Oswaldo es el hombre y huele a Plaza Altamira

Venia de ser diputado y presidente del Congreso cuarto republicano, en la era dorada de la democracia representativa. Quien si no él para frenar las ansias de redención social y política que en esos momentos impulsaban los zulianos a través de aquel primer valiente llamado, Luís Homes. Después se sabría que ni la enfermedad de Luis, ni los cuantiosos recursos que manejó en la campaña de “Oswaldo es el hombre”, le fueron suficientes para evitar el fraude electoral, que desde la casa del truco, llamada Consejo Supremo Electoral, fraguaron para hacerlo el primer gobernador “electo” por los zulianos.

La otra epopeya bien recordada por aquí por estas tierras calientes, fue la que me confesó en estos días un viejo sabueso de seguridad, quien para la madrugada del 4 de febrero, montaba guardia a la espalda de un gobernador, que esa noche la había pasado en medio de una borrachera, y que sólo se le quitó con ratón y todo cuando Arias Cárdenas lo puso preso y le ordenó vestirse, por que lo estaban visitado los bolivarianos. Lo demás ya lo sabemos, este “demócrata” quien entregó su gobiernito sin resistir con unos tiritos, en aquel momento tan azaroso, también hizo su juramento de desquitarse semejante bochorno histórico y por eso anduvo muy atareado desde los días del golpe de abril, hasta cuando se le impone un repliegue táctico y llama de nuevo a participar en la lucha electoral contra el reeégimen “dictatorial”.

Oswaldo sabe que el derrotado y mal hablado de Rosales, no hace bulto ni con polvo Royal; pero la lucha del imperio no solo es en la ONU, Bush está desesperado y anda recogiendo hasta el último cartucho para quemarlo el 3 de diciembre. De allí el giro de furibundo abstencionista a partipacionista, en apoyo al bachiller de Santa Bárbara.

Con el apoyo de Oswaldo a Manuel se cierra el cuadro, ya veremos a millón el otro comando en acción. Cuidado si Carmona, Ortega, Patricia Poleo y Orlando Urdaneta no se arriman a la frontera para hacer las reuniones mas operativas. Smith, Borges, Teodoro y José Vicente Carrasquero en la medida que se acerque el día “D” pasaran a la sombra del verdadero comando de campaña. No será la hora de las arrecheras de Teodoro, ni los sesudos análisis de carrasquero y mucho menos la sapiensa jurídica de Borges y Smith. Llegará la hora del retiro o la de cantar fraude, y para esto el comando nunca muere, ya huele de nuevo plaza Altamira y al “Chávez vete ya”. Se acerca la hora del golpe y porrazo, y para estas lides Oswaldo es el hombre.

Douglas.zabala@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3690 veces.



Douglas Zabala


Visite el perfil de Douglas Zabala para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Douglas Zabala

Douglas Zabala

Más artículos de este autor