Tiempo de cambios

T-ves arrancando bien

El inicio de las transmisiones del nuevo canal 2, conocido por sus siglas T-ves fue un acontecimiento de esos que quedarán grabados en la memoria colectiva, porque marcó el comienzo de la televisión de servicio público en nuestro país, una vieja aspiración de la sociedad venezolana en general y de los gremios periodísticos en particular, aunque algunos dirigentes hoy marquen distancia por razones de su oposición al actual gobierno.

T-ves nace en medio de una batalla político-mediática que ha repuntado con fuerza a raíz de la decisión del gobierno venezolano de no renovar la concesión que durante 53 años usufructuó el grupo 1BC. Aún antes de nacer este proyecto que está dirigiendo la respetada colega Lil Rodríguez ya fue objeto de todo tipo de descalificaciones, sin apostar siquiera al mínimo beneficio de la duda que merecen tanto ella como los otros directivos. Imagino que la primera transmisión de T-ves debe haber puesto a pensar a más de uno de los ciudadanos que hicieron sonar sus cacerolas y sus sirenas en señal de protesta.

Al menos lo que yo observé en la madrugada del lunes tiene una excelente factura. Se trata de un canal fresco que nace con todas las ganas de hacer buena televisión, de reivindicar lo nuestro sin caer en cursilerías o en producciones demodé. Viene además con la fuerza y el impulso de quienes han esperado largo tiempo para demostrar que es posible dirigir un medio sin secuestrar el mensaje, y que también puede hacerse realidad el sueño de abrirle caminos a una auténtica producción independiente.

El reto de los directivos de T-ves y de los productores es inmenso. Es mucho lo que hay por descubrir en Venezuela y hasta en Latinoamérica. Y la gala inaugural nos dejó la sensación de que a los televidentes de todas las edades nos esperan agradables sorpresas en la programación que aún se está estructurando. Tengo la convicción de que en el fuero interno de quienes durante años han pregonado la necesidad de una televisora de servicio público se produjo algún grado de satisfacción al recibir el adelanto de lo que el nuevo canal 2 ofrecerá a la audiencia. Y creo que el tiempo irá colocando las cosas en su justo lugar.

Por ahora los ánimos están muy inflamados, pero creo que los sectores críticos de la sociedad, sobre todo aquellos que han luchado sinceramente, y desde sus perspectivas, por mejorar el contenido de nuestra televisión, no deben apartarse ni, por supuesto, ser apartados. Estimo además que T-ves puede ser el referente que impulse el cambio en los paradigmas del resto de los canales, tanto públicos como privados.

Aunque sabemos que la confrontación política no ha terminado y muy probablemente no terminará, seguramente este nuevo canal va a contribuir a darle un nuevo cauce al debate colectivo sobre la televisión que requiere nuestra sociedad. El problema está en las predisposiciones. Invito a los sectores críticos que no se dejan llevar por la irracionalidad a dar ese debate y a exponer sus puntos de vista, una vez que ya tenemos en pantalla una propuesta concreta.

En días recientes tuve un cordial diàlogo radial con el siempre amigo Tulio Hernández, estudioso de la comunicación. Ojalá lea estas notas y pueda dar su punto de vista. La misma invitación la extiendo a los estudiantes de la Escuela de Comunicación Social de la UCV, con quienes pude contrastar opiniones sobre esta materia la semana pasada, junto a Gregorio Salazar.

Milfred Baptista. Mi sentido pésame a la amiga y colega Milfred Baptista, por el sensible fallecimiento de su señora madre. Un abrazo fraterno para ti y para Freddy en esta hora dolorosa.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5862 veces.



Vladimir Villegas

Periodista. Ex-presidente de VTV, ex-viceministro de Relaciones Exteriores para Asia.

 vvillegas45@gmail.com      @VladiVillegas

Visite el perfil de Vladimir Villegas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /medios/a35489.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO