(EL subrepticio Código de Barras)

Los Precios al Consumidor ante la Inminente Inflación

Es sintomático que todos los ocupantes de Miraflores siempre se hagan de la vista gorda ante tantos abusos de los mercaderes y afines que desde la Colonia pueblan este mercado venezolano.

El código de barras o matematización electrónica usada para con un solo tris codificar mercancías y particularmente sus precios   lo pueden descifrar las cajas tragabolívares del Seniat, de tal manera que esos mercachifles fenicianos podrían  hacerle trampas a los compradores, pero no al gobierno. El código de barras lo descifran sus contadores y programadores, pero no el consumidor o pendejo para su mejor caracterización.

El caso es que el consumidor de bajos ingresos (la mayoría de la población) pasa las de Caín y termina viéndoselas muy negras cuando asustadiza y avergonzadamente sufre la humillación de bajar del carrito de compras, con dolor, rubor, lástima y preocupación, parte de sus necesarias mercancías. El bochornoso acto lo sufre el venezolano porque nunca podrá saber cuánto le costará esta tarde su cesta básica, ni mañana, ni pasado.

Es que este humillado comprador llega a la tragabolívares del Seniat sin saber matemáticamente con cuánto “se bajará”. Además, sabemos que el recaudador oficial sólo controla por muestreo estadístico algunos precios mientras el grueso de ellos los deja sujetos (¿) al libre albedrio de un comerciante ávido de pronto enriquecimiento. De manera que sólo a los mercaderes que se hayan levantado con pie torcido les cae el recaudador. 

Corolario: De poco o para nada está sirviendo en este mercado venezolano ir a la Escuela, y de mucho menos las frescas lecciones de la Misión Robinson, porque se podrá saber leer y contar pero en otro lenguaje distinto al subrepticio del código de barras.

 

marmac@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2729 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: