La Comuna, nueva configuración política social

Los pueblos organizados tienen el derecho pleno de explorar y hacer posible la construcción de nuevas estructuras organizativas de lo político y social que echen las bases para la redistribución territorial y plantearse la posibilidad cierta de una nueva forma de poder lo cual conlleva a plantearse una nueva realidad que nace de la alternativa de la configuración de lo publico, una nueva organización que remueva y sacuda los estamentos del viejo estado heredado de la colonización española, el cual debe estar necesariamente consustanciado con la realización practica y vivencial y no solo taxativa como dice la constitución, de hacer realidad ese Estado de derecho y justicia social, indudablemente que en vías de la construcción del socialismo del siglo XXI.

Dentro de esa visión enmarcada dentro de la nueva geometría del poder, se plantea la creación de La COMUNA y el autogobierno de las ciudades, el cual tiene como meta ulterior superar el arcaico, viciado y agotado modelo de administración colonial de la ciudad y los pueblos, heredado del malsano proceso que fue la colonización española.

En ese sentido, la comuna como el esquema alternativo de organización social tiene la finalidad, fundamentada en el principio de la democracia protagónica y participativa, en la desconcentración directa del poder hacia la gente, hacia los ciudadanos, dotándoles de autonomía como entes políticos territoriales, sin el obstáculo que pueda representar la regulación del poder nacional y regional, transfiriéndose las competencias a los consejos comunales, de allí que es imprescindible que el poder popular como responsable del desarrollo de la comuna tenga claridad en las herramientas argumentativas y de comprensión para la defensa de la organización social propuesta en la redistribución territorial.

De tal forma, que la comuna viene a significar el planteamiento inédito de la Revolución Bolivariana donde por primera vez en el mundo, la operatividad funcional del gobierno no es una exclusividad de las instituciones del estado, sino que se extiende a los ciudadanos, en la gente organizada en comunidades, siendo desde el punto de vista legal concebida en la CNRBV, la verdadera concreción del Estado de derecho y de justicia que supera en demasía la caduca y conservadora institucionalidad impuesta por regímenes coloniales; La comuna como portadora de la nueva institucionalidad esta adaptada a las nuevas realidades socio políticas y preparadas para enfrentar los retos que tanto en el campo social y económico tenemos hoy como producto del modelo de crecimiento cimentado por el consumismo y el individualismo.

En esa idea, la comuna surge también como alternativa ante el mal intencionado modelo de crecimiento impuesto por la lógica capitalista el cual ha perfilado ciudades ingobernables, cada día más complejas, más inhumanas y presas de la violencia ; por el contrario, la comuna es la oportunidad para el renacer de la vida frente a la megalópis, logrando en consecuencia como resultado del nuevo modelo organizativo el establecimiento de formulas de democracia directa y de autogestión; en el terreno individual significa el rescate de la sobriedad y sencillez voluntarias, la estimulación del ocio creativo, frente a las formas de ocio siempre vinculadas con el dinero y el consumo que nos ofrecen por doquier, al igual que la primacía de la vida social frente a la lógica frenética del consumismo y la competitividad; en fin es la búsqueda permanente y serena del buen vivir ausentes hoy de los medios urbanos, así como retomar elementos para lograr mantener una relación equilibrada con el medio natural; en lo cultural seria reavivar muchas tradiciones autóctonas usurpadas por el fenómeno de la transculturación; en lo político, en cada comuna se formaran pequeñas unidades políticas pero con un cuerpo social que continuamente estará en movimiento previniendo que se perpetúen liderazgos en función de sus prestigios y evitar así la acumulación de poder; en fin la comuna reivindica el retorno a pequeñas comunidades humanas en las cuales, la no delegación del poder y, con ella, la democracia participativa y protagónica tenga la necesaria cabida haciendo realidad la “creación de nuevos sujetos de descentralización” a nivel de las comunidades y donde las necesidades de las mismas tengan la solución más factible y correspondiente tomando en consideración las potencialidades de sus miembros.

La comuna como nueva configuración política, esta además consustanciada con los objetivos históricos contenidos en el novedoso y luminoso Plan de La Patria programa a desarrollar como la gestión del gobierno socialista y revolucionario; en ese sentido, la comuna como configuración política y social es la organización territorial vinculante con la filosofía del SSXXI, en ampliación de la esfera política y alternativa para un nuevo sistema de convivencia, en la perspectiva de ese nuevo Estado, es decir el atreverse a la creación y consolidación de la nueva cultura del Estado Comunal, siendo la construcción de lo posible, de la propuesta de la novedosa configuración política y social que haga posible lo plasmado en la CRBV sobre la participación y el protagonismo estelar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4306 veces.



Heriberto Rivera


Visite el perfil de Heriberto Rivera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: