Guarimba chacao

La permanente transformación de la materia en su viaje por el tiempo es un principio universal, al menos así nos enseñaron en la escuela. Como muchas de las cosas que allí aprendimos, eso no es verdad ni mucho menos universal.

Ahí están los diez años que lleva la oposición venezolana férreamente unida a la fijación única de tumbar a Chávez por medio de diferentes planes que terminan siendo el mismo. Todo cambia en el espacio mientras ellos se conservan intactos congelados en el tiempo y a pesar de ser una pintoresca rareza no deja de preocuparnos el destino que deparan las leyes de la física a los cuerpos que adquieren tal comportamiento.

¿Que haríamos si a estas alturas, dios no lo quiera, llegaran a desaparecer? después de todo son nuestros parientes los que no pueden renunciar a la aspiración de ser ricos y famosos, tan venezolanos como cualquiera en ésta tierra de gracia.

Quien le pega a la familia se arruina, para muestra basta un botón. Por lo tanto es nuestro deber reservar espacios idóneos para la práctica de la resistencia.

Hay que meterse en esa piel bajo telas y accesorios, para visualizar cuanta rabia es posible acumular en este “Fun Race” de “Cross Country”, dando cabezazos contra el techo de la burbuja, atrapados y sin salida en el accidentado camino del comunismo mentiroso que no termina de prohibir las libertades conforme a lo deseado.

Si bien han podido marchar hasta calentar la calle, reinventar la matemática y adulterar la estadística, convertir periodistas en payasos, acumular miles de millas en turismo de denuncia, obrar justo encima de todas las encuestas o apagarle la luz a Borges y a Neruda, salta a la vista que necesitan algo más para ver mitigada tanta ansiedad contenida entre las coordenadas de la cuarta dimensión, el lugar donde retozan como niños las ideas y principios del pensamiento opositor.

Hasta el momento, nuestros hermanos no han podido resistir la tentación de incluir anarquía y violencia en la bitácora para concretar su más ferviente deseo y como parentesco obliga tolerancia, con tal que terminen de hacer la catarsis de una vez por todas, podría pensarse en asignarles un territorio que facilitara el desahogo sin mayores traumas para el colectivo.

El carácter emblemático del municipio Chacao y la identificación de la masa opositora con sus autoridades, garantizan grandes posibilidades de éxito para el desarrollo del programa piloto en esa jurisdicción. Guarimba Chacao, un territorio libre para la protesta hecha en casa por familias enteras asomadas con sus mascotas en la seguridad del balcón. La servidumbre uniformada, apostada discretamente en las ventanas y haciendo el “fuera” con una mano. Para los radicales, tres o cuatro turnos diarios de “visitas” guiadas a la calle, dentro del municipio y bajo la tutela experimentada de Polichacao. Dado el carácter peatonal de la actividad, se podrá prescindir del transporte público y trancar las vías del sector sin mayores traumas para la ciudad.

Quizá al desahogarse de esta forma puedan salvar vidas inocentes, renunciando esta vez a la contratación de francotiradores mercenarios.

cordovatofano@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2770 veces.



Daniel Córdova Tofano


Visite el perfil de Daniel Córdova Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Daniel Córdova Zerpa

Daniel Córdova Zerpa

Más artículos de este autor