Fernando del Rincón (CNN) go home

No Fernando. No más guachafita por tu CNN en contra de Venezuela.
Puedes entrar al país como mexicano y, te puedes quedar, comiendo maní
y tostón y, arepas de chicharrón el tiempo que quieras sí, puedes.
Pero no tienes permiso de trabajo periodístico para cubrir las
elecciones municipales en San Cristóbal, estado Táchira. Ni falta que
hace hombre, por lo tanto, go home. Esta gente no quiere entender que,
Venezuela se respeta. ¡Qué buena vaina!

Así que como llegó se va, no vaya ser cosa que se le ocurra caerle a
trompada limpia, como respuesta agresiva de furia, a una mujer
venezolana, como lo hizo allá en México con su ex ni que, Human Rights
Foundation (HRF) nos critique y, nos condene como siempre lo han hecho
y, lo fije como una censura más en este caso contra CNN como una
medida afrentosa del régimen que, no se escapa como gobierno
autoritario -según, pensar de ellos- que, además expresaron, “que
suelen hostigar periodistas y dificultar el trabajo de los medios de
comunicación internacionales”. ¡Pobre de ellos!

Recordemos que, el director de esa Organización (HRF) José Miguel
Vivanco, fue expulsado del país, exactamente el 19 de septiembre de
2008 porque, este señor entró al país teniendo visa de turista se
mandó sin tapujos de “manera abusiva y grosera” desarrollando una
rueda de prensa, donde vilipendio a las instituciones del Estado
venezolano e hirió la dignidad de un pueblo soberano y, eso de manera
ilegal y, desde ese día no ha dejado de maldecir a los venezolanos y,
en particular a Chávez y Maduro, quienes actuaron contra él y, lo
echaron del país y salió como un tarifar que además es tarifado del
Departamento de Estado y, siempre que puede trata de reventarnos las
entrañas de nuestras almas y, vive sudando la gota fría de su
arrechera de malcriado y cada vez que respira nos odia con una ilusión
loca -¿miento, Vivanco?- Y, nosotros, ¡por allí salió compadre a media
noche, metido en un avión y a Brasil del susto fue a parar y, a
limpiarse!

Lo otro que molesta altamente y pesa y, “es que por primera vez se
rechaza una solicitud de credenciales a un periodista de CNN en
español” (que ingratitud) que desgracia, ¿la nuestra? Porqué Señor se
le aceptó eso a este régimen de meterse con un periodista de CNN que,
lucha ciegamente por la democracia en Venezuela con una voluntad de
comprensión y atención que late al instante como imágenes furtivas,
aunque usted no lo crea, así es y, ¿Obama qué dirá de todo esto, se
pondrá blanco por rayos y centellas que explotarán en su sistema
nervioso de la Casa Blanca en busca de castigo contra los bárbaros de
acá y, enjuiciados estaremos. Estamos salados, no pegamos una a favor
del imperio y seremos deshuesados en el Senado de EEUU sin piedad y,
Miami Bay nos espera.

Y, don Fernando del Rincón, ¿qué hará por tan hondo desatino
comunicacional? Se irá tranquilamente con su rabo entre las piernas
-yo no lo creo, manito- ¿algo tiene qué hacer y ya, porque las
elecciones municipales de San Cristóbal no esperan o, ¿se irá para San
Antonio del Táchira? Es importante, para la vida nacional saber, qué
hará como contrarespuesta ese “digno y esmerado” periodista de CNN que
fue incomprendido por las autoridades venezolanas del caso, porque no
puede ser que este gobierno malvado y, “castro-comunista” por demás
acorrale a un periodista de la talla grandilocuente de Fernando que
trabaja para CNN en español y, nos ama.

Posiblemente, ahora vendrá una telenovela diaria sin apuros, con
actores mayameros protagonistas de los deseos que matan desde lejos y
seremos ultrajados como incultos ciudadanos que le damos la espalda al
progreso que nos viene del imperio y, será tanta la lluvia de
emociones que la MUD prepara un comunicado para cantar fraude en el
Táchira sin CNN y, María Corina, sonará las campanas de la discusión
con sus razones que le refuerzan la terquedad que mantiene que aquí lo
que hay es una dictadura y, con ella Fernando del Rincón, marcharán
con la misma bandera de colores sesgados y, la SIP por un derecho de
palabras de Miguel Otero, nos llevará a la OEA, a ponernos de rodillas
y, como represalia de complacencia que debilite el gobierno a favor de
CNN no habrá más mesa de paz podrá decir sin titubeo Jacobson.

¡Basta de tanta maldad contra los periodistas de Atlanta! -dirá, el
boletín oficial del Departamento de Estado, por lo que la acción de
desacato contra el presidente Maduro viene de frente y, Cala el pobre
de Cala, no parará de llorar y nos comerá vivo de noche y de día y, no
dejará de entrevistar a quien ose estrangularnos con las manos de la
libertad perdida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2175 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a188666.htmlCd0NV CAC = Y co = US