Luchar hasta Vencer…

A 44 años de la siembra del Comandante guerrillero Fabricio Ojeda

A 44 años del vil asesinato de Fabricio Ojeda y en la conmemoración del Día Nacional de los y las Mártires de la Revolución, nuestro compromiso revolucionario debe ser firme y claro en la obligación de continuar la lucha para no defraudar a quienes en vida lo dieron todo a cambio de un mundo de mayor justicia social e igualdad.

Hoy mucho se habla de Fabricio Ojeda, pero lo más importante es preguntarnos ¿Qué estamos haciendo para que su lucha no quede en vano? creo que la mejor forma de reivindicarlo y de cumplirle es con nuestra acción coherente, la cual vaya dirigida a alcanzar la justicia social, la solidaridad, la igualdad, el respeto y la honestidad. Fabricio fue un hombre que derrotó el miedo que reina en muchos de nosotr@s, su evolución y madurez política le permitió ser un hombre para la historia y ahora más que nunca su nombre y sus ideas debemos incorporarlas en la concepción de nuestro proyecto político. Fabricio no puede seguir siendo una simple consigna o etiqueta, debemos estudiarlo, conocerlo, porque allí seguro encontraremos ideas para nutrir y fortalecer la revolución que queremos sin ambigüedades y cortapisas.

La coyuntura actual nos lleva a gritar: ¡Queremos diputados y diputadas como Fabricio Ojeda! y es porque necesitamos profundizar la revolución, no podemos dejar que desvíen nuestro proyecto político, algo que sufrió y vivió Fabricio luego del derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez donde los adecos y copeyanos secuestraron el espíritu revolucionario de aquella Junta Patriótica y consiguieron endulzar al pueblo venezolano con políticas populistas que nos llevaron a la destrucción no sólo de lo material sino en lo cultural. Es por ello que Fabricio decepcionado de aquella institucionalidad decide abrazar la lucha armada y por ende todas las formas de luchas que lograran la liberación de un pueblo oprimido que se sumergió en el miedo a causa de una política represiva y asesina.

Ahora, de cara a las elecciones del 26-S es necesario la unidad, algo por lo que Fabricio luchó tanto, tal es así, que cuando lo capturan el 17 de junio de 1966 en el Litoral Central de La Guaira él estaba buscando eliminar esas diferencias que ponían en riesgo al movimiento revolucionario. Así que, se puede entender el descontento de muchos en la actualidad al ver como la burocracia roja y la corrupción ponen en jaque nuestro proyecto revolucionario y le abren las puertas a la burguesía nacional y a los sectores poderosos del país, un juego sucio con la intención de desgastar a nuestra militancia y despertar la apatía, pero nuestro misión será sabotearles ese juego, la rabia que podamos tener acumulada no puede llevarnos a neutralizar nuestra participación, más bien debe ser motivo para incentivar la organización que permita golpear tanto a la burguesía tradicional como a la burguesía naciente que vive de revolución.

Camaradas llegó nuestro momento, veámoslo así, pero con unidad sino no podremos vencer a los oportunistas de oficio, que desde mi punto de vista, le están haciendo más daño a nuestro proyecto político que los mismos escuálidos, por la sencilla razón que un escuálido es un escuálido y tu sabes que clase de persona es, pero un seudo revolucionario no se saca de la boca la palabra Chávez, además tienen una astucia que les permite alcanzar cargos de poder para luego fustigar a los verdaderos revolucionarios y todo a nombre de la revolución bonita.

¡Estamos obligados a vencer!

¡Por Fabricio Ojeda, por nuestros mártires revolucionarios!

¡Necesitamos uno, dos, tres, muchos Fabricio Ojeda en la revolución bolivariana!

gaprevol@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2349 veces.



Gabriel Páez


Visite el perfil de Gabriel Páez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: