Capriles en su laberinto

Haber tenido a Henrique Capriles, durante todos estos años en la palestra pública, nos ha permitido conocer el personaje que se esconde detrás de su delgado cuerpo y esos ojos desorbitados, inyectados de ira reprimida.

A comienzos de año cuando vino con aspecto meditabundo, acercándose al gobierno para integrarse al proceso de pacificación, las críticas de sus seguidores y la desconfianza de los revolucionarios y los comentarios surgieron por doquier, muy pocos creímos en ese cambio y en ese gesto de buena voluntad y mucho menos el haberse decido a cerrar esas heridas morales, que le dejaron las derrotas sufridas consecutivamente, en varias ocasiones comentamos que este cambio no estaba ajustado a la imagen del Capriles que se ha dado a conocer por nosotros, ese hombre que cambia de verbo a como la situación se le presente, que tiene como hábito adueñarse de los discursos ajenos, para tratar de envolver a sus partidarios, pero que en el fondo, sigue teniendo el mismo deseo que no es otro que erradicar la revolución de raíz y causar el caos en el país y lo que quiso aparentar, no tenía nada que ver con nuestro hombre, por este motivo, la duda se sembró en nosotros y esta servidora se atrevió a escribir en un artículo publicado en este portal, que quería desestabilizar desde adentro metiéndose a la boca del lobo.

Nuestras sospechas no eran infundadas lo pudimos constatar en los correos electrónicos que develó el Ministro Rodríguez Torres, de Uribe Vélez, cuando habla de que hay que sacrificar un verraco como Capriles, que no tiene nada que ver con un cerdo ni mucho menos, sino según para ellos un hombre de carácter fuerte y decidido, para nosotros Capriles, sólo agarra verraqueras (Rabietas, arrecheras) y manda a atacar el pueblo como lo hizo el 14 de abril.

Lo cierto de todo esto, es que este hombre que quiso hacerse pasar por hombre redimido y dispuesto a hacer algo útil por su país, sólo estaba siguiendo un guión que le habían pautado, pasar bajo perfil, mientras Leopoldo López se erigía como el nuevo líder de la oposición. Y lo que no podemos asegurar es si esos ataques que se vieron entre ellos era parte del plan, para despistar o era que Capriles en un ataque de verraquera se quejaba por el sacrificio político que le impusieron.

Lo realmente grave de esta situación es que este señor que queda en evidencia, que para nada se ha desligado de los planes de desestabilización que ha sufrido el país, muy por el contrario continua siendo parte de los planes del golpe de estado en contra de nuestro presidente y su gobierno, hoy está sentado siendo participe activo en la mesa de diálogo, burlándose de los mediadores internacionales que han creído en la sinceridad de cada uno de los que allí participan .El irrespeto de Capriles tanto por la mesa y sus participantes, como a la investidura del presidente cuando groseramente le llama Nicolás, como si fueran panitas, demuestra el resentimiento que lo alimenta, sin contar que en cada Asamblea de Ciudadanos, que realiza en el Estado Miranda, en vez de preocuparse por los verdaderos problemas de la comunidad y buscar soluciones, utiliza su tiempo para descalificar la gestión del gobierno y hacer burlas de los planes y misiones que el gobierno lleva adelante, y por supuesto termina ofreciendo las grandes soluciones, cuando según llegue el cambio que él aspira, convirtiendo una responsabilidad que él tiene como gobierno local, en una campaña para captar seguidores, porque lleva años haciendo campaña sin parar.

Pero lamentablemente, Capriles a pesar de ser un hombre comprometido de pies a cabeza con “la salida” logrando pasar desapercibido, hasta que Uribe lo delató, fue quedando aislado en su propio espacio, ya que sus seguidores no le perdonaron, el que se haya acercado al gobierno para dialogar y lo obligaron a replegarse, sacándolo de las marchas con abucheos e insultos y por nuestra parte pues, hace mucho rato que te hombre dejo de representar algo para nosotros en cuanto a política se refiere. Pero esto no quiere decir, que haya desechado la idea que lo ha mantenido todos estos años en pie, tumbar el gobierno revolucionario, personas como él jamás abortan los planes dañinos que se han propuesto, por el contrario siempre buscarán los medios para lograrlo.

Lo que él no se ha preguntado es lo siguiente: En el negado caso que logrará su propósito ¿Qué cree él, que haría el pueblo que es mayoría? ¿Cree que le dejaremos calentar la silla de Miraflores? el problema no es sólo Maduro, es un pueblo Capriles, una mayoría que nunca has logrado convencer y que siempre va a ir en tu contra, todos los que conspiran contra Venezuela se equivocan, hasta ahora han tenido que pagar mercenarios y delincuentes para azotar al país y sus instituciones, pero aquí hay un pueblo en pie que no recibe ni acepta dinero para defender está patria, que hemos aislado a los violentos y no hemos caído en provocaciones, no quiere decir que nos quedaremos tranquilos si lograsen llegar un poquito más allá, no permitiremos que los cabecillas de está conspiración saqueen este suelo de Bolívar, que nos pertenece en toda su totalidad como bolivarianos y chavistas reivindicados fieles al legado y a la lucha de Hugo Chávez.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1996 veces.



Zonia Linares

Nací con corazón revolucionario. Chavista desde 1992. Creo en Dios, mi patria sigo y seguiré los sueños de mi comandante eterno.

 sonfer723@gmail.com      @sonfer723

Visite el perfil de Zonia Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Zonia Linares

Zonia Linares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a187890.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO