Comentario al artículo "un programa para la izquierda" de Mûller Rojas

Este artículo no tiene el propósito de introducir elementos de debate
acerca del pase a retiro revolucionario del compatriota Mûller. En su
lugar, hemos querido realizar un aporte a la discusión iniciada a
propósito del Congreso Extraordinario del PSUV. El artículo original,
escrito por Mûller Rojas y aparecido el lunes 30/11/2009 se puede
accesar en la web: http://www.psuv.org.ve/. En paréntesis están los
extractos del documento citado y luego los comentarios nuestros.

(El gran desafío para los voceros asistentes al Congreso Extraordinario
del PSUV no es el establecimiento de "principios y estatutos" que en
general tienen un efecto restrictivo en la participación libre del
militante y el ciudadano dentro de la idea de la democracia
representativa. El reto fundamental es la formulación de un "programa"
para la izquierda bolivariana sustentado básicamente en dos absolutos:
el ejercicio pacífico de la "persuasión", como base moral, tan alejada
del dogmatismo como del relativismo; y la práctica al pie de la letra
del igualitarismo, es decir del jacobismo. ). Antes que pensar en una
estructura y maquinaria, el partido de la revolución, debe pensarse
como un conjunto de "ideas, principios y un programa" que contenga las
reivindicaciones políticas, sociales y económicas más sentidas de la
población trabajadora y explotada. Hay que recalcar que población
trabajadora es el trabajador de la ciudad, del campo, las amas de casa,
los estudiantes, los desempleados, los trabajadores informales, los
profesionales independientes y en general, las clases oprimidas
(indígenas). Esto excluye el burgués, visto como el dueño de empresas,
bancos y latifundios.

Entonces, el programa del PSUV debe tener como sustento las ideas y
principios, y no se disocian en sus partes componentes. De lo
contrario, se estaría reproduciendo el estado de cosas de la IV
República, con sus partidos burgueses representativos con cierto matiz
de participación y que solo persiguen ser un gran "aparato electoral".

En el debate democrático y la confrontación de las ideas abiertamente,
lo que se busca en convencer y persuadir acerca de las posiciones
políticas. Visto de ese modo, esto es correcto. Sin embargo,
"persuadir", tomado literalmente podría significar entrar en acuerdos
con la burguesía, que es la culpable del hambre y la miseria de las
masas trabajadoras y no trabajadoras.

Los revolucionarios que nos planteamos el socialismo como salida a la
barbarie capitalista y la miseria material y espiritual de la sociedad,
nos planteamos la igualdad en base a reconocer que nuestros intereses
son idénticos, y esto, parte del principio de eliminar las clases
sociales. Y para eliminar las clases sociales, tenemos que derrotar a
la burguesía y no igualarnos a ella. De lo contrario, nunca podríamos
lograr la emancipación del trabajo respecto del capital. Nunca
podríamos luchar contundentemente a favor de la clase trabajadora.

(Los "particularismos, nacionalismos, localismos", las minorías
autodefinidas deben tratarse con mucho cuidado pues por lo general
forman parte real de la estructura social que ha aparecido en la parte
final del siglo XX en "sustitución de la visión de clases" heredada del
siglo XIX. Semejante programa tendría que decidir sobre el grado de
"intervencionismo económico" concientes de se efecto en la creación de
desigualdades, grupos de poder y lo que ha dado en llamarse "la
boliburguesía". ). La visión de "clases sociales" en la sociedad
capitalista es tan real que, la inflación, la especulación, el
acaparamiento y el desabastecimiento, son causados por el capitalista
como clase social, contra el trabajador activo y el desempleado o no
trabajador. Por supuesto, que existen peculiaridades o "localismos"
heredadas de nuestra propia formación histórica como país, de los
rezagos de formaciones económicas del pasado, que solo podrán
mantenerse y ser respetadas en la sociedad socialista. Plantearse que
los localismos son situaciones que niegan las clases sociales, sería
negar la propia realidad nacional y mundial.

La "acción económica" de la sociedad socialista y su partido debe
proponerse eliminar toda fuente de corrupción y explotación, la cual
está incubada en la gran industria que define nuestras necesidades y
cuánto tenemos que pagar por ellas. Es decir, implantar la propiedad
social controlada por las organizaciones populares, revolucionarias,
consejos comunales y de los trabajadores. Esto sería un plan "anti
burocracia".

En cuanto a la pretendida orignalidad de la "boliburguesía", hay que
aclarar que ésta no es nada peculiar y exclusivo de la Revolución
Bolivariana, solo refleja que un sector del movimiento se ha unido más
a la burguesía y tiene intereses mezclados con ella, y por ende,
separados de los intereses del Pueblo oprimido. Es el sector reformista
más a la derecha del movimiento bolivariano, que confía en el
capitalismo y solo acepta la vía socialista como un discurso sin
contenido real. Son los verdaderos portavoces de los intereses de los
capitalistas venezolanos.

La mal llamada boliburguesía es el producto de la política del
fortalecimiento del capital nacionalista (los que supuestamente son
bien intencionados), representa el sector de la pequeña y mediana
empresa en ascenso, y que desean entrar a competir por igual con los
grandes capitalistas venezolanos, pero tutoreados por el Estado
revolucionario. Una verdadera contradicción.

(Debería determinar la sustitución definitiva de la "burocracia por una
adhocracia". Entre otros aspectos fundamentales, un programa semejante
mantendría la probabilidad de la creación de consensos que harían
posible la formación de comunidades articuladas políticamente, incluso
a escala planetaria como se propone con la convocatoria de la Quinta
Internacional. ). La planteada abolición de las jerarquías (adhocracia)
no es lo mismo que la abolición de los privilegios de clase.
Adhocracia es una expresión del autor Alvin Tofler, hecha popular por
Robert Waterman con el libro "Adhocracy - The Power to Change", y que
corresponde al opuesto de burocracia: mientras que la burocracia dirige
su enfoque hacia la rigidez de las rutinas, la Adhocracia se centra en
la simplificación de los procesos y en la adaptación de la organización
a cada situación en particular.

Sin embargo, la adhocracia nada tiene en común con la "democracia de
los trabajadores", donde las decisiones se toman en consenso,
respetando las opiniones, capturando lo mejor de las experiencias
vividas en el trabajo, donde se eligen a los responsables de las
actividades, se establecen rotación de funciones y se someten a
revocatoria los roles de representación.

Alvin Toffler apuntó en su libro "El shock del futuro" que las
adhocracias se volverán más comunes y probablemente reemplacen la
burocracia en el futuro próximo. También escribió que lo más frecuente
será que lleguen como estructuras temporales, formadas para resolver un
problema dado y disueltas tras ello. Un ejemplo son los grupos de
trabajo interdepartamentales. Es decir, que la estrategia del gran
capital, para superar los problemas coyunturales de las empresas
pequeñas y medianas, es incorporar esa especie de democracia en el
trabajo, con la finalidad de incrementar la productividad y crecer en
el mercado. Estas empresas al crecer e innovar en el mercado, o bien se
convierten en corporaciones, o son compradas por las grandes
corporaciones y conglomerados, que luego tienen una filosofía de
trabajo rígida que excluya la defendida adhocracia.


No es un secreto el llamado que estamos haciendo para conformar y
agruparnos, en torno a las posiciones revolucionarias y en contra de
los sectores reformistas. Solo así podremos profundizar la revolución y
apoyar decididamente al Comandante Chávez. Lo contrario, sería una
decepción a los anhelos y esperanzas de nuestro Pueblo y darle la
espalda a la herencia de Padre Libertador.


¡¡Patria Socialismo o Muerte.........Venceremos!

(*) (Sintraintevep-CTMI)
(garcialwx@pdvsa.com)

Patria Socialismo o Muerte....Venceremos


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4013 veces.



Lucidio García (*)


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular