¿Qué espera Venezuela de la oposición?

El domingo 7 de julio el Colectivo Foro Candanga, publicó en Twitter un mensaje titulado “Derechista Atrévete y No La Sigas Cagando”. En este, aparece un afiche que dice en letras mayúsculas “UTILIZALO…” con la imagen de un médico ofreciendo en sus manos un cerebro.

Espectacular mensaje, porque en verdad, da pena ajena, que un sector tan significativo en el juego político de un país, como la oposición, no desempeñe su papel protagónico como tal, sino que se dedique vergonzosamente, indignamente, a buscar insistentemente la destrucción de la soberanía de su país y con ello amenazar constantemente con la muerte a la población.

¡Qué pena, verdad! Tan solo con eso, podemos decir, que la oposición venezolana raya con la inmoralidad, la indecencia y la falta de cordura, porque se ve claramente, como su objetivo obsesionado por el poder, le ha llevado a cometer los actos más atroces de traición a la patria y contra al pueblo venezolano, ya que no han escatimado esfuerzos para detonar un golpe de estado a sabiendas que esto sería causa de muerte y destrucción en la nación venezolana.

Parece que esta gente no tiene capacidad de reflexionar sobre lo que han hecho hasta ahora y siguen y siguen, empeorando su deteriorada imagen en el país y en el extranjero, donde han ido a dar pena, porque hemos visto por los medios internacionales, como los han criticado, como los han descalificado como hijos de un país, al cual le deben consideración y sin embargo, van a venderlo al mejor postor, sin importarle la vida del pueblo inocente.

En verdad, a uno le da dolor de barriga y calentera, verlos en la Asamblea Nacional, como hacen el papel de ridículos, que cuando no están enguarimbeaos, están bufoneando, interrumpiendo, discutiendo entre ellos, riéndose sin son ni ton y otros están idos, como pensando en la inmortalidad del cangrejo.

No tienen vergüenza, porque acuden a la Asamblea nacional a hacer nada. De verdad, que debería existir una instancia, una norma, que pene con la suspensión del sueldo a los diputados que no participan en las comisiones y que que no sean productivos en su desempeño como tal, como debe ser. Yo creo que esto acabaría con la sinverguenzura de la oposición en dicho sagrado recinto.

Pero, ¡por favor! Basta ya, porque ¿ Cuántos años tienen estos señores representando este papel? Tienen ya, 14 años haciendo nada, sólo echando vaina y vaina. ¿En dónde está su responsabilidad con el pueblo que los eligió?. Creo que ellos piensan que estamos en la democracia representativa de la Cuarta República, cuando los diputados y senadores iban solamente a sentarse a calentar banca y a turnarse para alzar la mano, porque hasta eso les costaba.

Pero no chamos, despierten, véanse en los videos para que sientan vergüenza y pena de sí mismos. Son la viva estampa de lo que no debe ser, de lo despreciable. Da grima, que ustedes vayan a irrespetar un cargo en el que tienen la sagrada misión de trabajar por los sectores que los eligieron.

Al respecto, quiero recordarles ( porque creo que se les ha olvidado) que dentro de sus funciones más relevantes, está como deber ser, respetar la investidura de sus cargos, guardando su debida compostura, en el recinto sagrado del órgano que ejerce el poder legislativo federal en la república Bolivariana de Venezuela. Asimismo deben realizar un trabajo a dedicación exclusiva para que al término de un año, pueda entregar cuentas claras y productivas de su desempeño a los electores que los eligieron y a las regiones a que pertenecen. Y ESTO NO LO CUMPLEN, no asisten a las comisiones Y NO HACEN NADA, NADA; NADA y NADA. ¡Qué pena!! Y entonces cómo hacen, cómo le responden a sus electores, a las regiones con las que están comprometidos?

Entonces, observamos que no se respetan ustedes mismos, al asumir constantemente una actitud fanfarrona, de risitas, gritos, pitos, ofensas y se paran y se reúnen a cada rato. También en sus guarimbas llevan morrales con pitos, parlantes, se ponen cascos y ofenden con sus expresiones impropias, indecentes, hieren susceptibilidades. En verdad son un terror.

Fuera bueno, que recapacitaran y que representaran verdaderamente, dignamente su papel. Venezuela entera aplaudiría y sería motivo de júbilo nacional que la oposición venezolana, por primera vez en 14 años, cumpla con su verdadero y justo desempeño en la Asamblea Nacional, porque Venezuela se lo merece y esta es la patria de todos, una patria que en los años de revolución se ha dignificado, ha crecido y ha avanzado en la educación, el trabajo, en la cultura, la ciencia y la tecnología.

Y saben señores diputados de la oposición, yo también les aplaudiría su debida compostura. Pero saben una cosa, jamás los perdonaré por atacar a nuestro querido comandante eterno Hugo Chávez Frías, por mentarle la madre, por desearle la muerte, por festejar su muerte y por no haberle dado ni un minuto de descanso. Esa es una deuda que tienen que pagar, como se pagan las deudas del amor, como dice la canción. Gracias a dios, nuestro amado líder inmortal, está allá, protegido, resguardado en el seno universal, fuera del alcance de sus maldiciones, de sus injurias.

No me queda más que decirles como comencé este artículo, diputado de la oposición: ¡ATRÉVETE, NO LA SIGAS CAGANDO! Cónchale chamos, usen el cerebro, no las vísceras. Los esperamos para celebrar juntos por la patria, la patria grande y buena que estamos disfrutando. Y no me importa, si no recapacitan, porque sus acciones indeseables, le negarán cada vez más, el derecho a ser recordados en la historia política de este país.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1548 veces.



Moraima Rodríguez Alcántara


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: