Guillermina, mi empanadera favorita, reabre su negocio y me cuenta la fuga de Leopoldo

Recibo un mensaje de texto de Guillermina, mi empanadera favorita, donde me invita a la reinauguración de su venta de empanadas y más rápido que un mosquito cuando ve a un gordo desnudo, voy para allá.

Allí está ella, con su delantal manchado de restos de guisos lo que indica casi su menú de opciones para pedir empanadas. Después del abrazo de rigor y de sus piropos, -ella siempre me ha tenido ganas y retorcidas intenciones sexuales-, me invita a sentarme, siempre en mi esquinita donde pega fresco.

Guillermina me pregunta:

-¿Las de siempre, "morronguito" mío?

Le afirmo con la cabeza y suelta una risa que deja ver sus dientes completicos, a pesar de su edad. Y de inmediato me dice:

-Tengo la información cierta de la fuga de Leopoldo López de la embajada del reino de España y te digo de una vez que no fue fuga, sino un permiso para salir. Esa vaina de fuga suena a delito y tú sabes que España considera a Leopoldito un tipo de bien, de alcurnia.

La miro fija esperando que continúe y ella me entiende.

-Fíjate (me dice Guillermina), tan vigilado estaba que lo fueron a buscar. No trepó muros como un tuqueque, ni hizo un túnel como un topo

Me dan ganas de reír y ella también se ríe y continúa:

- El asunto es que se fue y va a destapar un avispero por allá en las "uropas"

Me sorprende esa afirmación y mientras me sirve mi ración de empanadas (las de siempre) aprovecha para manosear mis manos y picándome el ojo, continúa:

- Tu recuerdas que Guaidó lo nombró Comisionado del Centro de Gobierno, ¿sabes lo que eso significa?

Le pelo los ojos en señal de no saber y no poder hablar porque tengo la boca llena de empanada.

¡Centro de Gobierno!, exclama Guillermina

- Eso es el cucharón con que bate la chicha y sin cucharon ¿cómo se distribuye la chicha?, ¿entendiste mi morronguito?

Asiento con la cabeza y ella sigue con su explicación.

Leopoldito, en las "uropas" va a menear la chicha, va a pedir dónde están los reales, cuánto queda y cuánto se ha gastado.

Iba a expresar mi opinión y Guillermina no me deja y sigue:

- Guaidó es un parapeto, ahí Leopoldito es el chivo que más mea

Guillermina se sienta a reírse y gente que pasaba por la acera se para a ver qué sucede.

Imagínate cómo será la cagazón que tendrá la fiscal Luisa Ortega, la mismita que lo mandó a poner preso.

Busco servilletas para limpiarme la boca y Guillermina me dice:

- Me provocas ardientes deseos con esos labios brillantes de manteca.

Yo le doy las gracias y allí, revolviendo las empanadas, me sigue contando:

- Leopoldito, uña y carnita del paraco colombiano Uribe, que tiene más influencias que pastor pidiendo diezmos, se las va a cobrar a la Luisa Ortega, que vive en Colombia, te lo juro por este púña’o de cruces.

Termino de comer mi ración de empanadas y Guillermina me pregunta:

- ¿Quieres un cafecito, morronguito?,- y con las muñecas de las manos se ajusta y revolichea las tetas.

Yo hago como si no vi nada.

Le respondo que sí y ella me dice:

-Te sigo contando. Leopoldito en "uropa" va a ocasionar más peos en la oposición y …en ese momento llegan varios comensales y el lugar se llena. Guillermina se acerca y me dice calladito en la pata de la oreja:

- Ven mañana temprano y te cuento de los planes de Guaidó, que no lo sabe ni tu querido brujo del Guarapiche.

Asiento con la cabeza y le pregunto qué cuanto le debo a lo que Guillermina me responde

- Ya tu sabes muy bien cómo quiero yo que me pagues.

Me río y me despido de Guillermina, mi empanadera favorita, y ella enciende su radio donde suena la canción que dice así:

-"En Venezuela se baila el porro de una manera muy singular, un pasito para adelante, un pasito para atrás".

Hasta muy pronto, queridos ciber-lectores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2067 veces.



Cruz Berbín Salazar


Visite el perfil de Cruz Berbín Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: