Metanoia revolucionaria

La introspección profunda que cambia el alma, que transforma al hombre en alguien mejor y, necesariamente, tal mejoría debe producirse deslastrándonos de la porquería capitalista que inunda el orbe, amenazadora no solo de la especie humana sino de todo lo que toca.


La horda neoliberal- estoy seguro de que si el planeta se salva, así será reconocida en las crónicas por venir- ha resultado la plaga más perniciosa y destructiva que se haya conocido. Mucho más que Atila con aquello de que “donde pisa mi caballo no vuelve a crecer la hierba”, en cuanto país se han instalado sus huestes militares y especuladoras, desaparece todo vestigio de fraternidad, de equidad, de humanidad. Sus mercados son cajas de Pandora contentivas de vil egoísmo, de imposiciones, de recetas para amasar fortunas con el sudor y la sangre de los pueblos. Afortunadamente, en esos trajines de estrujar a sus semejantes, surge la fuerza que caracteriza a los humildes en momentos únicos de la historia para enfrentar las arremetidas salvajes e inmorales que le amenazan.

El pasado domingo fuimos testigos de uno de los mejores Aló Presidente que hayamos visto desde su creación. Especialmente por la lección de ética y moral que como gran pedagogo el Líder Comandante impartió, lanzando centellas revolucionarias que electrizaron nuestros pensamientos. A decir del General Müller Rojas, logró romper el nido de alacranes advertido tiempo ha. Creo que actuó con la sagacidad que le caracteriza para golpear en el momento justo a una parte importante de esa nueva élite surgida al calor del Proceso. Tal vez cuando más fuertes se creían.

Este elemento maligno que poco a poco fue haciendo metástasis no es burguesía, pues en Venezuela al igual que en muchos países, ésta comprende a los grupos de capitales privados, sin entrar en consideraciones sobre el origen de tales capitales. Lo que si debe entenderse meridianamente es que esos grupos por lo general mantienen una simbiosis con las roscas político burocráticas, llegando en muchas oportunidades a ser estrechamente dependientes. El dueño del capital, corruptor de postín, siempre está presto a detectar e inocular sus abyecciones a un porcentaje de funcionarios susceptibles de enrolarse como peones en sus avanzadas agiotistas.

Quiero decir, sin pretender orientar en algo lo que debe entenderse sobre lo ocurrido, que es importante ver más allá de la captura de un grupo delincuencial con redes en el sector público. En primer lugar pienso que se buscaba crear una implosión financiera y que al ser abortada, impidió la activación del componente mediático que con toda seguridad estallaría en Globovisión, RCN, CNN y otras porquerizas comunicacionales. Fíjense cómo una vez caído su show principal, han tenido que apelar a los teloneros del llamado Partido Nalgas Libres con su disminuida farsa de huelga de hambre y su llamado a la CIDH, en su manía por avivar fuegos contrarrevolucionarios.

Luego es lógico suponer que ese nido solo acaba de ser tocado. Y he allí otra enseñanza del Líder Comandante, pues lo asume sin complejos y expresando su firme convicción de que el proceso revolucionario saldrá victorioso y fortalecido de esta nueva arremetida. La define como lo que realmente es: Un elaborado plan de la derecha que habiéndose infiltrado en nuestros predios a través de la banca privada, su único y verdadero fin distaba mucho de la simple especulación financiera. Es eminentemente político pues a lo que aspiran es acabar con la revolución y nuestro líder. El nido no ha sido desbaratado, pero ahora hay menos alacranes.

Constituido este duro golpe a la derecha en un ejemplo práctico de la defensa y la lucha revolucionaria, nos habló del alerta constante que debemos observar ante este tipo de hechos al que inexorablemente enfrentaremos en el fragor de la lucha de clases. Esto es, en mi opinión, el fundamento de un Aló Presidente sin una molécula de desperdicio.

Queda demostrado además, la solidaridad y la responsabilidad de un Gobierno que actuando a favor de los ahorristas conmina -en su acepción jurídica- a la banca a trascender sus enfoques crematísticos, para coadyuvar en el desarrollo social del país. Muchos de esos ahorristas, de la clase media.

Se cayeron las tesis esgrimidas por los timoratos ideológicos –permítanme el eufemismo- quienes dudaron de la voluntad y el compromiso de nuestro líder, al expeler sus resquemores, como Vladimir Villegas con su nauseabundo y premeditado ¿Caiga quien caiga, presidente? Dudas mediáticas, por supuesto, con la intención de crear falsas matrices y atrapar incautos.

Que cada quien asuma su responsabilidad, consabido ritornelo esgrimido esta vez como un llamado de atención hacia quienes validos de sus maquinarias regionales se hicieron de delegaturas correspondientes a las bases. Y faltó gente que se fuera con ellos, pues allí hubo funcionarios de gobernaciones y alcaldías que se hicieron los locos.

Son elementos de un todo, de un ente no siempre perceptible que se ensortija en la levedad revolucionaria como esa planta parásita llamada matapalos. El llamado del Líder Comandante a ser radares detectores de las obstaculizaciones del proceso, conlleva a tener conciencia de cuan dispuesto está el enemigo a arrebatarnos la Patria, de cuan fino es capaz de hilar para impedirnos el avance. Ante los cantos de sirena de la derecha, permanezcamos incólumes a bordo de la nave que lleva al socialismo del siglo XXI.

Frente a los acontecimientos se hace urgente que la escuela de cuadros vaya masivamente a las bases. No porque allí falte el compromiso revolucionario, sino porque el partido también tiene sus arácnidos y necesario es vencerlos. Esa burocracia, mal llamada boliburguesía, que deambula en nuestros predios cada vez con mayor osadía, tiene por estigma querer remedar el modus vivendi de los verdaderos burgueses. He allí la señal mínima para direccionar los radares.

Todas las batallas libradas por el enemigo tienen como alfa y omega acabar con esa portentosa dualidad Pueblo-Hugo Rafael Chávez Frías. Inútil esfuerzo de quienes son incapaces de entender que esa hermandad jamás será traicionada.

Tocan a la puerta.
¿Quién es?
Soy yo, quien te ama.

Vete, aquí no hay espacio para los dos.

Tocan de nuevo.
¿Quién es?
Soy tu.

La puerta se abrió de inmediato.

pladel@cantv.net

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1792 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor