Requiem a Gaspar Marcano

*PALABRAS PARA UN GALANTE Y ALTIVO CABALLERO ANDANTE DE ROCINANTE Y ADARGA,
QUE, SIN PERMISO NUESTRO, DECIDIÓ MARCHARSE…*

Este texto lo debe estar leyendo, goloso Gaspar Marcano, uno de mis más
exquisitos lectores, recostado, espernancado, holgazán en cielo ancho y
ajeno, en un mullido lecho de nubes.

Raquel “Loba de Mar”Salazar, también es cómplice, instigadora y
sonsacadora, convicta y confesa, con agravante nocturnidad, toda ipso facta
ella, infrascrita y supra dicha, culpable de que yo me crea la última Pepsi
Cola del desierto en materia de textualidades y discursividades
güachafiteras, de machomo y jodienda.

Extracto de mi libro de relatos, escribiendo y por publicar: “Una Alta,
Blanca Catedral y Un Maturín muy Repiquete y Piquetudo, Cuate Piquete”.

Prometo enviarles mi libro de relatos playeros: “La Piel del Cangrejo”,
completamente gratuito. Incluso a los adecos.

-¿Van a pelar ese boche, jaaah?

….

A manera de epígrafe, un relato:

Es tarde en la tarde en El Bar “La Ceiba”. Un Caballero de botas de vaquero
puntiagudas, jeanes, camisa a cuadros y montaraz y tupido bigotote similar
a un manubrio de bicicleta, entra.

Suena, a todo volumen, “Serenata Huasteca” de José Alfredo Jiménez.

Algunas palomas pasaron rasantes.

Una chica bonita hace un invitador guiño desde la barra.

El humo de cigarrillos reina en el ámbito y lo impregna todo. Se mete hasta
las entrañas de todos los seres que aquí liban, hablan, discuten a esta
hora de tarde y sol de venados.

Yo estoy acodado en la barra, “lanzado para una pea” - Hernán Pineda, dixit.

En la barra, bebo, fumo y aguardo para contaresto; escribir esto,que
sucederá dentro de pocos instantes.

De alguna manera imprecisa, (conozco tan bien a estos sujetos de caña
solidaria), de alguna manera intuyo que algo serio, o hilarante, chusco y
digno de contar esta, suspenso, a punto de ocurrir…

Alrededor de Una Mesa redonda, Pletórica de cervezas, Tres Caballeros
MosqueterosConcañeros, muy serios aguardan…

El Caballero de los jeanes, bigototes y camisa de cuadros, se aproxima al
meritito borde de la mesa donde sus amigos queman tiempo y muchas neuronas
porque teorizan y discuten cualquier culeríabaladí,intrascendente…

Discuten, Los Tres Caballeros de marras, encarnizadamente, sin tregua
comunicacional, atrincherados en sus opiniones inamovibles, es como yo digo
y punto, no joda, y usted cállese, y aprenda que yo si sé, gruñendo
epistemes realengos, abstrusos, enrevesados, escupitajos de constructos
axiomáticos se entrecruzan, temas del Nirvana o el TopusUranusde Altura y
Grosor Bizantino.

-¿Cómo está ese Poeta Carlos López?

-Mejorando y eso que estaba muy bien. Por aquí, escotero, con ganas de
echarme un palo de músico para saciar esta sed de cosaco que me agobia…
¿Han visto al Poeta Supremo Johnny Hidalgo, Usuario de Calles y Noctámbulo
Realengo y Pertinaz?

-Hace, exacta, científica, epistemológicamente, siete media jarras, que se
marchó –acotan certeros, serios y profundos, pelados y jumos ya, El pájaro
Medina y El pájaro Bruzual y El Inocentito, Juan Guzmán de Las Cortantes
Espadas.

Misteriosamente los tres están despojadas de sus capas. Ha de ser porque
hace un calor infernal…

Asiéramos:¡Cuán apiquetados, piquetantes y piquetudos, etílicos, peleticos
peludos y peletancudos,éramos, Julito Rondón! …Y así quisiéramos seguir
siendo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 533 veces.



Cruz Berbín Salazar


Visite el perfil de Cruz Berbín Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: