Honduras ¿Plan para acabar con la OEA y las revoluciones?

Latinoamérica,  y  con  ella la  OEA, pareciera haber tomado en los últimosaños  un  rumbo  no  acorde  con los intereses de los yankis. La muerte delALCA,  decretada  por países de Suramérica, afiliados a dicha organización, fue   una  campanada  para  los  gringos;  mientras  que  la  elección  del sectretario general disparó todas las alarmas en el Pentágono. Ahora,  lo que pareciera haber desbordado el vaso donde se almacena todo el racismo,  la  prepotencia  y  la  visión imperialista de los yankis, fue la decisión  de  echar atrás aquella medida, impuesta por ellos, de expulsar a Cuba del sistema interamericano.


Una  OEA  con esa actitud no sirve a los intereses gringos, por lo que todo pareciera  indicar  que la han condenado a muerte. Podrían haberlo logrado, presionando  a  los  países  que  aún  se  dejan presionar para rechazar la propuesta  de  dejar en manos de la propia Cuba,  la decisión de retornar o no  a la OEA; pero eso significaba dañar la imagen que están fabricando del Presidente Obama. En aquella oportunidad, respaldaron la decisión (con leve resistencia) como parte de su estrategia del doble discurso, pero de inmediato se montaron en el  plan para torcer, por la fuerza,  el rumbo que ha tomado lo que una vez
calificaron  como  su  patio  trasero y en el camino llevarse por delante a una OEA que como ya dijimos se empeña en librarse del dominio imperial.

En este escenario es el que se circunscribe el golpe de Estado en Honduras. Cuidando  la  imagen de Obama el gobierno gringo condena a medias el golpe, pero  no  toman  ninguna  acción  que  pueda  revertirlo;  por el contrario asesoran y le dan respiro financiero a los golpistas. ¿Cuál  es  el objetivo de esta estrategia ? Dejar en claro que la OEA es un cadáver que ni siquiera tiene capacidad para revertir un golpe que condenan todos y cada uno de sus miembros. El  mensaje  no  tiene  da lugar a otras interpretaciones... Si los gringos deciden tumbar un gobierno, no hay OEA que valga. Refuerzan   esta   tesis  dejando  de  lado,  de  manera  descarada,  a  la organización  y  nombrando un mediador hecho a la imagen y semejanza de sus intereses (Óscar Arias).

Es  entonces  el  golpe  de  Estado en Honduras una estrategia no sólo para frenar  los  cambios  que  vienen  impulsando  nuestros  pueblos, sino para destruir  una organización como la OEA, antes de que esta termine plegada a los  sueños  que  nos  legaron Bolívar, Sucre, Sandino, Morazán, Artigas  y
tantos otros. A los yanquis les sirvió mientras fue sumisa e instrumento de chantaje   e   intervención,   pero  ahora  cuando  apenas  da  señales  de independencia, les resulta más conveniente su destrucción.
En  una  correcta  lectura  de lo que ocurre, el Presidente Chávez invita a Zelaya  a que se salga de la trampa tendida por los gringos, pero aún hacen falta  acciones más contundentes destinadas no sólo a garantizar el retorno de la democracia a Honduras, sino a proteger a nuestros gobiernos, nuestros
cambios y nuestras revoluciones.

Obama  se mueve con cautela porque está consciente que no puede volver a la era  Bush  sin  riesgos. Eso hay que aprovecharlo y presionar públicamente para que se defina y deje de apoyar a los gorilas hondureños. El  futuro  de  América Latina está en juego y va depender en grado sumo de cuanto  puedan influir en sus pares  Chávez, Correa, Evo, Lula, Cristina y Ortega.


arellanoa@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2121 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas