Bolívar no despertó de su tumba en vano

Los muertos despiden a Uribe. Bolívar se encuentra con Chávez

Mientras la “Delegación de Europa y EEUU certifica la existencia en Colombia de una fosa común con 2 mil cadáveres, Uribe se despide de la Presidencia con ansias de guerra.

Prensa Latina reseña indicando sobre la fosa común, “la acción ha sido avalada por una delegación de Europa y Estados Unidos, encabezada por seis eurodiputados- que certificó el pasado viernes- tras una audiencia pública en la localidad de Macarena (suroriente) Colombia- la existencia de una fosa común con dos mil cadáveres no identificados, en donde incluso se comprueba que los paramilitares colombianos utilizaban hornos crematorios para sus víctimas.

Ante este bombazo informativo, el todavía presidente Álvaro Uribe Vélez, visitó este domingo a las tropas acantonadas en el Fuerte Militar de La Macarena (Meta), lugar del macabro hallazgo. Allí agradeció la tarea de los uniformados “que garantizan la seguridad en una extensa región de los Llanos Orientales”.

En otras notas, Uribe, alega que la información sobre la fosa sólo busca “descalificar su política de seguridad democrática y a las Fuerzas Armadas de su país”.

Aun cuando la noticia es un hecho cierto Uribe se quiere hacer el loco. Pero  la senadora Piedad Córdoba, quien no le pierde paso, reflexiona sobre esta matanza y al ser consultada dijo: “… la intención del Jefe de Estado (Uribe) de viajar a ese municipio tiene como objetivo "esconder la atrocidad que allí se cometió".

Advierte al periodista: "Me dicen que hoy Álvaro Uribe Vélez está en La Macarena, mucho ojo a las víctimas, fue a ver cómo esconde la atrocidad que cometió (...) eso es tapen-tapen", aseguró.

Córdova sentenció: "El Terrorismo, disfrazado de Presidente, nos persigue hasta La Macarena, para tapar los horrores del gobierno más sanguinario de la historia".

En medio de ese acontecimiento, que revela parte de la atrocidad de la guerra interna en Colombia, el furor mediático informativo internacional hace seguimiento con lupa a las declaraciones del presidente venezolano, Hugo Chávez, sobre el impasse colombo-venezolano.

La BBC Mundo (Colombia), digital titula: “La despedida de Álvaro Uribe”, (Hernando Salazar).

 “Álvaro Uribe dejará la presidencia el próximo 7 de agosto.

El último de los 306 consejos comunales de gobierno que hizo este fin de semana Álvaro Uribe como presidente de Colombia rompió los esquemas.

No fue la típica reunión con gente del común, de apartados pueblos de Colombia, "algunos que jamás había visitado un jefe del Estado", según la Presidencia, y donde Uribe asumía el doble rol de jefe que daba órdenes y al mismo tipo se ponía el traje de ciudadano y reclamaba la acción del Estado.

El sábado (24 de julio), como lo hizo varias veces en sus dos períodos de gobierno, Uribe volvió a decir que en lugar de las presentaciones a puerta cerrada con Power Point en los salones de la Presidencia, él prefiere "el 'power people' en la reunión con los colombianos".

Sólo que esta fue una reunión mucho más formal, en un elegante centro de convenciones de Bogotá y el auditorio, de más de un millar de personas, no era de ciudadanos que pedían, se quejaban y reclamaban, sino de altos funcionarios, congresistas y amigos, elegantemente vestidos, que agradecían.

Uno de ellos, el ministro de Defensa, Gabriel Silva, dijo que la política de Seguridad Democrática promovida por Uribe fue una especie de "segunda independencia" de Colombia y comparó a Uribe con el libertador Simón Bolívar.

Los únicos ciudadanos del común que estaban presentes eran un grupo de indígenas y  nativos de San Andrés y Providencia, en el Caribe, que cantaron el himno nacional en lenguas nativas y en inglés.

Pensando en lo anterior, creo que la reciente exhumación de los restos de Simón Bolívar y el acercamiento y sentimiento que Chávez expresó con ese acontecimiento, acelera la sentencia en su contra,  dejando espacio a esa mente inteligente, que sin duda tiene Uribe, pero que aliña con  envidia y rencor, y a quien ahora en Colombia, le comparan con Simón Bolívar. No olvidemos que el Libertador también es venerado en ese hermano país.

Creo que ésta estampida de agresión de Uribe Vélez contra Hugo Chávez, -a tan pocos días de dejar la presidencia, que debe abandonar el 7 de agosto- además de su delirio persecutorio contra sus paisanos guerrilleros en estos ocho años de gobierno, se suma la obsesión en relacionar a Chávez con la guerrilla,  sin dejar de lado la trama política interna, las estratagemas del Pentágono y demás argucias continentales o extracontinentales, siempre contra el proceso revolucionario bolivariano, y sí para ello debe apelar al escándalo y a la calumnia, lo hará, ya que  mentir se le hizo una constante.

En mi entrega anterior dije que Uribe-con la denuncia en la OEA, quería, entre otras razones,  de vengarse por la caída en la balanza comercial de su país. Entonces se dispuso a hacer bulla internacional e ir vendiendo la idea de llevar a nuestro presidente Hugo Chávez a la Corte de la Haya. Si ese objetivo fuera descabellado-al menos para atemorizar le sirve- pero no dudo que Uribe y su gente deben tener otras estrategias. Sólo  queda esperar hasta dónde llegan las amenazas. El Bicentenario de independencia resuena y la historia rememora semblanzas. ¿Bolívar y Chávez?...¿Uribe y Santander?.

La realidad es que Uribe no sólo quiere impactar su salida apuntando la prensa del mundo hacia Venezuela y condenar a Chávez, sino además  iniciar un proceso desestabilizador, muy peligroso, en todo el continente. Diría que se siente guapo y apoyao, como decimos acá.

Como siempre en sus denuncias involucra el tema del terrorismo y la guerrilla, relacionándolo  con el gobierno de Venezuela u otros países vecinos.  Y es curioso que por estos días poco se habla de narcotráfico, narcopolítica, narco-para militarismo y  narcoguerrilla, temas cotidianos en el Congreso colombiano y actividades propias y enraizadas en el país vecino.

El propósito inmediato de este show de Uribe es crear tensión real entre ambos o más países, quizás  para propiciar la penetración en  nuestro territorio o en otros, hacer una especie de invasión en silente, anunciada, para dar con el paradero de sus archienemigos  líderes de las Farc y el ELN. Un propósito que acompaña el gobierno de EEUU pero con otros fines más afinados, como el de invasión a un país petrolero, cercano y hostil.

Me pregunto, ¿porqué Venezuela no lleva a la OEA u otra instancia internacional mundial,  la denuncia sobre el peligro que representa para nuestro país y  el continente las 7 bases militares instaladas en Colombia?, cuando muchos advierten la posibilidad  que se puede desatarse  una pequeña Vietnam o un Estado como Israel en este hemisferio. Esta y otras amenazas deben ser nuestra denuncia principal y nuestra arma de defensa ante el mundo. Decir la verdad y advertir nuestra preocupación.

Y es que la diplomacia imperial no tarda en dar señales. El Tiempo, Colombia, digital titula:  “EEUU dice que acusaciones de Colombia contra Venezuela deben ser tomadas "muy en serio"

Señala la nota: El Departamento de Estado estadounidense dijo que "Venezuela tiene una obligación con Colombia y con la comunidad internacional para investigar completamente esta información".

El Departamento de Estado señaló; “Venezuela debe actuar para prevenir el uso de su territorio soberano por grupos terroristas".

"Todos los países del continente esperan que los países de la comunidad interamericana cumplan con el compromiso" de rechazar la presencia de grupos armados ilegales, continuó la nota. El jueves, Estados Unidos ya había criticado la decisión del gobierno del presidente Hugo Chávez de “romper relaciones con Colombia”.

"No creo que romper relaciones o comunicaciones sea el modo adecuado" para reducir las sospechas entre ambos países y cumplir con los tratados antiterroristas, dijo en ese momento, el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley

Por su parte, el diario Clarín de Argentina, publica en su página digital: “Chávez rompió las relaciones con Colombia y aludió a una guerra”. Pareciera entenderse que el provocador de una guerra entre ambos países  es el mandatario venezolano.

La nota señala; Con "una lágrima en el corazón", según dijo, en presencia de Diego Maradona –que lo visitaba y de una nube de periodistas que ayer llegaron hasta la sede presidencial venezolana, el presidente Hugo Chávez anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con su vecina Colombia, en el epílogo de la más dura crisis con el saliente gobierno de Álvaro Uribe que, según dijo, lleva a que ambas naciones estén abocadas a un "riesgo de guerra".

Bogotá, que calificó la medida de "errónea", presentó pruebas ante la OEA sobre la presencia de campamentos rebeldes en ese país con la complicidad de Chávez y dijo que debería ser con los terroristas con quien Caracas corte sus nexos…”

….Uribe es capaz de mandar a montar un campamento (rebelde) simulado del lado venezolano para atacarlo y causar una guerra . A una guerra con Colombia habría que ir llorando, pero habría que ir", advirtió Chávez, quien aseguró que su gobierno "persigue y hostiga" a la guerrilla colombiana…

Entretanto, en Chile, El Mercurio titula: “Venezuela rompe relaciones con Colombia tras denuncia en la OEA y pone en alerta la frontera”. Connota una antesala de guerra, que arenga sin pausa la prensa internacional.

En medio de esta emboscada de denuncias, montajes y arremetida de la prensa nacional e internacional, y con la preocupación de ambos pueblos, Colombia y Venezuela, imagino que Álvaro Uribe Vélez, se debe estar frotando  las manos.  Por una parte, ve cristalizado, quizás un deseo, desprestigiar  a Chávez  y hacerlo ver como el guerrerista y por la otra, deja a Juan Manuel Santos (Presidente electo) esta papa caliente. Así mata  dos pájaros de un sólo tiro; cumple con el Pentágono, seguramente tendrá su  expediente limpio y termine dando conferencias en EEUU. Y sí es cierto  su altercado con Santos, ahora le deja esta tramoya montada.

Pero quién puede creer  su victoria política sobre “la seguridad democrática”, en un país como Colombia, en donde hay una guerra civil desde hace más de 50 años, además de las distorsiones de dicha guerra, que originaron el para militarismo, profundizaron el narcotráfico, el sicariato y la entrega de esa nación a EEUU, que comenzó con la excusa de un “Plan Colombia”, que el mismo Gobierno norteamericano no quería avalar más por los desmedidos actos de corrupción que propiciaron los colombianos.

La seguridad democrática en Colombia es a punta de balazos, real y barbarie. Así cualquiera canta victoria. Uribe quiere la gloria de Libertador, pero alentando una guerra continental para defender su oligarquía. De allí que salir del poder le hace una pena grande.

A pesar de este panorama, es tanto lo que nos une a Colombia, que la gran mayoría de los ciudadanos de este y el país vecino, casi tomamos a broma eso de una posible guerra. El amor infinito de Simón Bolívar a estos países debe resurgir del sarcófago. Estoy convencida que vamos a encontrar el equilibrio y la jugada de Uribe Vélez será historia, porque dos pueblos hermanados se pelean pero igual se contentan. Para eso existe la diplomacia. Vamos hacer las pases más temprano que tarde y celebraremos la reconciliación. Bolívar no despertó de su tumba en vano.

Leonjudi@gmail.com

(*) Periodista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2414 veces.



Yudith Leon (*)

Periodista e internacionalista.

 Leonjudith@gmail.com

Visite el perfil de Judith León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/a104852.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO