El Oposicionismo: Entre su falsa proclama de reunificación y su real trayectoria de fragmentación

Mientras el imperio de EEUU divide Estados, desintegra pueblos, extermina al ambiente exponiendo su poder y potestad de intervenir a otros Estados en función de su interés imperial, justificando su injerencia  con discursos en favor de la paz y la estabilidad negando que su intromisión tenga que ver con la capacidad de producir petróleo del Estado al que le violan su soberanía, siendo en realidad,  que su búsqueda es adueñarse de la comercialización del petróleo, cuya plusvalía  no se hace efectiva a nivel nacional, sino se produce en el plano internacional.   

En Latinoamérica, con el ALBA, UNASUR, CELAC, MERCOSUR,  se da un exitoso y verdadero proceso de unificación sin vínculos de subordinación con el Estado imperial, avanzando en la integración económica de la región basada en la complementariedad y soberanía de los Estados participantes. Esto es justamente la trascendencia de la revolución bolivariana que se convirtió en el modelo para los pueblos explotados y oprimidos  con su proyecto de construcción del socialismo y su definición antiimperialista.

El pueblo venezolano está leyendo a diario, en historia viva  y en tiempo real, la trayectoria fascista del Estado imperial y la del grupo oligárquico y antipatriótico que tienen como aliados en nuestro país, quienes con su total desprecio por la vida hacia los seres humanos trabajan con el fin de fomentar una guerra civil, verificándolo en sus acciones desestabilizadoras en su intento en debilitar económicamente al país, para así, poder  intervenirlo solo con el fin de lograr su propósito geopolítico: Dominar la renta petrolera, para lo cual necesitarían intervenir militarmente, escudándose en su cacareada “Carta Democrática” para así, poder implementar la separación interna, confundiendo a la población con ficticias contradicciones entre nosotros, dividiendo el territorio de nuestro país en  dos o tres partes, a fin de descartar la posibilidad de la permanencia del gobierno chavista, de evitar el fortalecimiento económico, impedir la unidad política, es decir, su plan real: Fragmentar, balcanizar a Venezuela,  solo por el interés particular del imperio, sin tomar en cuenta el derecho colectivo internacional, ejerciendo y demostrando su poder autoritario, su poder de origen divino,  este es el real sentir, el verdadero accionar, el auténtico  plan del  imperio “defensor del mundo libre”, sus actuaciones en América Latina y el mundo lo denuncian, así pretendan ocultar bajo falsas y disfrazadas declaraciones como demócratas  y defensores de la paz.     

Es la naturaleza de los imperios dominar, avasallar, bien sea abiertamente o disimuladamente, los oposicionistas traidores se han ido a arrodillar ante su amo solicitándole como ¿movimientos sociales por la paz? que invadan por  favor a Venezuela y así  nos sumarnos a su nuevo orden mundial; pero en esta coyuntura el pueblo venezolano se da cuenta de las relaciones de dominación por las que ha pasado la humanidad, observa que el imperio ha venido interviniendo países con su estrategia  de guerras civiles por esto, el pueblo promueve su derecho a  defender con toda su garra este legado de paz  y democracia que nos dejo Chávez , que Maduro ha protegido tan fielmente, y amparados en la unidad cívico-militar con verdadera dignidad de sinceros demócratas y auténticos pacifistas  aseguraremos la continuidad del proceso bolivariano por el bien común de todos los venezolanos.

“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los mostruos”…Gramsci

 

martaortega4@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 921 veces.



Marta Ortega

Docente jubilada, militante por la transformación social desde el voto nulo hasta hoy. Pionera en la formación de la Liga Socialista y defensora de los Derechos Humanos

 martaortega4@gmail.com

Visite el perfil de Marta Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: