La Mesa de la Unidad: igual de macabro como lo fue el Pacto de Punto Fijo

El régimen dictatorial del general Marcos Pérez Jiménez en Venezuela termina por acción del pueblo y los militares el 23 de enero de 1.958. En las primeras de cambios se conforma una Junta Militar de Gobierno y en pocos días por presión del pueblo se transforma en Junta de Gobierno con la incorporación de algunos civiles. En los primeros momentos predominó el espíritu unitario que animaba a los diversos partidos políticos que habían luchado contra la dictadura perejimenista y este espíritu unitario había tenido su expresión concreta en la Junta Patriótica, movimiento que se había formado para luchar contra el dictador, junta formada por miembros de los partidos políticos PCV, URD, AD y COPEI. Sin embargo, un poco después del 23 de enero comienza a resquebrajarse esta unidad y se van definiendo las posiciones de cada uno de los partidos con miras a las próximas elecciones. El preludio del plan ignominioso ya se había dado en Nueva York con la constitución en Diciembre de 1957 de un pacto firmado por los máximos representantes de los partidos políticos venezolanos, Acción Democrática, Unión Revolucionaria Democrática y COPEI, pacto que al ser ratificado en Venezuela en el mes de Octubre de 1.958 toma el nombre de PACTO DE PUNTO FIJO, donde se ratifica la decisión de no darle entrada en él al Partido Comunista de Venezuela; ello por instrucciones precisas del Secretario de Estado de los Estados Unidos.

Teóricamente los partidos políticos firmantes del pacto acuerdan dedicarse a consolidar la unidad democrática en el país, impedir la violencia ínterpartidistas y defender los futuros resultados electorales, formar gobierno con participación de la gente de los partidos firmantes del pacto, sin hegemonía de ningunos de ellos, e incluir en cada uno de ellos algunas personalidades representantes de los sectores independientes, mediante una esmerada y conjunta selección de capacidades. A pesar de esa especie luna de miel de los firmantes del pacto, no pudieron ponerse de acuerdo sobre una candidatura única, por lo que en las elecciones del 7 de diciembre de 1.958 concurren 3 candidatos, cada quien contando con el apoyo solo del partido postulante y algunos otros minoritarios. El Contralmirante Wolfgang Larrazábal, Presidente de la Junta de Gobierno, fue el candidato del Partido URD y PCV; Rómulo Betancourt fue el candidato por el Partido Acción Democrática, el Dr. Rafael Caldera por el Partido Socialcristiano COPEI. Ya se avizoraba la gran mentira de la unidad. Ese proceso electoral arrojó las siguientes cifras: Rómulo Betancourt 1.284.092, votos. Wolfgang Larrazábal 903.479 votos y Rafael Caldera 423.262 votos. La votación para el Congreso Nacional significó que AD obtuviera 32 senadores y 73 diputados; URD 11 senadores y 34 diputados; COPEI 6 senadores y 19 diputados; y 2 senadores y 7 diputados el PCV. Días después de este proceso eleccionario sobreviene un intento de desconocerlas por parte de algunos sectores que apoyaron la candidatura de Larrazábal, pero la actitud de la Junta de Gobierno, presidida en ese momento por el Dr. Sanabria, y la posición firme de las fuerzas armadas logran calmar estas manifestaciones.

Hasta 1.998 se pudo observar como el tan cacareado Pacto de Punto Fijo había resultado frustrante, se veía era un convenio hecho entre hipócritas que solo buscaban beneficios particulares y de cada grupo político, ya que el pueblo siguió siendo excluido de cualquier política de gobierno. No hay duda que aquel pacto fue una gran farsa y está comprobado que entre los firmantes nunca hubo la voluntad de unirse y hacer un gobierno en bien de Venezuela y de los venezolanos. En la práctica el Pacto de Punto Fijo representó una especie de guarida en donde irían a refugiarse feroces fieras carroñeras. De tal manera que cuando Rómulo Betancourt asume la Presidencia el 13 de Febrero de 1.959, de inmediato tiene que afrontar la división de su partido AD; más adelante habrá dividirse COPEI, URD y PCV. En AD: Movimiento de Izquierda Revolucionaria, PRIN, MEP, MIN, Apertura, ABP, Encuentro Nacional, Un Nuevo Tiempo y Voluntad Popular. En COPEI: Convergencia, Proyecto Venezuela, Primero Justicia y Alianza Popular. En URD: Integración Republicana, Vanguardia Popular Nacionalista, Movimiento Democrático Independiente, UPI y Movimiento Republicano Nacional. En PCV: Partido de la Revolución Venezolana, Movimiento Al Socialismo, La Causa Radical y Nueva Alternativa. Y así continúan subdividiéndose todos esos grupos políticos hasta que hoy todos ellos están casi anulados del quehacer político en Venezuela.

José M. Ameliach N. Enero de 2.012


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2123 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a137129.htmlCd0NV CAC = Y co = US