¡Ay, mujeres y si son desarregladas y chavistas mejor!

Y cuál es el problema de que nuestras mujeres por ser chavistas o del
gobierno porque " estén desarregladas, estén sucias, anden sin
maquillaje" tiene que criticarlas una señora de la burguesía que,
según ella, se viste como ella quiere y todo lo que tiene se lo ha
dado su marido y, claro que sí que razón más que suficiente tiene de
andar bien vestida y calzada si su marido ha tenido y tiene de que
echar mano, jodida está la que no tiene marido no es adeca ni tiene
guardaespaldas para moverse con sobriedad cada vez que sale a trabajar
y, además es ama de casa que el único maquillaje que le sirve es coger
sol para ponerse roja rojita sin pena ninguna.


En cambio la dama a que me refiero no coge sol que es lo más seguro y
tiene todo el tiempo del mundo para embarrarse la boca de pintura
labial y dispone de una persona que vaya a su domicilio a taparle las
arrugas y demás asomo de vejez que comience a palpitar en su tez y sin
apuro ninguno enmascarar un rostro que se tiña de placidez y, emocione
todavía las pasantías de su marido cuando busca un derecho de palabra
que le abra las puertas del Paraíso de su consuelo si es que todavía
tiene las alas que le prestara Adán para coger vuelo.


Qué se gana con ir a un programa de televisión a despotricar de las
mujeres que son del gobierno por la sencilla razón que ella, en este
caso: Diana D'Agostino, esposa del diputado, Ramos Allup, se empecine
en defenderse al no sentirse criticada meses atrás por personas
importantes ni de ralea social por haber salido en la portada de la
revista Okey y, de acuerdo a su opinión de desembuche por lo feo y
nada saludable verlo como un estímulo de la belleza criolla que como
mujer de alcance atractivo y hasta majestuoso, haya sido perforada en
su esencia por personeros del gobierno que jamás sus mujeres trepen
tal alto en lucidez y semblanza como -ella- de enaltecer rostro
glamuroso que ensille el realce de las mujeres del gobierno que están
más bien descoloridas y no asoman un perfil enjundioso que bañe de
altivez al gobierno de Maduro.


Y si ella que goza de la potestad que le da su marido como presidente
de la AN con tanto trabajo por delante hacia el cambio: es posible que
a esas mujeres de gobierno como lo dijo ella, haya que arreglarlas así
como Jorge Rodríguez que la criticó en vez de ocuparse de arreglar las
calles de Caracas que las tiene inmundas se ocupe de criticarla a ella
que a decir verdad: su marido desde que llegó a la AN, la puso a valer
con 106 diputados y los cuadros de Chávez y el libertador libres de
oprobios como medida de recuperación del país que los enaltece a ellos
y a ella como la esposa de Ramos Allup.


No sé si la esposa de Ramos Allup se tragó la entrevista dando con sus
palabras un encaje de conciliación, pero lo que sí es cierto es
misógina tras de Ramos Allup que no las pasa y si están en algún cargo
publico que le lastimen sus decisiones o, no le paren pelota las
fustiga con una racionalidad de ejemplos in(maduros) que le cae a
quien ose revirarle la cara de la discordia y, doña Diana no se quedó
mirando el sol de la paz y, lo más angustioso de la entrevista fue
cuando una de las dos entrevistadoras le preguntó a la entrevistada
como madre que es aún ésta no siéndolo, si había oído decir, que el
que tiene un hijo tiene todos los hijos del mundo y, la esposa de
Ramos Allup lo confirmó, aunque ella es madre de tres lo es también de
todos los demás hijos (y por eso será que visita a diario los
orfanatos del país, como una buena madre, pero que los huérfanos no
sean de madres que fueron del gobierno) y, en su respuesta, allí
mismo: a quien no se les salieron las lágrimas después de haberla oído
es porque no es adeca o viven en otro mundo o, por miedo a que se le
rodara el maquillaje y, parecieran mujeres del gobierno, greñudas,
uñas sucias, rostro pálido. ¡Oh Dios qué horror!

Y que fue lo que dijo con más fuerza de poder mediático la esposa de
Ramos Allup: pues, que el país está abandonado y, lo más seguro que si
los adecos estuvieran en el poder del Estado, el país estaría pujante,
aunque cuando ellos eran alcaldes de Caracas, las calles se la pasaban
rotas, pero eso fue en el pasado, pregúntenle a Claudio Fermín, si
sabe algo sobre eso y, a Virgilio Avila Vivas como gobernador de
Caracas cuántas veces las rompieron ambos y, para qué.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2115 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a229102.htmlCd0NV CAC = Y co = US