¿En el diálogo, oposición deja ver sus compromisos indignos?

Titulo este artículo con una pregunta porque me fundamento en un documento puesto ahora en aporrea, presuntamente acordado entre las partes en República Dominicana. Lo de presunto, como ya dije, se refiere estrictamente al documento, porque el acuerdo lo hubo. No hay la menor duda, a menos que los opositores que allí estuvieron se atrevan a poner de mentiroso al presidente anfitrión.

Estoy consciente que sectores muy radicales, contrarios al gobierno y hasta quienes con este conversan en la búsqueda de acuerdos, han venido descalificando a los mediadores como Rodríguez Zapatero, al presidente antillano y hasta a quienes sus representantes mismos escogieron. He leído en más de una oportunidad como a Danilo Medina se le acusa de títere y de otras simplezas más. Uso este calificativo porque no me cabe la menor duda que pensar al presidente de un pequeño país, a pocas millas de EEUU, lleno de dificultades, incurriendo en la osadía de plegarse al gobierno de Maduro e indisponerse con la Exxon Mobil y el de Estados Unidos y más si en ello no tiene absolutamente nada que ganar y solamente correr riesgos que le apliquen sanciones como ahora a Venezuela. Pensar que el presidente Medina está metido en un contubernio junto con Rodríguez Zapatero más que un simplismo es un pensar de muy mala fe. Y los opositores que llegaron a esos acuerdos y luego optan por desmentirse, ayudan a difundir esa más que falsa, indigna idea.

En el documento que manejo, en primer término, se acuerda "trabajar conjuntamente para que se revisen y supriman las sanciones unilaterales contra el país". Y se acuerda crear una comisión para que en 48 horas se comiencen las gestiones con ese fin.

Además ratifican "los legítimos derechos de Venezuela sobre el territorio de la Guayana Esequiba y el "apego irrestricto al acuerdo de Ginebra de 19966". Lo que significa reconocer aquél como el "único instrumento jurídico válido para resolver esa controversia".

Quiero llamar la atención como Rodríguez Zapatero, quien aparte de otras cosas ha sido demasiado discreto en su gestión, dijo algo muy importante. Advirtió que la oposición ha tenido dificultades para homogeneizarse en este acuerdo en virtud que ella está "formada por varios partidos". Y agregó "Y esto hay que entenderlo".

Todo lo anterior demuestra que ponerse de acuerdo con la oposición en su conjunto es muy difícil, pero eso mismo revela lo que siempre hemos dicho, no basta saber que ella es un archipiélago sino que hay que tratarla como tal.

Basta leer los dos puntos del acuerdo que hemos seleccionado para entender el frenazo o mejor el retroceso opositor ante aquel documento, elaborado durante largos días y duras jornadas de diálogo. Y más si tomamos en cuenta, como el Jefe del Departamento de Estado, el señor Tyllerson, ha estado en gestiones hasta para implementar un golpe de estado en Venezuela.

"Las sanciones unilaterales" a las que se refiere el documento, como es del dominio público, son responsabilidad del gobierno de EEUU. Accionar contra ellas es chocar contra él. Pero aprobar el segundo, referido al diferendo con Guyana, es hacerlo también con la Exxon Mobil que lleva cerca de dos años perforando en aguas profundas, en solicitud de extraer petróleo dentro del el área en disputa. Y no es asunto de casualidad pura que el señor Tyllerson forma parte demasiado importante en el esquema gerencial y accionario de aquella empresa petrolera.

Por eso, pese lo que se pudiera decir, no nos cabe la menor duda que esa "llamada de Colombia", de la cual hablan factores del gobierno, se produjo para desbaratar lo acordado. Más que lo electoral, estoy convencido que pesó determinantemente eso; pues pese sectores de la oposición con posterioridad cumplan o no con sus obligaciones, el sólo reconocer eso es darle en plenas narices al gobierno norteamericano. Y además, el acuerdo mismo sobre eso, es todo un poema para entender el pensamiento opositor y lo hondo de las contradicciones en aquel universo.

Para nosotros es fundamental que el sólo hecho que eso se haya acordado y estado a punto de ser firmado, es una muestra que hay suficientes espacio para continuar dialogando con interlocutores pertinentes que pongan el interés nacional por encima de todo. Por ahora, la oposición toda, sobre todo por lo anunciado por el presidente Medina y esos dos acuerdos, queda en entredicho en cuanto al apego al que estaría obligada al nacionalismo, la nacionalidad misma y los intereses nuestros que deberían ser los suyos.

De todo lo anterior uno concluye que, sectores de la oposición parecieran, como sostiene el gobierno, obedecen como si fuesen eso que dijo el presidente peruano, quien habló de unos perritos que mueven la cola. Pero pienso que allí debe haber algún sector diferente a eso. Por lo menos, así es la vida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 655 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a259057.htmlCd0NV CAC = Y co = US