Voces Contra el Imperio

Netanyahu, Al Bagdadí y Uribe en la cruel comedia

Siempre, en momentos de crisis capitalista aparecen en la escena política y militar mundial nefastos personajes que pretenden conjurar los espíritus del pasado, tomando prestado hasta sus nombres y consignas para disfrazar sus verdaderos fines. Así, como una suerte de retorno a las viejas vicisitudes ocurridas en distintos tiempos y lugares, hacen su entrada crucial en el teatro mundial, bien publicitada por los medios internacionales, estos enigmáticos actores que parecen sacados de las peores películas de terror del cine hollywoodense.

La historia de la primera mitad del siglo pasado es un ejemplo fehaciente de ello.

Nefastos personajes aprovecharon los momentos de crisis capitalista en Europa, también conocida como la Gran Depresión de 1929 (luego de la primera guerra mundial), para tomar el poder con el apoyo de las burguesías locales e instaurar un régimen de terror.

Así lo hizo Benito Mussolini, quién profesaba encarnar el espíritu de todos los emperadores romanos que conocieron aquellas tierras en el pasado, y creía fervientemente tener la misión de restablecer el imperio romano para volver a dominar al mundo.

De la misma forma, Adolfo Hitler creía ser el “ungido” por una extraña providencia y por el espíritu de los emperadores germánicos del pasado, y al igual que su amigo Mussolini, profesaba tener la misión de mantener la pureza de la “raza aria” alemana para reconstituir el imperio alemán que dominaría al mundo.

Sin embargo, en la actualidad también resaltan hechos y personajes igualmente maquiavélicos.

El genocidio de niños palestinos ocurrido durante las dos últimas agresiones a Gaza, Palestina (2008 y 2014), equiparó las políticas de limpieza étnica emprendidas por el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu con las instituidas por el rey Herodes hace más de 2000 años para el control poblacional.

Al igual como lo hicieron los fascistas italianos y los nazis alemanes, los sionistas israelíes manipulan la historia y dicen ser los “escogidos” por una extraña providencia para ocupar las tierras palestinas, eliminar a los “inferiores” palestinos y someter al mundo. 

De la misma forma, el hoy autodenominado Califa, Abu Bakr Al Bagdadí (cuyo nombre verdadero es Ibrahim Awwad Ibrahim Ali al-Badri al-Samarrai), líder del grupo terrorista que lleva por nombre Estado Islámico (EI o Daech), se considera a sí mismo como la reencarnación del primer Califa de los musulmanes Abu Bakr Al Siddiq (573-634 d. C.) elegido luego de la muerte del profeta Mohammed (632 d. C.).

Al Bagdadí ha manifestado tener la misión de limpiar las tierras árabes de los “infieles”. Al tiempor que ha jurado derrocar al gobierno sirio de Bashar Al Assad y al eje de la resistencia antiimperialista de la región conformada por Irán, Siria, Irak y Líbano (HezbAllah). El grupo terrorista EI liderado por Al Bagdadí han proclamado que su fin es restablecer el imperio islámico que desde 700 d. C. a 1258 d. C. alcanzó extenderse desde el Oxus hasta los Pirineos (desde el Norte-oeste de China, hasta el norte España, fronteras con Francia).

Otro personaje maquiavélico se encuentra también en el Caribe.

Muchos opinan que Álvaro Uribe Vélez, ex presidente de Colombia y también reconocido por sus vínculos con el paramilitarismo y el narcotráfico colombiano, es considerado como la resurrección del prócer colombiano Francisco de Paula Santander, quién fue traidor a la causa emancipadora del Libertador Simón Bolívar.

Uribe, admirador de Santander, y que ha sido señalado por financiar a grupos terroristas que organizan atentados en Venezuela [1], ha manifestado abiertamente, y en reiteradas ocasiones, su disposición de destruir a la Revolución Bolivariana.  

Muchos aspectos hermanan a los dos últimos farsantes.

Más allá de sus diferencias culturales y las distancias, los une el rechazo, el odio y su disposición a enfrentar, sirviéndose de cualquier medio, a los gobiernos nacionalistas-progresistas, antiimperialistas y anticapitalistas. Pero también los une un padre común: EE.UU.

Lo fundamental es, que tanto Netanyahu, Al Bagdadí, como su par caribeño Uribe Vélez, fungen como tristes peones al servicio del imperialismo estadounidense, dispuestos cada uno en sus respectivas regiones (Medio Oriente y América Latina), para desempeñar las faenas de terrorismo y provocación ideadas por el sionismo internacional y los estrategas del Pentágono en el gran tablero mundial.

Bien decía Carlos Marx que estos personajes “aparecen en la historia una vez como tragedia y la otra como comedia” [2]. A lo que podríamos agregar: una cruel comedia.

 

Fuentes:

[1] Ministro Rodríguez Torres: Uribe financia acciones terroristas en Venezuela

 http://www.aporrea.org/actualidad/n258041.html

[2] El 18 brumario de Luis Bonaparte, Por. Carlos Marx

http://www.formacion.psuv.org.ve/wp-content/uploads/2013/07/El-18-Brumario-De-Luis-Bonaparte.pdf

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1826 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: