¡Oh, oh, oooh: se nos va la hiper-sensual Delza Solorzano !

Una Ciber-Crónica alicaída, esperrujida, desflecada, despechosa, poco animosa, pero sí melodiosa, cumbanchosa y jacarandosa de El Tal Cucho Berbín.

Lo veo y no lo creo. Las pupilas de mis varoniles ojos, esas mismas pupilas que farolean e impactan la bellezura de las gráciles damiselas, mismas que osan circundar mi apuesta, musculada y fortachuda anatomía de Papachongo-Mangote Irresistible, vieron, mis pupilas, vuelvo y digo, La Triste y Conmovedora Noticia.

Si es que parecía el título de una de aquellas radio-novelas de El Circuito Radial "Radio Rumbos Cadena Nacional Presenta": Una Apasionante Historia Extraída de Las Palpitantes Entrañas de Las Páginas Más Plañideras y Llorosas de La Vida Misma: "Se va Delza Solórzano de Primero Injusticia".

"Se vá, Se vá, séva, séva, sevádon, sevádon, Se va, Don Sebassstiáánnn ¡Se nos va, Don Sebastián!. Ay, mi cuate Doña Lupita, me duele el meritito corazón porque, -¡sniff, snifff!- San Nepomuceno de Guanajuato y Momias de Jalisco: ¡Se nos va Don Sebastián, Jíjoles! ¿Qué o qué de qué, güey? ¡Alo que te "truje", Chencha! ¡Mucha calentadera y poca apagadera, güéy! ¡El Muerto a La Barranca y El Vivo a La Follanca!

Se nos va Don Sebastián". Con ignoto destino, Chencha, se nos va Don Sebas".

Así se quejaba el cómico Fernando Soto "Mantequilla" en un film en blanco y negro de Los Estudios "Churubusco" del cine mexicano de los años cincuenta. "¡Puños, acción y emoción!", véala esta noche en su cine favorito "El Difunto Chanto Crisanto Barreto de Saucedo".

Solo que esta vez, no es Don Sevas, sino La Señorita Doña Delza Solórzano, La de "El Paradigma Emergente del Reciclar Los Barriles de Petróleo", dicho por esos labios encarnados y gordezuelos tan de ella. Con ese dejo de "semi-llanto" de Delza Solórzano, con ese rostro tan: "Cuando Quiero Llorar No Lloro". ¿Por qué ella es tan así, ah? ¿Por qué y por qué? Adivina, adivinador: El Caimán y perdiste, lotería con el mono. Mano y bolsa y no se duerman. No me metan camunina, carajo.

Suspenso propio y muy de Alfred Hitchcock: ¿Se nos pondrá agrio y encaratado, bravito y mal-humorado, gruñón y enfurruñado, El Ratoncito Ratonsky "Chocolate Dulcito" o nos saldrá con aquello de: "No importa que tu cariño se pierda, Ñelda/ya vendrá otra gáifara y bandida/que mi alma adolorida de tu partida, remienda".

O esta otra: "Se va Delza: se va, se va, se va se va y no vuelve más, la gente no la quiere porque está vieja ya".

Y es Billo's Caracas Boys, La Música del "Chúcu-Chúcu" ADECA, según Juan Barreto, episteme proferido por El Inmarcesible Gordo, antes de meterse a él mismo a ADECO. ¡Qué maravilla, Juanba: una burra defecando semillas y vengan pa'que lo vean cargando pancartas blancas!

Seiedad en el planteamiento: ¿Hasta cuándo machacas pistachos, Perico de Anime?

Y cierra la boca que te se te van a meter moscas, ciber-nauta.

Y es tanta y tanta la tristeza y los agigantados torbellinos de lágrimas que me salpican y ahogan porque "me queda el corazón como capilla sin santo". ¡Cómo NO voy a estar llorando, Andrés Eloy Blanco, si pasó la comisión y se llevó el camisón de Mi Delza Solarzón! ... Se llevó el ¡ay qué me muero! de media noche en la hamaca! Se llevo la güacharaca, los güacales de Efectivo del Popo y La Tintori aquella y ahora no tengo ni medio para comprar mi fororo, mi güayoyo y mi maracucha jualeya.

Porque, según la afamada gaita saladillera: "San Juan era carpintero/y vendía las virutas/y todo lo que ganaba/ se lo gastaba en las ...¡prostis!"

Y por el lado del folclore multi-sápido y vernáculo: "La Iguana y el Mato de agua/se fueron al Orinoco/La Iguana no volvió más y La Solórzano ¡tampoco!"

Y la melancolía, el güayabo y la saudade que me van a embargar, seguro estoy, Oh, Oh, Mi Delza, Musa de Mis Cantares, seguramente me harán recordar aquella canción que dice: "Quiero comprarle a la vida cinco centavitos de felicidad, aunque me mate la angustia de saber que marchas y no volverás".

Oh. quien quita y te olvido pronto, me busco los panas, nos metemos una pea-bomba-voladora, atajapollos (¡ron lava-gallo, anís, vodka, frescolita, cubitos de yelito, revuelva, pal buche: y déle que no viene carro, panita!) ...y le entramos a aquella cadencia alegrota que dice: "Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantááárrr".

¡Y me voy y me voy y NO me "degüérvo", así me llores de rodillas! ¡Tú: negro mojino, culero, güele-borrrsa, borrrsiclón, puñetero, cobarde y "kkkanáááyyya"! le dijo Rosa Monterola, "La Saca-Fiestas", por más señas y remoquete, al Negro Pancho Benavídez en Carúpano, por estas mismas fechas, en vísperas de Navidad, cuando El Negro Pancho Benavídez se metió la pea loca con Ron El Muco y Ponsigué que le había mandado El Tenebroso Gaspar Marcano encompinchado con Omar Hurtado Rayudsen y La Sin Par Sonia Jiménez, La de La Angelical y Argentada Voz de Los Amaneceres de Cañandonga y Sancochos de Gallina Pica-Tierra.

Y volviendo a Rosa Monterola, "La Saca-Fiestas" y El Negro Pancho Benavídez: Y sin son ni ton, qué es lo peor, -¡carajo!-, como pica'o 'e conoto, El Niche Pancho Benavídez, le entró a pescozá y la arrastró por las greñas, que ... ¡Qué pena, Santa Rosa de Lima, ese poco 'e gente viendo ese zaperoco y ese taparero! ¡Y quítensela que la va a matá ese negro marrrrdíííto!.

"Y Rosa Monterola, presa de una irreprimible ira, profiriendo palabras altisonantes, vulgo groserías, lanzóle una piedra de amolar, -¡con claras y ostensibles intenciones homicidas!-, que si no se arraza El Moreno Benavídez, le hiere el cuero cabelludo y le destroza, seguramente, el parietal izquierdo".

Fue el reporte de Rrrráádio Carúpano, da la hora, exactamente las diez de la mañana. El Sol salió por El Cerro del Papelón, apenas hace instantes, amables radio-escuchas. Con la fortísima y fragante brisa marinera que viene del malecón donde moran las vende-pepitonas y las vendedoras de las afamadas empanadas de cazón que los turistas degluten con gozosa alegría. Cortesía cigarrillos "Fortuna" y vamos a máster y suenan las cadenciosas melodías: "Aprende a bailar el ritmo del chipi-chipe" y "Juana tiene un perro que se llama Faraón/tiene los zapatos blancos que su mamá le compró".

"Y ese lunar que tienes, Cielito Lindo, junto a la boca, no se lo des a nadie, no se lo des a nadie, Delza, Delcita que a mi me toca". Un bolívar pa' la rockola y un pantaletazo para esta mesa, Señor Mesonero.

No sé, Delza, ¿Cómo te explico, nena? ... en medio de los desvaríos y loqueteras mil que me produce tu pronta partida, incontables melodías brotan, como manantial alocado, de mi totora, cacúmen o materia gris. Como aquello de: ¡vuelve/oh, oh, vuelve/ laralalááá!

O me provoca gritarte, a todo pulmón ante tus negativas al pronto retorno, aquello de: Oh no, no me digas que no/porque me da la calambrina. O te figuro e imagino ladrona nocturna, con noche de luna llena entre Cariaco y Chigüana, a punto de saltar de mi ventana a mi amoroso y tibio lecho para arrullarte, arrucharte y apapacharte con aquella pegajosa cancionseja que cantaba ¿Emilita Dago?: Pero ven y ven y ven, ladronzuela, ¡ven!, pero ven y ven, Delza, ¡a rrrobarrrme a mííí!

Suponte, Delza Solórzano, Cariño mío y corazón de otro, que te vayas a La Mansión "El Dinosauro Cuaternario Blanco", donde moran y pernoctan Nido de Paloma y Su Amada Diana Di'Agostini.

Y que estén allí Henry "Nido de Palomas" Allup, Diana Di'Agostini, Los Perros "Púdel" y El Afamado Clan de Las Pavas Achocolatadas en plan de visita desde Mayami: La Papo "Agárrate-Que-Te-Muerdo-y-No-Te-Suelto" Poleo, Marianela "Amargura" Salazar, Ibeyise "Siempre en El Mismo Adverbio" Pacheco, Y Nitu "Peli-Teñida-Quiero-Baño-de-Sangre" Perez Osuna. Están achispados y jacarandosos todos, por el consumo de licor en demasía, de ceresillas sonrosadas parisinas. Han consumido harto queso de las blancas y saltarinas cabritillas de Los Alpes Suizos.

Celebran, bullangosos, La Inminente Llegada del Carnaval Hawaiano. Y danzan, un pelo choretos, por la pea alocadota, ataja-pollos, al ritmo del uquelele, la marimbóla, el acordioncillo de la tarantina italiana y Las Güaruras de Curiepe.

Bailotean, y canturrean apambichados y pandeados, el calypso de Barbados, "Sweet Sugar Solid Booty Baby", La Nana del del Dulce, Azucarado y Sólido Pompi:

"What a sweet sugar booty, solid booty, sugar booty, move your booty, Black Baby". "¡Qué pompi tan dulce y azucarado, mueve tu pompi sólido, dulce y azucarado, Nena Negra!"

Y anda por ahí, además, hecho el cochino meando, sinuoso, en plan de tírame algo, El Taimado Pequeñajo Andrés "Topochito" Velásquez, que fue alquilado, como mesonero, porque en La MUD siempre lo negrean.

Y se la pasa "frenando en el yerrito", económicamente. Tanta peladera de cuchi del Tal Topochito que a ratos desfallece, casi fenece. Y señoras y señores, cibernautas: ¡ni fifa ni firulea ni le alcanza pa' una pea!

Va "Topochito" con una ponchera de pasapalos de yuca cn barbecho, topocho jinchón con picante chirel, ocumo chino con mayonesa y fororo piriteño, que es el más baratón y accesible para las masas hambrientas.

Es ¿qué duda cabe? El Toque "Criollo de toda Criollitud" de la fiesta, según el último Circunloquio Superlativo del Último Cartapacio Gramatical de "Topochito".

Y llegó yo allí y nadie me para esféricas porque soy pobre. ¡Qué es la rrrrábia que a mí me da!

Y como ya te siento ida e irrecuperable, translúcida en la lejanía del horizonte carmín y amameyado, Mi Amada Delza Solórzano, Mi Corazón de coco, cuando-te-veo-me vuelvo-loco, te canto una de Julio Jaramillo, El Papá de Los Helados en materia de Despecho-Güayabo y Raspa-Canilla: "Esta noche tengo ganas de buscarla/de borrar lo que ha pasado y perdonarla/ya no me importa el que dirán, ni de las cosas que hablarán/total la gente siempre habla/Yo no pienso más que en ella a toda hora/es terrible esta pasión perturbadooora/y rondando más su sin sabor/la mariposa del dolor/cruza en la noche de mi víííídaaaa.

Y ya que es imposible tu regreso, Delza Solórzano, Malvada, Fémina Pérfida y Cruel, y encima te muestras realenga, arisca y respondona y casi pareciera que no tienes "compongo", te lanzo este ranchera-despecho: Tu me has pipí, tu me has pipí-soteádo mi cariño/ y yo me ando meando, y yo me ando-emborranchado por tu amor/tu meas pupú, tu meas pupúúú-ééésto sobrenombres/y yo me ando, y yo me ando-emborranchado por tu amor.

Y, claro está, que es imposible que pueda cantar la rancherota, cuate carnal, sin harta tequila de Monterrey y sin El Acompañamiento Musical de La Angelical Voz de La Sin Par Sonia Jiménez, El Furruco Electrónico de Gaspar Marcano y Las Guitarras de Güicho "Arrechera", El de Química y El Negro Luis Mariano Yúber.

Y no dejen entrar al Negro Sanclér que es un solemne Sangre 'e Chinche Odioso. Negro, no lo deje entrar, negro que ese es un ladrón, y ella le decía, como le decía, apaga la luz mi samba, que ya viene el día. Y El Cumaco de San Juan, trua, trua, ya se van...

¡Y cuidado con El Negro Aliendres, Negro Sanclér, que tiene una culebra contigo, no te hagas el loco; lo sé todo y me lo dijo un pajarito chismoso en casa de Sonia Jiménez, Gasparcillo!

POST SCRIPTUM BAÑADO DE COPIOSAS LÁGRIMAS Y LÚGUBRES Y ENTRECORTADOS SOLLOZOS PROPIOS DE CORTEJO FÚNEBRE:

Y AHORA, DENME TIEMPO CIBERNAUTAS, OH LECTORES, MÍOS, -¡OH, QUÉ AGUA TAN CONGELADA Y QUÉ MAÑANA TAN "FRIDA"!- PARA LIMPIARME ESTAS VARONILES LÁGRIMAS QUE POR MIS OBESOS MOFLETES SE DESLIZAN, CUESTA ABAJO EN SU RODADA, PORQUE NO ES MI LLANTO, NO Y NO, CELSO, ES EL HUMO DEL CIGARILLO QUE ME HACE LLORAR, DOCTORES, RESPECTIVAMENTE Y QUE CONSTE EN ACTA POR TRIPICADO, EN PAPEL CARBÓN: Celso Arnulfo Alfonsino Medina de Las Tres Torres y El Cumanacoero Pimpollo de Doña Otilia: Luis Olinto del Jesús Peñalver Ordóñez y Benbenutti.

Cuidado con El "Vende-Esnobórrr" de La Plaza Bolívar de Cumanacoa, Luis Olinto. Que la tiene agarrá contigo, nadie sabe por qué.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3086 veces.



Cruz Berbín Salazar


Visite el perfil de Cruz Berbín Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a273476.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO