Un periodista sospechoso

En España hay un periodista sospechoso... Sospechoso de ser un vocero a sueldo de los planes imperiales. Hay otros periodistas que piensan como él, pero al menos están recluídos en cadenas de radio o televisión locales o autonómicas a las que uno acude si está en sintonía con ellas. Pero este periodista están en los medios de alcance nacional. Sin embargo, que cobre de los medios venezolanos o de cuaquier otro medio o intermediario yanqui tendría menos importancia si ese energúmeno no se la diera a la relación del profesor Monedero con los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia y si no hiciera una campaña sin tregua contra el gobierno venezolano y a favor del Gran Mamón. Es demasiado crispada esa contumacia cercana al odio para ser periodísticamente neutral.

El caso es que el ochenta por ciento de los medios en Vene¬zuela está en manos de la derecha y de la ultraderecha. Pero el cien por cien de las ocasiones que aparece ese periodista empotrado en los platós televisivos, arrollando a todo aquél que intenta razonar, venga o no venga a cuento del tema a debatir y con un encono que hace sospechar acusa al gobierno venezolano de dictadura san¬grienta.

Es demasiada casualidad esta correspondencia entre el porcentaje ultra de medios venezolanos y el empeño de este sujeto en presentar a Venezuela ante la audiencia española como una tiranía. Es sospechoso que no se interese en absoluto en cómo habrá de verse desde fuera a España, de cómo habrán de considerar a este país del inmenso latrocinio, los abusos, las mordazas y los sindicalistas y no sindicalistas en la cárcel por manifestarse o protestar. Es demasiada obcecación en un periodista como para ir de buena fe. Esa obsesión por Venezuela y su gobierno recuerda las circunstancias psicológicas que rodearon al clima mediático generado antes de que la canalla arrasase primero a Afganistán aparentando que allí estaba el escondite de Bin Laden, luego a Irak atribuyendo a Hussein poseer terribles armas que no existían, y luego a Libia para entregar, antes de la quema, a su máximo dirigente al linchamiento de la chusma...

No tendría nada de extraño que este sujeto español del periodismo rampante esté subvencionado por los medios venezolanos de la ultraderecha o por otras cloacas del imperio. Al periodista, como al soldado el valor, se le suponen rigor y objetividad. Pero éste periodista se ufana de su marcada ideología neoliberal. Es más, desde que irrumpió en la palestra mediática hace varios años, viene haciendo alarde de liberal, que es el modo de identificarse hoy los neoliberales que acosan a Venezuela y a América del Sur como hacen siempre los dueños del imperio. Y está visto que esa ideología -también en los periodistas que la profesan- es incompatible con el comedimiento, con el rigor y con la objetividad: los tres rasgos que por encima de todo desprecian el fascista y el energúmeno...





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1213 veces.



Jaime Richart


Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a204764.htmlCd0NV CAC = Y co = US