había opción, quise sinceramente que alguien del PCV se hubiese lanzado pero esa opción no se concretó. ¡Qué problema con estas alianzas políticas mal interpretadas!


En fin, sin voltear para atrás di mi voto por Freddy Rodríguez. Lo primero que pensé fue en una intervención directa por parte del alcalde electo Freddy Rodríguez de la Alcaldía y una revisión de cuentas a través de una auditoria seria. Esto no se concretó.


Es decir, lo que los ciudadanos vemos de cerca, la ineficiencia y descaro a la hora de manejar fondos públicos, ya que somos los que pasamos sobre los huecos y vemos placitas a medio terminar y pozos de agua cada vez que llueve, y ni un policía vigilando. Nuestro nuevo alcalde ni se inmuto. Borrón y cuenta nueva.   


Bien, este borrón y cuenta nueva nos está llevando nuevamente a una desidia insólita. El señor alcalde ha continuado la oprobiosa obra de su predecesor. Eso quiere decir ¡hacer nada!


Las aceras no sirven para caminar, sólo para hacernos salir a exponernos a la calle, llenas de huecos, mal olor de las quebradas, el monte crece sin límite y nadie limpia ni se preocupa por mantener. La basura tirada en medio de las islas esperando a ser recogida, colchones lanzados en la mitad de la vía, con la consecuente imagen depresiva de suciedad y descuido. El transporte público se para donde le da la gana...


Alcalde usted parece que ni siquiera oyó al Presidente cuando habló de las alcaldías y su contacto permanente con las necesidades de su pueblo. Claro en este caso, qué contacto va a haber si con sólo recorrer un municipio que sólo tiene 180 Km² usted mismo se daría cuenta del desastre en que está.


Se riegan rumores sobre su gestión y su modo de vida algo a lo que siempre me he opuesto ya que se trabaja sobre bases sólidas, y esas bases sólidas están a la vista. Huecos a granel que se empeñan en empezar a reparar justo en temporada de lluvias, ¡extraño!, ¿no?


Basura por doquier, repito, aceras intransitables y cuesta ver la presencia policial. Si no le alcanzaba el presupuesto cosa que dudo, pudo haber planteado esta situación de crisis que vivimos al gobierno nacional.


Yo llegué hasta pensar en un referéndum, para pedir un cambio a mitad de mandato, y así con alguien no sólo progresista sino eficiente, pudiéramos dar una lección en contra de la indolencia e irresponsabilidad.


Pero mire qué paradoja, usted mismo tiene a la mayoría en su contra, algo que nos ubica en desventaja ante una oposición que sólo espera un descuido para actuar y traernos su fascismo a esta ciudad revolucionaria por excelencia.


¿Habrá tiempo para una rectificación? Lo veo difícil, sin embargo a veces los milagros ocurren.


luisortega69@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5323 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social