Pildoritas 80 (año VII)

Un Editorial más de albañal, en Tal Cual

En el pasquín, que no llega sino a periodicucho de albañal, un ”tal cual”, para cual, escribe una sarta de barbaridades e incongruencias que a todas luces son producto de una exacerbada disociación que bien cuadra en la lista de ejemplos de quines padecen una enfermedad casi que irreversible y que en muchos casos quien la sufra corre el peligro de terminar con la explosión de su musculo cardíaco.

Para empezar le hace poco bien al significado, contenido y objetivos de una categoría periodística como es el Editorial, que en un medio escrito que se precie de apegarse a las más elementales normas del lenguaje, en sus dos faces: significado y significante, debe no llegar a la bajeza que se llega en este, al argumentar irrealidades como para intentar darse y darle contentillo a quienes otra vez han fracasado con sus prácticas terroristas, en su objetivo de derrocar un gobierno legitimo y popular, por cualquier vía distinta a la electoral, y recurriendo a acciones apátridas para salir a buscar la injerencia armada del imperio.

Por otro lado el descaro en el abuso de la subjetividad, le lleva a desconocer lo que no sólo está en el ambiente, sino que se refleja en todas las encuestas, incluso las más allegadas a la derecha, que muestran cómo la mayoría rechaza la violencia, está de acuerdo con los diálogos de paz, que descartan cualquier componenda o negociación que traicione los principios que le dan piso a esta Revolución y que han concitado la aprobación de las grandes mayoría del pueblo no una vez, ni dos , ni tres sino 18 veces, lo cual este y que editorialista olvida, utilizando términos peyorativos e indignantes como el de “balurdo” y “malandros· al referirse a un gobierno que en la ultima elección que se pretendió fuese un plebiscito, recibió la ratificación popular con una diferencia cercana a los 12 puntos.

El “editorialista” de marras, tal vez inspirado por las migajas que le llegan del estipendio de billetes verdes, con que el imperio les financia, es la negatividad en pasta, es de esos que se aferran a la mentira para auto convencerse de estar en lo cierto y al hacerlo pisotean su condición de profesionales de un área de las ciencias sociales como es el periodismo; es esa clase de seres que nunca faltan en cualquier actividad y que se encargan de manejarse en lo más sucio de ella, contribuyendo, sin darse cuenta, o dándose, pero sin importarle porque saben que ya no pueden caer más bajo, a que cada vez menos pueblo, crea en los medios de comunicación e incluso se llegue a generalizar metiendo a todos en un mismo saco.

El título de el llamado y que “editorial” es: “Ramos Allup ganó por unanimidad la medallas de oro en el diálogo con el gobierno”, dejando en evidencia que tal vez oyó pero no escuchó la cadena, o que simplemente, condicionado como lo demuestra en su vomitivo “editorial”, cree que los venezolanos somos brutos hasta el punto de no poder dilucidar dónde esta la verdad, como sucede de nuevo en esta coyuntura, en que estamos enfrentando y derrotando la violencia y el terrorismo con la paz.

Definitivamente este periodista (¿?), como que no escuchó la brillante intervención de Jorge Rodríguez que le dio hasta por la cédula a los intervinientes de la llamada MUD, en un remate de antología que los desnudó de nuevo como mitómanos, en una realidad que no pueden esconder, aunque lo intenten por los medios que sea, incluidos escritos tan de poca monta como el mal llamado “Editorial”, digno del pasquín ya famoso por su falta de profesionalismo y su desapego a la verdad.-


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1941 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas