El mecánico Manuel

Cuando Manuel salio electo por primera vez Alcalde, con el triunfo regalado de la casa del truco, que hacia las veces de Junta Electoral Municipal, ya sabia cual sería su destino: mecánico!!. De allí que haya esperado pacientemente ser electo y reelecto gobernador, para venir anunciar después de la revolcada que le propinara Chávez el pasado3 de diciembre, que el si tiene los tornillos, tuercas y empacaduras para reparar la cacharra de la cuarta Republica.

Para Manuel la suspensión de garantías que le inyectó su padre putativo, Rómulo Betancourt, el mismo día que se aprobara la Constitución del 61, apenas fueron pequeños desperfecto de origen que tenia el recién estrenado Callidac democrático.

Al engrasado opositor, los poderes extraordinarios solicitados por Carlos Andrés Pérez. C.A, para imponer el paquete de medidas económicas a favor del Fondo Monetario Internacional, apenas fue un aceleramiento repentino del motor, debido a que se había enchumbado de gasolina.

Y que decir del descarrilamiento que sufriera la negra limusina del caracazo, con su estela de muertos, de los que ese día salieron a “robar” comida, y que no les dio tiempo apartarse, ante aquella maquina sin freno y sin piedad. ¡Nada!... a este desperfecto, el experto mecánico no le agarró la falla y la braga ni se le ensució.

El que le aceitó los motores, allá en el patio de Miraflores, a Carmona, Pablo Medina, Patricia Poleo y Guacaipuro Lameda, ahora nos viene a dar clase de división de Poderes, respeto a la Bolivariana y a los derechos humanos del impoluto Marcel Graniel.

Manuel, aun después de las elecciones, no ha podido reparar la grave crisis de seguridad que acosa a los zuliano; eso si, mantiene en perfecto estado la flota de motores que hacen de la suya amparando el abigeato, cobro de vacuna, secuestros y sicariato por las carreteras donde circulan los ganaderos, campesinos y jóvenes del Zulia.

El que pretendió dejarnos asfixiado con el smog dejado por la negra, hoy viene de nuevo a hablarnos de motores fundidos y de “novedosas propuestas”, acerca de como quitarle el hambrea los venezolanos, recuperar a los niños del coco comunista y aprovechar la colita de la reforma Constitucional, para ver si junto a su ayudante, pueden al fin encender, el destartalado motor del wolsvaguito, donde Teodoro conserva como reliquia anticomunista la Constitución del 61.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2594 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor