A 105 años de su natalicio

Allende: esperanza, dolor y lección de una revolución desarmada

Hablar y escribir sobre su vida y trayectoria política de Salvador Allende y su desenlace final, siempre será un tema de análisis ideológico en un mundo que cada día se debate por acabar con la hegemonía unipolar impuesta a sangre y fuego por el imperio y sus aliados, estamos claro, que esta lucha es entre David y Goliat, por un lado las mayorías tienen como arma, la razón y la justicia y el minoritario enemigo de clase, las armas son su defensa para atemorizar e imponerse, las consecuencias de su síndrome de poder, son la destrucción del planeta, su desarrollo no sustentable y además de sus corporaciones económicas para alienar al mundo de consumo y hacernos dependientes de sus basuras, son la causa letal de el exterminio de la humanidad y las que pueden ser de “utilidad” como el adelanto significativo en las comunicaciones, las utilizan como espionaje y desestabilizar a diestra y siniestra a las naciones que no le son de su confianza, el Compañero Allende, fue una víctima de los medios, entre ellos, El Mercurio fue su verdugo, financiado por el departamento de estado.

Allende nace un 26 de junio del año 1908 en la ciudad de Valparaíso, es el puerto marítimo más importante de Chile y los años de su infancia, coincidieron con la incubación, de profundos problemas económicos-sociales, marco bajo cuyas condiciones, venció y estudió. En 1918, su padre decidió enviarlo a la Ciudad de Santiago capital de Chile y cuando cursaba el cuarto año de humanidades, el Salvador Allende, escuchó hablar de un seceso destinado a transformar el mundo; era la Revolución de octubre, en el acto se abrieron grandes interrogantes en ese muchacho lleno de inquietudes, pero fue un señor italiano de profesión ebanista llamado, Juan Demarchi, anarquista, quien le enseñó libros e introdujo en Salvador, la problemática social que vivía el mundo. Su formación en un hogar de clase media, pero con grandes dificultades económicas y en el marco de una sociedad burguesa, resultaba difícil sostener los gastos que originaban la educación para él y hermana Laura y más aún, sus estudios académicos. Sin embargo en el sistema en el cual creció y se moldeó, fue avanzando rápidamente en conocimientos y comenzaba a perfilarse como dirigente estudiantil universitario, llegando a ser el vicepresidente de la Federación de Estudiantes Universitarios de Chile ( FECH) ya una vez titulado como médico y con solo 24 años, formó parte de la fundación del Partido Socialista chileno, posteriormente ya graduado como médico, fue nombrado ministro de salud del gobierno progresista de Pedro Aguirre Cerda y de ahí en los años venideros, fue elegido por el PSCH, como el candidato a las elecciones presidenciales en las cuales participó en 4 oportunidades siendo la última, el 04 de septiembre del año 1970

Allende, creyó posible hacer las transformaciones sociales que el Pueblo chileno reclamaba con urgencia y que a pesar de la gran oposición a la cual se vio enfrentado, logró grandes objetivos sociales y económicos, para la clase humilde y trabajadora que había sido excluida desde siempre y lo más relevante es, que fue haciendo los cambios en el marco de la institucionalidad burguesa, pero la derecha oligárquica y terrateniente, no lo podía seguir tolerando, sin embargo, Allende estaba convencido que se podía transformar este sistema arraigado a las raíces oligárquicas de esta clase dominante, e insistió que se podía pactar en un clima de paz y lograr la vía al socialismo, anhelo de las mayorías, ese fue su graso error, simplemente una UTOPÍA que solo comprendió, el propio día 11 de septiembre del año 1973, cuando la infame y apátrida oligarquía criolla y el imperialismo dieron el golpe que no solo acabó para ese entonces, con las esperanzas del Pueblo chileno y de los Pueblos latinoamericanos, sino que se implantó el FASCISMO.

Esta acción fascista oligárquica y terrateniente, con el aval del imperialismo estadounidense, asesinó a miles de chilenos y otros miles fueron desterrados de su Patria, esta cruel página de la historia chilena, tenía que ocurrir, para comprender que no es posible ni jamás lo será, construir una revolución, dentro de la institucionalidad de un sistema burgués, porque es contra natura.

Allende en sus últimos instantes de su existencia física, consciente del holocausto que venía para su Pueblo que tanto amó, se dirigió a los chilenos con el único medio que disponía para ese trágico momento, una radio y por esa onda dejó su mensaje para la posteridad, le habló a los trabajadores de las industrias, a los campesinos, a la mujer humilde de la Patria, a los estudiantes y les pidió, *no se inmolen, manténganse en sus casas que este momento gris y amargo, otros hombres y mujeres, lo superarán, la felonía y la traición de han impuesto sobre nuestro Pueblo*, en esas críticas horas y solo en su despacho presidencial, sin más compañía que su fusíl y su conciencia, comprendió la cruda realidad, *una revolución desarmada, no se consolida sólo con ideas* Tomó su fusíl y se enfrentó a los DEMONIOS de esa sociedad burguesa en la cual hasta hacía unas horas atrás, había creído y en su epílogo comprendió que se había equivocado.

*jamás se podrá construir una sociedad sin exclusión y de iguales oportunidades donde impere la justicia social, en el marco de la institunacionalidad burguesa, o ellos o nosotros, pero juntos jamás y nunca*

A partir de esta experiencia chilena, hemos aprendido los Pueblos del Mundo, que al enemigo de clase, no se derrota con palabras ni arengas, ellos nos impusieron como forma de vida, el miedo y la explotación para incrementar sus ganancias y al asomo de una protesta, impera la represión y si nos atrevemos a la insurgencia, aparece el rostro y la acción del FASCISMO.


Un Alerta

Camaradas, en los tiempos actuales el imperio no está en condiciones de invadir o de dar golpes de estado, le es muy costoso y de alto riesgo, pero si está capacitado criminalmente, para INOCULAR en forma selectiva, nosotros los venezolanos estamos absolutamente seguros, que a nuestro Líder Eterno, así lo asesinaron



Esperemos que esta reflexión, la puedan entender y asumir,

Quienes tienen en sus manos, el timón para no cambiar

El rumbo ni el destino de la Patria venezolana en su 192 aniversario

De la Batalla de Carabobo que consolidó su primera Independencia



¡VIVA ALLENDE!

A SUS 105 AÑOS DE SU NATALICIO



¡VIVA CHÁVEZ!

¡VIVA BOLÍVAR!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1581 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor