¿Cuál reconciliación y a qué precio?

Pildoritas CLCXIII

Llevamos varios días oyendo a los obnubilados nuevos “liderzuelos” de la derecha solicitando reconciliación. Algunos de los viejos carcamanes de la política, malolientes de desafueros cuarta republicanos, también hablan de lo mismo, es decir ellos estarían felices con la reedición del pacto de Puntofijo, estarían muy contentos que Chávez los llamara para ver cuantas y cuales embajadas prefieren, cuántos y cuales ministerios desean, claro eso sí, el de finanzas es cuestión de honor, siempre se lo peleaban a cuchillo entre adecos y copeyanos ,. Los purpurados del la CEV que también gritan ahora reconciliación, lo que quieren es que se les entreguen las cuotas de poder, que se les engorden sus cuentas bancarias, se les pague el chofer y demás servidumbre para que vuelvan a la opulencia, a que nos tenían acostumbrados y que era una bofetada en el rostro de todos los cristianos y pobres de esta tierra que vemos cómo el tal llamado voto de pobreza es pura pantomima y una burda mentira.-

No se puede conciliar con quien tiene como meta, tomar el poder a como dé lugar para incrementar la exclusión, volver a la época en que los índices económicos mantenían a Venezuela como un país estancado con el cuento de que estábamos en vías del desarrollo, en el que si se apelase a un supuesto diccionario de vicios oficiales, en la Venezuela de los 40 años que precedieron a la Revolución, la gente que hoy aspira regresar a seguir acabando con el país y sus herederos agotarían todos los vocablos de la A a la Z y de lo cual, no podemos negarlo, quedan vestigios que bastante daño le están haciendo al proceso.-

El hecho cierto de una derrota en el camino de triunfos que la Revolución tiene en su haber, para nada puede significar que el Proceso se va a frenar o va a retroceder, abandonando sus conquistas, pero eso sí tengan por seguro los contra, con el Imperio gringo a la cabeza que ahora es cuando queda fuerza moral y entrega de los verdaderos revolucionarios.-

Una de las obligadas conclusiones a las que indefectiblemente tenemos que llegar es que existe un capital humano superior a los 4 millones de venezolanos, definitivamente convencidos de las bondades de esta Revolución, resteados con ella, que van de frente, sin ambages, dudas o mediastintas, seguros de su destino y dispuestos a lo que sea por ponerle el hombro a este proceso; en ellos, entre los que me cuento, hay un factor común que los une, los amalgama, alrededor de un líder sin parangón y sin similares en muchísimos años , que se ha incrustado en el corazón de esa gran masa a quienes el mensaje les ha llegado y han asumido como suyo.-

Otra cosa tendríamos que decir de esos 4 millones y pico, que ahora celebran un pírrico triunfo de “mierda” (Chávez dixit bene) una ensalada que conforman una masa amorfa, con un coctel de motivaciones, sin un líder, sin una doctrina, sin unos principios que les unan y que siguen cual zombis las órdenes, que el imperio ,a través de sus lacayos de aquí y por un canal que se ha convertido en el centro de la subversión, de la conspiración y de la mentira , les envía con consignas copiadas, sin ninguna originalidad y utilizando símbolos prestados a organizaciones criminales de la política mundial; como todo lo que no tiene forma, como aquello que existe de manera espontánea como la roya o la lemna, pero que sucumbe cuando pasa el aluvión , se dispersa, se difumina, se desvanece y tendrá como todo lo que en la historia se asemeja a lo que aquí hemos vivido.

Por otro lado más de tres millones de seres prefirieron no manifestarse, son un grupo enorme, que sabemos, sin temor a equivocarnos de qué lado estaban, pero que prefirieron por innumerables razones quedarse en su casa y no manifestar su voluntad, bien a manera de protesta porque tienen la impaciencia y la esperanza de que la Revolución avance de modo más efectivo y en el menor tiempo posible; o bien porque el mensaje les llegó distorsionado, y ante las dudas optaron por abstenerse; la Reforma era una salida, que lamentablemente no comprendieron, aunque ya lo están haciendo, tardíamente por ahora. Lo que ha sucedido, estoy seguro, en estos momento pesa sobre la conciencia de la gran mayoría de esos tres millones y no le quepa la menor duda a los que se han alegrado cual tísicos, que ellos van a resarcirse con la Revolución y esperan con ansias una nueva oportunidad para demostrar su capacidad para rectificar y lo van a hacer con creces porque el cordón umbilical no se ha roto ni con el líder, ni con el pensamiento y los principios bolivarianos. Parangonando entonces la parábola del Evangelio podemos afirmar que “los buenos hijos regresarán a casa” ya lo están haciendo, y se ha visto en la asistencia masiva a las reuniones de batallones que hay que aceptar eran exiguas en los días previos al evento electoral.-

¡NO SÈ QUE ES LO QUE HAY QUE HACER PERO HABRÀ QUE HACERLO Y PRONTO!

Con todo lo que mi rabia, impotencia ante la impunidad y a las vez esperanza de que algún día suceda algo que nos quite de encima la macabra pesadilla que significa Globovisiòn para el pueblo venezolano suscribo totalmente cada una de las ideas expresadas por la compatriota Natacha Inatti en tanto en cuanto se hace impostergable y absolutamente necesario que los organismos relacionado con el control de los medios de comunicación cumplan con su deber y tomen medidas que frenen tanto abuso y descaro, tantas violaciones continuadas a las leyes y tanto irrespeto al pueblo venezolano.-

En varias oportunidades he escrito sobre este tema, sobre el terrible daño que este canal de “mierda” le hace a la mente de los venezolanos, a la familia, a la economía y a la salud en general; he propuesto a quienes pueden, que son un sinnúmero de organizaciones sociales que bien podrían reunirse por iniciativa de conatel o propia, y en una jornada rasante sobre el país recolectar firmas para solicitar ante el CNE un referéndum, a fin de que el pueblo diga si quiere que este suplicio de canal continúe o no con su estrategia premeditada y alevosa contra la moral y la psiquis de los venezolanos.-

Nadie me ha parado, CONATEL, se hace el de la vista gorda, los fiscales y jueces igualmente parecen cómplices por omisión, en lugar de víctimas porque ellos a cada momento son acribillados con ataques terribles; quedó en el ambiente, al menos la duda, una duda muy fuerte que de ese antro comunicacional vino la orden que asesinó vilmente al nunca bien recordado Fiscal Danilo Anderson, quien aun está esperando justicia para los criminales intelectuales.-

Reciente está la muerte del obrero de PETROCASA, el incendio y asedio a la Escuela de TRABAJO social de la UCV, la violencia desatada en la marcha de los burguesitos al CNE , entre muchísimos otros hechos y qué casualidad en todos esos hechos, ese maldito canal, de primero, presto para tergiversar la verdad y colocar a la victima como victimario.-

Ante la abulia y desidia de nuestras autoridades, es obvio que no queda otra salida que la acción popular, el referéndum es una de ellas, otra sería plantarse, en principio ante las instalaciones de esa cueva de ratas y exigirle modificar su conducta que consiste sólo en reflejar la realidad pero con verdad; de otra forma, si no entraran en razón quedaría en manos del pueblo el siguiente paso. Lo cierto es que algo hay que hacer y urgente porque ya el vaso se ha rebosado varias veces y ese canal a estas alturas y desde hace ya bastante tiempo es un cáncer en fase terminal para el cuerpo social venezolano.-


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1523 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: