Muchacho no madura

El aprendiz de Alcalde Ramón Muchacho, al parecer también es aprendiz en lides políticas y de conspiración, porque por las demostraciones que ha venido dando cambia de acera, con la misma facilidad que se cambia de medias. Esto da una idea, que no está preparado para la lucha política y mucho menos en la conspiración, donde la malicia y las conchas de mango son el plato diario y quien no sabe conducirse fácilmente resbala y pierde.

El Alcalde de Chacao, luego de liderar la actividad guarimbera en su municipio, donde incluso presuntamente le había cedido a los paracos, espacios pertenecientes a la Alcaldía, para que ocultaran sus herramientas de trabajo, les daba orientación política para animarlos a no abandonar la lucha, porque las guarimbas no eran para solicitar la harina de maíz y otros rubros que escaseaban, sino para salir del presidente Maduro, ha pasado a ser ahora blanco de los ataques de sus protegidos.

En otras palabras mantenía una posición de vanguardia, al frente de quienes estaban acabando con el municipio, que los electores pusieron en sus manos, en los últimos comicios regionales, realizados el 8 de diciembre de 2013, cuando les pidió el voto, con promesas de trabajar por el desarrollo y beneficio de la zona y sus ciudadanos. Vaya trabajo.

Posteriormente cuando el Tribunal Supremo de Justicia, emitió la orden que obliga a los gobernantes locales a garantizar la paz y el orden, en sus dominios, comenzó a sacarles la silla a su aliados y se declaró incompetente para enfrentar los desordenes, argumentando que no disponía de funcionarios policiales capaces de garantizar el orden, frente a la agresividad de los criminales que bajo el sello de pacíficos estudiantes que protestan reclamando sus derechos, montan barricadas con madera, basura y otros elemento inflamables para prender en llamas las calles y  avenidas, creando el caos de transito automotor, protegidos por francotiradores, prestos para atacar a quien reclame o en el peor de los casos se baje de su vehículo para limpiar la calle y abrir paso, actitudes que son repelidas a balazos desde las azoteas de edificios vecinos. Así han asesinado a numerosos venezolanos, al igual que con las guayas tensadas atravesando las vías en sitios oscuros, con la finalidad de que los motorizados que intenten atravesar los obstáculos queden en el sitio decapitados.

Comenzó pidiendo al gobierno nacional, que asumiera el control del orden público en el municipio. En declaraciones a un canal de TV internacional, exigía a los guarimberos, que definieran contra quien eran las manifestaciones violentas en Chacao, si en su contra, si contra su partido o contra el presidente Nicolás Maduro, porque tal como lo estaban haciendo las acciones, eran muy confusas y exigía claridad en la lucha, negándose siempre a coordinar con el gobierno nacional, el combate contra los facinerosos.

Pero el estrees al que los vándalos han sometido a los vecinos y los  ataques en su contra, por considerarlo traidor, le obligaron a entregar al Plan Patria Segura, a los que hasta hace poco eran sus aliados y subordinados. El pasado lunes en la noche la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana y funcionarios del Ministerio Público, guiados por la policía municipal de Chacao y con la lista facilitada por el burgomaestre, realizaron diez allanamientos en la exclusiva zona, donde capturaron a nueve cabecillas y financistas de la actividad guarimbera, los cuales están a la orden del Ministerio Público.

Lo cierto de todo es que Ramón Muchacho se encuentra en una posición nada agradable. Ahora seguramente pasa a ser objetivo militar de los narcoparacos, que azotan con sus guarimbas al este de Caracas, a zonas de San Cristóbal, en el Estado Táchira y en Carabobo, a San Diego, El Trigal y la Isabelica, zonas donde predomina la clase media alta, que también han sido sometidas al toque de queda por parte de los narcoparacos sembrados por las oposición golpista en  zonas del país, donde ganó algunas alcaldías y tres gobernaciones de las 23 que estuvieron en disputa el 8 de diciembre de 2012.

El alcalde Ramón Muchacho, cada vez que abre la boca, la pone del tamaño de una catedral, por eso es que sus propios compañeros dicen que: Muchacho no madura.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1813 veces.



Cástor Díaz

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas