Auto postulaciones y patrullas de maletín

Rata de dos patas

Más peligrosa que los maletines de Antonini y el laser atómico, es una patrulla de maletín porque fisiona las bases de la revolución. Mientras se da la batalla de ideas, los bemoles de la ética y la moral de funcionarios y señores feudales hace estragos –una vez más- en la desorganización y aislamiento que el poder constituido promueve sin descanso en aras del chavismo sin el Líder Comandante. Es reconfortante conocer del “parao” que las patrullas en Caracas le dieron a los comisionados electorales, quienes al mismo tiempo eran “postulados” para delegados a fuerza de patrullas de marusa para el próximo congreso extraordinario del partido. Todo ello fue realizado previo análisis del reglamento y en asamblea de patrullas ¡Patrulleros de Venezuela, seguid el ejemplo que Caracas dio!

Las bases del PSUV deben liberarse de ese yugo impuesto porque quienes fueron llamados a hacer gobierno junto al Pueblo y que ahora, convertidos en una nueva clase de dominación política, hacen caso omiso a la transferencia de poder a las organizaciones comunitarias y por sobre todo confunden su responsabilidad laboral en Gobernaciones y Alcaldías con favores de visir para con las masas ignaras. Asumen con bravuconería chantajista que no incluirían en tales o cuales planes a sectores que no acaten lo que ellos llaman en su contumacia, “la línea del partido”.

Acusan estos neo brujos cogolléricos a quienes no nos pleguemos a sus ridículas amenazas, de indisciplinados e incluso de parias del proceso. ¿Cómo piensa un funcionario, quien está donde está gracias al esfuerzo popular, que puede darse ínfulas de líder comunitario cuando ni siquiera visita los sectores en los cuales pretende convencer de su poder de convocatoria? Uno de los peligros más grande que corre la Revolución es precisamente el engreimiento de quienes tienen por norte, una vez asidos de algún carguito, remedar las mañas adeco copeyanas cuyos amargos frutos provocaron convulsiones sociales harto analizadas.

Asumo mi responsabilidad al señalar que dentro del partido anida una partida de ratas bípedas con chalequito rojo que roen con fruición las bases del proceso. Son las patrullas con su poder de cambiar las cosas las que pondrán punto final a este tipo de prácticas que amenaza con desviar el proceso de su razón de ser.

El raticida es la primera pregunta generadora ¡Echémosle que jode!


pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3027 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas